7 días para Orar: Día 2 – Lucas 5:16 – Mar 19

Ora como Jesús

La oración es la conversación más importante de tú día. Preséntaselo a Dios antes de que se lo presentes a alguien más. -Anónimo

¿Realmente es tan importante que pasemos tiempo diariamente en oración con Dios? Bueno, en el primer día aprendimos que la oración es simplemente una conversación bidireccional que tenemos con Dios para poder crecer. Es pasar tiempo hablando, escuchando, preguntando y agradeciéndole a Él, entre otras cosas. Orando, o teniendo una conversación continua con Dios, es vital para nuestro crecimiento como seguidores de Cristo.

¿Sabías que Jesús pasaba mucho tiempo orando a Dios? La Biblia dice que seguidamente Él se alejaba para estar a solas y orar. En los evangelios de Mateo, Marcos, Lucas y Juan, leemos que Él oró más de dos docenas de veces ¡por lo menos! El oró…

  • …cuando estaba solo y cuando Él estaba con otros. 
  • …antes de que Él sanara a alguien y después de que Él había sanado a alguien. 
  • …antes de las comidas y antes de decisiones importantes. 
  • …en la mañana y en la tarde.
  • …después de que Él fue clavado en una cruz y mientras Él estaba muriendo en la cruz.

Lo que las oraciones de Jesús nos dicen es que Él dependía de Su Padre Celestial para todo, y ¡Él era el Salvador del mundo! Si Él necesitaba tiempo con Dios en oración, ciertamente nosotros también. ¿Por qué? Porque nosotros vivimos en un mundo que está constantemente arrojándonos cosas nuevas y suplicándonos que desviemos nuestra mirada de caminar con Dios. La oración nos permite relacionarnos con Dios y ser guiados por Él. En estos tiempos de oración, Jesús estaba acercándose a su Padre Celestial. Sus tiempos de oración demostraban cuan desesperado estaba por Su Padre Celestial. 

¿Qué podemos aprender de Jesús sobre la oración? Orar en toda situación y orar sobre toda situación. 

Básicamente, ir a Dios portodo

¿Desacuerdos en las relaciones? Habla con Dios.

¿Catástrofes financieras? Habla con Dios. 

¿Problemas mentales? Habla con Dios. 

¿Dilemas físicos? Habla con Dios.

¿Retos profesionales? Habla con Dios.

¿Crisis emocionales? Habla con Dios.

Cualquiera que sea la situación o problema, habla con Él. Eso es lo que hizo Jesús. Ahora, esto no niega los pasos subsecuentes que tú vas a tomar para la parte que te toca jugar en esta relación abierta y de oración que tienes con Dios. Esto solo significa que vamos a Él primero.

No debemos de estar intimidados por la oración. No necesitamos preguntarnos si lo estamos haciendo de«la manera correcta» o si estamos diciendo «la cosa correcta». Dios simplemente quiere que nosotros estemos en una relación íntima con Él, y Él sabe que mantener una conversación continua con Él a lo largo de nuestros días es el mejor plan. 

A medida que avanzamos en el resto de este plan de lectura, profundicemos en cómo se ve la oración en nuestras vidas como seguidores de Cristo. 

Reflexiona

  • ¿Cuando te es más fácil orar? ¿Cuándo te es más difícil orar?
  • Escribe cualquier revelación que Dios te hable a través de la lectura de la Biblia o del devocional de hoy.

Citas Bíblicas para estudiar:

Marcos 7:33-35
Lucas 5:16
Juan 17
Hebreos 5:7

Amén

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACIÓN DIARIA