Algunos consejos para evitar la sequedad vaginal

Si creías que el sexo era como en las películas, estás equivocada. Existen momentos en que las relaciones sexuales no van sobre ruedas y pueden aparecer algunos problemas que dificulten las mismas.

La dispareunia o dolor a la penetración, la anorgasmia o la sequedad vaginal, son algunos de los problemas que pueden aparecer en las mujeres durante las relaciones sexuales y provocar que un momento placentero se convierta en incómodo y hasta doloroso.

En el caso de la sequedad vaginal, todas las mujeres hemos sufrido en algún momento de nuestras vidas esa sensación de estar “secas” que no facilita para nada el momento de intimidad de una relación sexual, pero no te agobies, las causas más comunes pueden solucionarse de una forma sencilla.

Las causas que vamos a enumerar pueden no corresponderse contigo, y lo mejor es que si sentimos estas molestias de manera habitual acudamos a un profesional que evalúe y determine cuál es la causa exacta en nuestro caso por la que nos sentimos secas durante las relaciones sexuales.

¿Por qué tengo sequedad vaginal?

  • Cambios hormonales. Épocas como la menopausia, la lactancia materna y el posparto son algunos de los momentos en que las mujeres sufrimos cambios hormonales. El descenso de estrógenos en el climaterio es el responsable de la falta de lubricación vaginal en la menopausia, por ejemplo.
  • Jabones perfumados y duchas vaginales. Es una de esas cosas que tu vagina no necesita y que en muchas ocasiones puede provocar sequedad en la vagina al hacer que el pH natural se altere, y se produzca un desequilibrio en la flora de la zona que conduzca a infecciones . Además las duchas vaginales se asocian con un mayor número de infecciones y un estudio del National Institute of Environmental Health Sciences las relacionó con una incidencia del doble de casos de cáncer ovárico respecto a las mujeres que no realizaban dicha práctica. Por su parte los jabones perfumados o con alcohol, también son responsables de cambios en el pH natural de la vagina.
  • Episodios de estrés. Aunque en algunos momentos el estrés puede tener un punto positivo en nuestras vidas (siempre en pequeñas dosis), pero afrontar épocas de estrés prolongadas también puede afectar a nuestra vida sexual.
  • Toma de algún medicamento. Al tratarse de una zona tan sensible es probable que un medicamento sea el causante de esa sequedad. Desde medicación anticonceptiva a histamínicos pasando por ejemplo por antibióticos.
  • Cistitis. Sufrir una infección es otro de los motivos por los que puedes notar sensación de sequedad en la vagina.

Cómo aliviar la sequedad vaginal

Usa lubricante en tus relaciones sexuales

La psicóloga clínica Elena Vega ya nos adelantó una de las formas para aliviar la sequedad vaginal, cuando hablamos con ella para que nos aconsejara sobre las experiencias sexuales que deberíamos probar una vez en la vida. Usar un lubricante es «un buen recurso además para eliminar el dolor asociado al coito que proviene de la sequedad vaginal».

Usar un poco de lubricante puede marcar la diferencia entre un encuentro sexual placentero y un auténtico infierno. Y no solo para el sexo en pareja, también para la masturbación o para cuando uses juguetes sexuales (sola o en pareja). Según algunos sexólogos, es importante “que sean con base acuosa, para que no haya riesgo de que se rompa el preservativo, ni infecciones (los aceitosos, por ejemplo, pueden provocarlas)».

Utiliza una crema hidratante vaginal

Los hidratantes vaginales tienen como función simular el flujo vaginal normal, siendo capaces de retener agua y reducir el pH vaginal. Este tipo de tratamiento (siempre bajo supervisión de un especialista), te ayudará a recuperar la normalidad de tu flujo y evitar la sequedad vaginal, además de tratar síntomas como el ardor o la picazón.

Para tu higiene íntima: agua tibia

Evita por completo las duchas vaginales y los jabones que tengan cualquier tipo de perfume. La mejor forma de limpiar tus genitales es hacerlo con un poco de agua tibia y con la mano, sin más. De acurdo con la medicina, la vagina tiene un “programa de autolimpieza”, así que no necesita ayuda. Si quieres usar algún tipo de jabón, que sea uno con pH neutro y solo en el parte externa, en la vulva.

Pásate a la copa menstrual

Además de ser ecológica y haber probado ya sus beneficios, la copa menstrual es una alternativa estupenda a compresas y tampones, sobre todo si sufres sequedad vaginal. Es una forma de evitar las infecciones vaginales porque están fabricadas con productos hipoalergénicos y respetan plenamente nuestra salud íntima.

Si es la primera vez que la usas, ten paciencia porque no es tan sencillo como colocar una compresa sobre las braguitas, pero con los consejos adecuados, se convertirá en tu mejor aliada durante la menstruación.

Más tips para evitar la sequedad vaginal: evita el tabaco, el alcohol y la ropa muy ajustada

Para aliviar y evitar la sequedad vaginal además de incluir lubricantes en tus relaciones y practicar una higiene íntima adecuada, puedes evitar el tabaco y el alcohol ya que, al disminuir los estrógenos, aumentan la sequedad. Es importante además usar ropa interior de algodón que facilite la transpiración y no usar ropa demasiado ajustada porque es otro de los motivos que favorecen la aparición de infecciones.

Buenas prácticas para evitar la sequedad vaginal

Aunque el sexo sea mucho más que la penetración (que lo es), es importante dedicar un tiempo a la excitación dentro de la pareja antes de un encuentro sexual que incluya la penetración. La vagina cuando hay excitación se dilata, es decir, se vuelve más flexible y además aumenta la lubricación de la misma.

También es vital que estemos relajadas durante el sexo. Conocernos es la mejor clave para conseguir estarlo, además de tener una buena relación con nuestro cuerpo y ser capaces de  decirle a nuestra pareja qué nos gusta y qué no nos gusta. De esta forma disfrutaremos más (y mejor) y nuestro cuerpo nos lo hará saber.

Es importante beber mucho agua, ya que un buen consumo de agua y mantener una buena hidratación reduce el riesgo de padecer cistitis en un 48%.

Aún así insistimos en que si el problema perdura en el tiempo, lo mejor es acudir a un profesional que determine si existe una afección que lo cause y que nos ayude a que el sexo se convierta en lo que es, algo 100% placentero.

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

RELACIONES – SALUD – SALUD DE LA A-Z – SALUD SEXUAL