Año Nuevo, Mismo Dios: Día 1 – Gálatas 5:22-23 – Dic 27

Vacía tu maleta

Las madres latinoamericanas tienen la costumbre de enviarles regalos a todos sus parientes cuando alguien se va de viaje. Lo más cómico de todo es que el medio que utilizan para su cometido es el equipaje del viajero. ¿Te ha tocado ser ese mensajero? 

Aunque parezca divertido al recordarlo, en realidad, a veces puede ser un poco incómodo, pues entran tantas cosas para otros en la maleta que no queda mucho espacio para lo que realmente necesitas.

Lo mismo sucede con la maleta de nuestra vida. Vamos arrastrando un equipaje lleno de cosas de años anteriores. Cargamos con muchos objetos que hacen la maleta pesada, y aún peor, que nos quitan el espacio para lo que verdaderamente precisamos llevar.

¿Qué debemos sacar de allí? Puede ser alguna mala situación que nos ha obstaculizado volver a intentar. Tal vez sea aquella duda que no nos permite avanzar o aquellas palabras hirientes que hemos guardado en el corazón. 

Es importante saber que no estamos obligados a cargar con esas cosas, ya que no nos pertenecen, le pertenecen al pasado. ¿Qué tal si las dejamos allí? 

Necesitamos hacer espacio para todo lo bueno que Dios quiere darnos en este año. Esas nuevas experiencias y lecciones, esas nuevas personas, esos nuevos logros… 

Para tener un año bendecido es necesario hacer lugar para las bendiciones. Sé que es difícil esperar lo mejor cuando miramos atrás y recordamos lo malo que ha sucedido, pero recuerda que Dios puede hacer que todo obre para bien. Hoy es una nueva oportunidad de vivir de manera diferente, de vivir por fe y no por temor, de aceptar y dejar ir.

Llevemos una maleta llena de esperanza, amor, gozo, paz, paciencia y sueños. Dejemos atrás lo que sólo ha sido una carga y observemos cómo Dios nos ayuda a llenarla con lo que realmente vale la pena. Yo ya preparé mi maleta para este viaje, ¿Tú qué estás esperando?

Actividad:

Piensa en tres cosas que crees que has estado cargando por mucho tiempo y que te han estado dominando. Entrégaselas a Dios y pídele que te ayude a no dejar que sigan siendo parte de ti.

Citas Bíblicas para estudiar:

Filipenses 3:13-14
Romanos 8:28
Gálatas 5:22-23

Amén

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACIÓN DIARIA