Adapta tu espacio en casa para este regreso a clases virtual

La vuelta al colegio en nuestro país se acerca, y la idea de que los niños se vean obligados a estudiar a distancia te, planea sobre las cabezas de las familias. Lo ocurrido en marzo nos tomó a todos por sorpresa y para muchos fue difícil adaptarse a la situación, motivar a los niños con los estudios y seguir el ritmo de tareas que marcaban los colegios.

Ya conocemos que el regreso a clases iniciará virtualmente, y en su transcurso se veran las posibilidades de regresar a las aulas dependiendo del avance de la pandemia pero, mientras eso sucede es necesario ir preparando el terreno, adquiriendo los útiles escolares y acondicionando en casa los espacios en donde trabajarán nuestros pequeños para recibir la educación virtual.

Si es tu caso, te compartimos el truco viral de una madre de familia numerosa de Kentucky (EE.UU) que ha conseguido convertir el poco espacio que tiene en casa en escritorios independientes y prácticos para que sus tres hijos puedan estudiar sin distracciones.

El reto de diseñar un espacio práctico para todos cuando se estudia y se trabaja desde casa

Ya sea para hacer los deberes del cole, leer, dibujar, o simplemente tener un espacio donde realizar tareas que requieran de cierta concentración, es muy útil organizar un rincón de estudio para los niños. Esta zona debe ser funcional y estar bien diseñada, de manera que los niños se sientan cómodos, relajados y tengan todo el material a su alcance para evitar distracciones.

Pero la educación virtual implica varias horas de estudio desde casa y máxima concentración. Además, la falta de espacio en muchos hogares hizo que durante el curso pasado, niños y padres tuvieran que compartir mesa y computadoras, alternando el trabajo en casa con los estudios.

En Venezuela el regreso presencial al colegio no es una posibilidad aún dado que la situación epidemiológica así lo indica hasta los momentos, es por ello que recurrir a la educación virtual desde el hogar es la más considerada, como están haciendo algunos centros educativos de Estados Unidos.

Tal ha sido el caso del colegio en el que estudian los tres hijos de Angelina Harper, una maestra de Louisville (Kentucky) que se ha visto en la obligación de ser muy creativa a la hora de distribuir el espacio en su casa, para que tanto sus hijos como ella y su marido puedan estudiar y trabajar sin tanto esfuerzo «extra».

Para ello, Angelina ha dividido una mesa grande de comedor en pequeños espacios de trabajo compartimentados y separados por mamparas fabricadas por ella misma, a las que ha provisto de todo lo necesario para que sus hijos puedan estudiar.

Las mamparas son movibles y tienen una altura que permite a los niños aislarse del entorno y favorecer su concentración. Además, cuentan con un flexo de luz independiente, un calendario individual para que cada niño pueda anotar sus tareas, una carpeta de plástico colgante para guardar los deberes y estuches para los lápices.

Angelina afirma que estuvo tentada a comprar tres escritorios individuales para sus hijos, pero aquello suponía un importante desembolso de dinero, por lo que pensó en otras formas de organizar el espacio de forma práctica y económica.

Ha compartido su ingenioso truco en su perfil de Facebook y la publicación se ha hecho viral. Son muchos los padres que le han agradecido esta idea, pues puede llevarse a cabo de manera muy sencilla y sin gastar apenas dinero, siendo especialmente práctico en el caso de hogares pequeños y grandes familias. Otros, en cambio, han señalado que los cubículos son demasiado reducidos y que lejos de favorecer la concentración, podrían agobiar al niño.

Hace unos días vimos una idea similar en un colegio de Texas, cuando una maestra convirtió los pupitres en divertidos camiones independientes para evitar el contacto entre los alumnos y el posible contagio.

¿Qué les parece a ustedes la idea de esta madre?