Adviento: Día 1 – Mateo 24:35 – Nov 26

La primera promesa

¿Sabías que la primera promesa que Dios hizo fue sobre la Navidad? En Génesis, podemos leer que cuando Adán y Eva pecaron en el Jardín del Edén, la humanidad fue separada de la presencia de Dios. El pecado robó nuestra inocencia y nos hizo impuros. Dado que Él es santo y perfecto, Dios no puede estar en relación con lo que es impuro. Esta separación le rompió el corazón a Dios porque Él nos ama más de lo que imaginamos. Inmediatamente, Dios formuló un plan para nuestra reconciliación con Él. Desde el comienzo de la existencia de la humanidad, Jesús iba a ser parte de la historia.

Ese día Dios le hizo saber a Satanás lo que iba a acontecer. Él dijo: «Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; esta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar» (Génesis 3:15). En algún lugar a lo largo de la línea, entre los descendientes de Eva, vendría un Salvador que libraría para siempre a Satanás de su poder para separar a Dios del hombre. Satanás trataría de detenerlo, pero el Salvador le aplastaría la cabeza. ¡No hay vuelta atrás!

La Navidad marca el inicio del proceso de Dios para restaurar nuestra relación con Él, a través de un nuevo pacto. El mundo esperó por miles de años para la promesa de Dios, y después, finalmente, el Salvador había llegado. El Único que por siempre vencería el pecado y a la muerte.

Al entrar en esta temporada de Adviento, enfócate en el cumplimiento de la primera promesa de Dios. Reconoce que Dios es fiel a su Palabra y medita en la verdad de que te ama tanto que envió a su Hijo perfecto para nacer en un mundo pecaminoso para poder tener una relación contigo.

Oración

Padre, me sorprende que Tu primera respuesta a nuestro pecado fuese una promesa de que no estaríamos separados para siempre. Gracias por elegir desde el principio enviar a Jesús para poder relacionarnos contigo. A medida que nos acercamos a la Navidad de este año, dame una revelación más profunda de lo que lograste cuando Jesús vino al mundo. Déjame experimentar la alegría que sentiste cuando Jesús nació y el cumplimiento de Tu promesa se puso en marcha.

Citas Bíblicas para estudiar:

Génesis 3:15
Mateo 24:35

Amén

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACIÓN DIARIA