7 Oraciones de Provisión Sobrenatural: Día 1 – Filipenses 4:19 – May 29

«Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús»

¿Cómo experimentar un milagro? 

Alguna vez te has preguntado ¿Cómo será vivir un milagro de provisión? Tengo que decir que yo creía que eso solo le sucedía a las personas de las películas cristianas y a la gente que llevaba muchos años en la fe, que oraba cinco o siete horas diarias y le faltaba poco para desaparecer de este mundo a causa de su relación con Dios.

Yo creía que estar cerca al Señor era el resultado de horas y horas de esfuerzo, oraciones constantes, biblia memorizada y cinco diplomas de teología. Sin embargo, un día, yo fui la protagonista de un milagro de provisión y debo decir que estaba muy sorprendida.

Cuando comencé a predicar, llegaba a las iglesias con unas hojas en mis manos que incluían el mensaje que iba a compartir. En una de esas reuniones, minutos antes de ingresar a la iglesia, parte del mensaje salió a volar por un fuerte viento. Desde ahí comencé a pedirle a Dios una Tablet para mis charlas. Recuerdo claramente mis conversaciones con Dios: “Padre gracias por esa Tablet de última generación, color plateado que ya tú tienes para mi”.

Una mañana me llamó una familia de la iglesia, nos invitó a mi esposo y a mí para que fuéramos a la tienda de una marca tecnológica reconocida y, al llegar, nos dijeron que podíamos escoger la Tablet que quisiéramos. Hay algo imposible para Dios ¡No!

¿Qué podemos hacer para experimentar un milagro de provisión?

Aprender a conocer el corazón del Padre que quiere suplir nuestras necesidades conforme a su voluntad. La provisión de Dios comienza desde nuestro espíritu, trayendo vida eterna, conexión con su presencia y paz… y desde allí, se extiende hasta cada una de nuestras áreas.

Repite conmigo esta oración basada en Filipenses 4:19

Padre te doy gracias por tanto amor y cuidado; hoy, pongo en tus manos cada una de mis necesidades y confío que tu paternidad me cuida y suple todo lo que necesito. Gracias por todas las gloriosas riquezas que me has dado por medio de Cristo Jesús.

Amén.

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACIÓN DIARIA