¿A quién alcanzarás?: Día 2 – Romanos 10:10 – Sep 29

¿Dónde pasarás la eternidad? 

Algunas personas pasan por la vida atrapadas en el vórtice de las actividades que se acumulan en sus vidas, principalmente, para mantener un cierto nivel de vida. Muchos, casi nunca se detienen a considerar sus caminos y la implicación que sus elecciones tendrán en su futuro. Pocas personas se detienen a pensar en su eternidad.

Nuestras vidas en la tierra tienen un principio y un fin. En algún momento de la historia, Jesús regresará, tal como lo prometió, y ese día juzgará a la humanidad; esto es lo que la Biblia llama el Día del Juicio final.

Pero, ¿qué les sucede a los que murieron o morirán antes de que Jesús regrese? ¿Adónde fueron o irán? A través de la historia de Lázaro y del hombre rico Jesús explicó que hay dos destinos: el cielo y el infierno. Veamos sus características y cuál es la base para ir a uno u otro:

1. Cielo (Paraíso, el seno de Abraham, estar con el Señor): este es el lugar adonde van aquellos que confiaron en Jesucristo como su Señor y Salvador, y que confesaron con sus labios que Jesús es el Señor. Por eso se les llama creyentes: porque creyeron que la vida de Jesús fue dada por ellos y confiaron en el poder de su obra.

2. Infierno / Sheol (Antiguo Testamento) Hades (Nuevo Testamento) – Este es el lugar que Dios destinó para los no creyentes, aquellos que no confiaron en Jesús como su Señor y Salvador.

A través de la historia de Lázaro y del resto de la Biblia, aprendemos que no puedes pasar de un lugar a otro: estás en el cielo o en el infierno. Además, el infierno es un lugar de tormento, es eterno, es un estado consciente, solitario e irreversible. Por el contrario, el cielo es un lugar donde la gloria de Dios brilla e ilumina a todos y a todo. Su presencia es tan real y poderosa que no hay necesidad de que el sol o la luna brillen sobre ella. La gloria del Señor ilumina todo y es la morada de Dios entre su pueblo.

Y como si esto fuera poco, ¡en el cielo le veremos cara a cara! ¿Puedes creerlo? No habrá más muerte, luto, llanto o dolor. No puedo esperar para alegrarme allí junto al Señor, mis seres queridos y aquellos por quienes Jesús murió. ¿A quién quisieras ver en el cielo? ¿Quién es esa persona cuya vida puede tener un destino eterno, completamente diferente, si le hablas acerca del amor de Jesús? Ruego que confíes en el Espíritu Santo para guiarte y ayudarte a compartir las buenas nuevas del evangelio de Jesucristo con ellos. ¿A quién alcanzarás?.

Citas Bíblicas para estudiar:

Romanos 10:9-13
Mateo 13:50
Mateo 25:46
Apocalipsis 20:1-5
Apocalipsis 21:3-6
Apocalipsis 21:22-27

Amén

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACIÓN DIARIA