25 de Abril: Día Mundial del Paludismo o Malaria

Cada año desde el 2007, el 25 de abril se conmemora en el mundo el Día Mundial del Paludismo (también llamado malaria), una fecha instituida por la OMS y enfocada en la necesidad de invertir en la prevención y el control de esta enfermedad. 

Según la página de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Día Mundial del Paludismo se instituyó por los Estados Miembros en la Asamblea de la Salud de 2007.

El día, que se celebra el 25 de abril, es una ocasión para poner de relieve la necesidad de invertir continuamente en la prevención y el control de la enfermedad y en mantener el compromiso político con este objetivo.

En 2018, la OMS promueve el tema del Día Mundial del Paludismo de este año: «Preparados para vencer al paludismo». Este tema subraya el trabajo colectivo y el compromiso de la comunidad mundial para unirse en torno al objetivo común de un mundo libre de paludismo.

¿Qué es el Paludismo?

Según la OMS, el paludismo o malaria es una enfermedad potencialmente mortal causada por parásitos del género Plasmodium que se transmiten al ser humano por la picadura de mosquitos hembra infectados del género Anopheles. Se trata de una enfermedad prevenible y curable.

Hay cinco especies de parásitos causantes del paludismo en el ser humano, aunque dos de ellas (Plasmodium falciparum y Plasmodium vivax) son las más peligrosas. El primer parásito es el causante del paludismo más prevalente en el continente africano y el responsable de la mayoría de las muertes por el paludismo en el mundo; el segundo es el parásito dominante en la mayoría de los países fuera del África subsahariana.

Contrario a lo que se podría pensar, no todos los mosquitos transmiten el paludismo, solamente las hembras del género Anopheles.

Las hembras de este género pican para obtener sangre y así poder alimentar a sus huevos; el contagio del paludismo inicia cuando el mosquito pica a una persona infectada. El parásito se reproduce y se desarrolla en el interior del mosquito, y cuando éste pica a otra persona, los parásitos mezclados en la glándula salival son inyectados y pasan a la sangre de la persona que ha sufrido la picadura.

Síntomas

El paludismo es una enfermedad febril aguda. En un individuo no inmune, los síntomas suelen aparecer entre 10 y 15 días tras la picadura del mosquito infectado.

Puede resultar difícil reconocer el origen palúdico de los primeros síntomas: fiebre, dolor de cabeza y escalofríos, que pueden ser leves. Si no se trata en las primeras 24 horas, el paludismo por P. falciparum puede agravarse, llevando a menudo a la muerte.

El parásito del paludismo se multiplica de manera muy rápida, primero en el hígado y luego en los glóbulos rojos de la persona contagiada. Una o dos semanas después de sufrir la infección, aparecen los primeros síntomas del paludismo: fiebre, dolor de cabeza, escalofríos y vómito. Si no se trata de inmediato con medicamentos eficaces, el paludismo puede causar la muerte por destrucción de los glóbulos rojos y obstrucción de los capilares que llevan sangre al cerebro y otros órganos vitales.

Aunque actualmente no existe una vacuna autorizada contra el paludismo, la OMS planea comenzar a utilizar una próximamente.

Los niños con paludismo suelen presentar anemia grave y sufrimiento respiratorio. En el adulto también es frecuente la afectación multiorgánica. En las zonas donde el paludismo es endémico, las personas pueden adquirir una inmunidad parcial, lo que posibilita la aparición de infecciones asintomáticas.

En 2016, la mitad de la población mundial corría el riesgo de padecer paludismo. La mayoría de los casos y de las muertes se registran en el África subsahariana, pero también se ven afectadas elAsia Sudoriental, el Mediterráneo Oriental, el Pacífico Occidental y las Américas.

Las personas que viajan constantemente al extranjero también son más propensos a contagiarse de paludismo, así como grupos de población itinerante; esto se debe a que en las regiones en donde es una enfermedad endémica, las personas se infectan con frecuencia y desarrollan inmunidad adquirida, convirtiéndose en portadores asintomáticos del padecimiento.

Estadísticas

En 2015 hubo unos 212 millones de casos de malaria, que, según las estimaciones, costaron la vida a 429 mil personas.

La intensificación de las medidas de prevención y control se ha traducido en una reducción de las tasas de mortalidad por paludismo del 29% en todo el mundo desde el 2010.

¿Cómo se previene el Paludismo?

La OMS recomienda proteger a todas las personas expuestas a contraer la enfermedad mediante medidas eficaces de lucha antivectorial, es decir, contra los mosquitos que la transmiten.

Hay dos métodos de lucha contra los mosquitos: los mosquiteros tratados con insecticidas y la fumigación de interiores con insecticidas de acción residual.

Es importante conocer las principales deficiencias en el acceso a las herramientas de prevención contra el paludismo, como los mosquiteros tratados con insecticidas, el rociado de interiores con insecticidas de acción residual y los tratamientos profilácticos para grupos vulnerables de África.

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

SALUD – SALUD DE LA A-Z – SALUD SEXUAL