21 Días de Promesas de Dios para tu Vida: Día 13 – Lucas 10:42 – Mar 12

«Pero sólo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada»

Dios te bendice cuando adoras

Qué fácil es caer en la trampa de pensar que Dios está mayormente interesado en nuestra actividad espiritual. Ayudando a esta persona, sirviendo en ese comité, dirigiendo un estudio bíblico, ayudando con otro proyecto de la iglesia. Todas estas cosas pueden ser importantes, pero Dios quiere que estemos con Él y no tanto que hagamos cosas para Él.

Cuando Jesús apareció a la puerta, Marta corrió a la cocina y comenzó frenéticamente a preparar una fiesta de talla mundial. María detuvo todo lo que hacía y se estacionó en el salón a los pies de Jesús. Permaneció en su presencia, escuchándole, disfrutándolo, adorándolo. Cuando Marta se enojó con su hermana, Jesús reprendió gentilmente a Marta. Luego elogió a María por sus prioridades.

¿Qué hay de ti? ¿Es su tendencia trabajar primero o adorar primero? Según Jesús, tu mayor preocupación debe ser enfocarte en Él. Cuando lo haces, encuentras una bendición que nunca te será quitada.

La promesa de Dios para mí

Bendeciré a los que me aman.

Mi oración a Dios

Cristo Jesús, pones a María como un modelo de lo que es seguirte. Oh Señor, nuestro mundo se enfoca en las tareas y tiene a la gente como Marta en la más alta estima. Y a veces caigo en este tipo de razonamiento: que la actividad espiritual está al nivel de la piedad. La máxima prioridad que quieres ver en cada uno de los tuyos es un corazón que te ama y anhela estar contigo. Cámbiame, Señor.

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACIÓN DIARIA