Acechar o ser acechado – 2 Samuel 23:20 – Ene 28

«Después, Benaía hijo de Joiada, hijo de un varón esforzado, grande en proezas, de Cabseel. Este mató a dos leones de Moab; y él mismo descendió y mató a un león en medio de un foso cuando estaba nevando»

La Escritura no explica qué estaba haciendo Benaía ni a dónde iba cuando se cruzó con el león. No sabemos la hora del día ni su estado de ánimo. Pero las Escrituras revelan su reacción, la cual fue de valentía.

Ponte en el lugar de Benaía.

Tu visión se enturbia por la nieve que cae y tu aliento helado. Por el rabillo del ojo detectas un movimiento. Tus pupilas se dilatan. Los músculos se te contraen. La adrenalina bulle. Hay un león merodeando su presa: tú.

En la naturaleza, las escenas de hombre contra león siempre son iguales. El hombre corre, el león lo persigue, y el rey de la selva se almuerza un sándwich de hombre. Pero Benaía le da la voltereta al guion. ¡Eso es lo que hace la valentía! No sé si fue su mirada o la lanza que tenía en su mano, pero el león dio media vuelta y Benaía lo persigue.

Benaía rastrea las huellas de las patas felinas en la nieve recién caída, llegando finalmente al lugar donde el suelo ha cedido bajo el cuerpo de doscientos treinta kilos del león. Unos ojos amarillos brillan desde el fondo del pozo. Benaía da un salto, desapareciendo en la oscuridad. Un rugido ensordecedor resuena entre las paredes de la caverna, seguido por un grito de guerra espeluznante.

Entonces se siente un silencio, el silencio de la muerte. 

¿Qué ha sucedido? ¿Quién ganó?

Al fin se divisa una figura humana que sale del hoyo. Gotas de sangre colorean la nieve que se ve rosada. En el brazo que sostiene la lanza de Benaía se observan las marcas de unas garras.

Contra viento y marea, el valiente guerrero de Cabsel ha ganado una victoria épica.

En cada travesía ideal, llega un momento en el que se debe dejar de vivir, como si el objetivo de la vida fuera llegar sano y salvo a la muerte. Tienes que perseguir un sueño que, sin la intervención divina, está destinado a fallar.

Tienes que ir por lo grande o irte a casa.

Tienes que tomar el camino menos transitado o conformarte con lo normal.

Tienes que hacerlo u olvidarte de tu sueño.

Si te encuentras en un pozo con un león en un día nevado, tienes que tomar una decisión. Una decisión que determinará tu destino. Puedes huir de lo que temes, pero estarás corriendo el resto de tu vida. O puedes enfrentar tus miedos, dar un salto de fe y perseguir al león.

¿Cuál es tu «león»? ¿Qué vas a hacer con él?

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACIÓN DIARIA