7 Oraciones de Provisión Sobrenatural: Día 7 – Efesios 3:14-19 – Jun 15

«Por esta causa doblo mis rodillas ante el Padre de nuestro Señor Jesucristo, de quien toma nombre toda familia en los cielos y en la tierra, para que os dé, conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu; para que habite Cristo por la fe en vuestros corazones, a fin de que, arraigados y cimentados en amor, seáis plenamente capaces de comprender con todos los santos cuál sea la anchura, la longitud, la profundidad y la altura, y de conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios»

¿Cómo orar por provisión sobrenatural?

¿Te ha pasado que puedes creer que Dios puede salvarte, pero no sanarte ni prosperarte o cambiar una situación en la familia? Quiero serte honesta, a medida que conozco el amor de Dios, puedo comprender que su paternidad quiere extender su cuidado en todas las áreas de mi vida.

Antes, no lo veía así; mi padre natural me hizo mucho daño. Infortunadamente, los vicios y la violencia intrafamiliar fueron mis primeros referentes de la palabra: PADRE. Pero, desde que escuché que no solo era “sierva”, “amiga”, “discípula”, “reina”.. sino que también era «hija» de Dios, mi corazón ha ido cambiando para comprender cuán grande es ese amor.

Me he fijado en todas esas películas en las que muestran padres esforzados, que hacen hazañas extraordinarias como llevarle un juguete de navidad a sus hijos y verlos sonreír ¿De dónde crees que viene tanto amor? ¿Cuánto más no hará el Padre de los cielos, que te ama profundamente, por ti, su hijo o hija amada?

El tema en este caminar con Dios es que, muy pocas veces, podemos comprender que todas las bendiciones de Dios vienen a través de la fe. Podemos ver que la salvación viene al aceptar y decir “Creo en Jesús como mi Señor y acepto su salvación”, pero para ser bendecidos en las demás áreas nos vemos luchando con el: “¿Cómo me lo puedo ganar?”, “¿Cómo lo puedo merecer?”.

Creemos que Dios es un hombre severo pendiente de cada pensamiento para ver si da o no da aquello que había prometido. Y no es sino hasta que comprendemos que no es por esfuerzos humanos, ni por obras para que nadie más reciba la gloria, que podremos experimentar toda la provisión sobrenatural de Dios para nuestras vidas.

¿Qué podemos hacer?

Vamos a creerle a Dios; vamos a buscarle a Él, a llenarnos y dejar crecer nuestras raíces en ese amor. Necesitamos comprender que el título más grande que podemos tener en nuestra vida es ser hijos de Dios y que solo en esa dependencia absoluta, también llamada reposo, podremos experimentar su poder.

Te escribo esto con lágrimas en mis ojos. Veo la ventana de mi estudio, veo mi vida y cada una de las cosas que he experimentado y solo puedo decir: ¡Dios es bueno! Él nunca llega tarde, Él es mi provisión sobrenatural. ¡Gloria a Él en todo tiempo y lugar!

Repite esta oración basada en Efesios 3:14–19

Padre, gracias, te amo profundamente. Gracias por fortalecer, mediante tu espíritu, mi hombre interior. Gracias porque la vida de mi Señor Jesús habita en mi corazón; Él me arraiga y sostiene en su amor. Gracias porque Él es el cimiento de todo lo que hago y todo lo que creo.

Padre, ayúdame a comprender cuán amado soy, que mi mente entienda cuán ancho, largo, alto y profundo es tu amor… …quiero conocer y vivir cada parte de tu Gracia y favor conmigo, que siempre va más allá de mi comprensión.

Gracias por tu provisión sobrenatural en mi vida, entiendo que esta viene a partir de tu amor y paternidad hacia mí. En el nombre de Jesús.

Amén.

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACIÓN DIARIA