7 Resoluciones para la Vida: Día 5 – Salmos 24:1 – Jun 28

RESOLUCIÓN #6: Un corazón generoso

«De Jehová es la tierra y su plenitud; El mundo, y los que en él habitan”. (Salmos 24:1

Algo que olvidamos a lo largo de la vida es: nada de lo que tenemos es nuestro, todo lo que existe es de Dios. Cuando nos enfocamos solo en nuestra vida (nuestra dignidad, nuestra honestidad, nuestra propiedad, nuestra relación con Dios, nuestro, nuestro.), dejamos de ser generosos con nuestro prójimo y comenzamos a vivir centrados en nosotros mismos. Sin embargo, cuando entendemos que todo es de Él, actuamos con generosidad.

Un amigo a quien admiro mucho por su generosidad me dijo una vez la siguiente frase: «la generosidad es irracional». ¡Esta declaración tiene mucho sentido! Cuando racionalizamos demasiado lo que tenemos y somos, no nos entregamos a los demás. Su declaración también me recordó a Cristo y lo que hizo por nosotros: «Pero Dios demuestra su amor por nosotros en esto: en que cuando todavía éramos pecadores, Cristo murió por nosotros.» (Romanos 5.8). No merecíamos una vida con Dios por nuestros pecados, sin embargo, Él venció la razón y demostró Su amor al morir en la cruz. Por eso, hoy podemos disfrutar de Su generosidad que nos ha dado una relación con Él.

De tal manera, debemos ser generosos los unos con los otros, porque cuando no actuamos con generosidad, robamos lo que es legítimo de Dios. Recuerda que ser generoso no es solo darle dinero a alguien, sino también darle atención, tiempo, honor, obsequios, propiedad, etc.

¿Cuánto tiempo le has dedicado a alguien, ofreciéndole atención para escuchar, hablar, reír, divertirse? ¿Cuánto de su dinero compartes con los necesitados? O, ¿Cuál es tu actitud, incluso con los ricos, a quienes puedes darles un capricho? ¿Cuánto compartes tu casa, auto, comida para bendecir a otros? ¿Cuántos dones ha ejercido para servir a los demás?

Que nuestra mente y nuestro corazón estén más conectados con los demás que con nosotras mismas.

Oración: 

«Padre, perdóname por ser mezquino con lo que recibo de tus manos. Ayúdame a reconocer tu abundante gracia sobre mi vida y a desear hacer lo mismo con mi prójimo. En el nombre de Jesús, Amén». 

Citas Bíblicas para estudiar:

Salmos 24:1
Romanos 5.8

Amén

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACIÓN DIARIA