7 Resoluciones para la Vida: Día 1 – 1 Juan 2:15-17 – Jun 18

RESOLUCIÓN # 1: Un corazón enfocado

«No amen al mundo ni nada de lo que hay en él. Si alguien ama al mundo, no tiene el amor del Padre. Porque nada de lo que hay en el mundo —los malos deseos del cuerpo, la codicia de los ojos y la arrogancia de la vida— proviene del Padre, sino del mundo. El mundo se acaba con sus malos deseos, pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre»  (1 Juan 2: 15-17)

Muchas veces durante el año, decimos que amamos a Dios con todo nuestro corazón; pero, de hecho, nuestro corazón está lejos de Él. ¿Cómo podemos ver eso? Cuando nuestro enfoque está en el placer físico (comida, bebida, sexo, gimnasio, descanso, elogios de los demás); o en el intenso deseo por todo lo que vemos (envidia, codicia, compras compulsivas, gasto exagerado o desorganizado); o en el orgullo de nuestros logros y bienes (las redes sociales están ahí para publicar nuestro maravilloso cuerpo, el ‘bien’ que hacemos y el dinero que ganamos). Desafortunadamente nuestros corazones no aman realmente a Dios, por eso nos enfocamos en lo que el mundo ofrece.

Necesitamos dejar de decir que amamos a Dios mientras nuestras actitudes demuestran lo contrario. ¡Seamos coherentes, por favor!.

Esto no es fácil y es no es algo que ocurra instantáneamente. Es un proceso en el que el poder de Dios nos transforma, no viene de nosotros mismos: «»Yo soy la vid y ustedes son las ramas. El que permanece en mí, como yo en él, dará mucho fruto; separados de mí no pueden ustedes hacer nada» (Juan 15:5). 

Contrariamente a lo que muchos creen, el cambio en los hábitos pecaminosos y el crecimiento espiritual no ocurre cuando nosotros, con nuestras propias fuerzas, luchamos por cambiar; es el resultado de estar conectados a Dios. ¿Qué quieres para tu vida? ¿Un corazón dividido (Dios + lo que YO quiero)? O un corazón enfocado (solo en Dios y Su voluntad) 

Oración: «Amado Dios, ayúdame a depender de ti todos los días, para que mi mente y mi corazón realmente te amen y yo muestre tu carácter en mis acciones, reacciones y logros. En el nombre de Jesús, ¡Amén! «.

Citas Bíblicas para estudiar:

1 Juan 2:15-17

Amén

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACIÓN DIARIA