Atrévete a pedir: Día 6 – Juan 15:13 – May 7

Momentos kairos invertidos

Creo que podemos ver a Dios y verdaderamente ser testigos de Su mano cuando soñamos junto a Él por el beneficio de otros. Jesús nos enseñó que deberíamos “amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos” (Marcos 12:31), y que “nadie tiene un amor mayor que éste: que uno dé su vida por sus amigos” (Juan 15:13). Estos versículos se aplican a todas las áreas de nuestras vidas, incluyendo aun cómo soñamos. Nuestros sueños son tanto para otros como para nosotros mismos, y cuidado si aun no más.

Como parte de mi trabajo, formo parte del equipo de liderazgo del programa Ascend Carmel, una jornada de transformación de adoración, que ofrecemos a aquellos que buscan un encuentro con el Dios de Israel. 

Una de las cosas que enseñamos a nuestros participantes es el concepto de legado. Es común el empezar a pensar en un legado solamente cuando entramos a las etapas últimas de la vida. Enseñamos que el legado es algo que podemos empezar a trabajar o pensar mucho antes en la vida. De la misma manera en que debemos estar listos para recibir y ser “llamados a” por aquellos alrededor nuestro, también podemos buscar dirección de parte de Dios para ver cómo podemos animar, bendecir e impactar a los que nos rodean.

Quisiera sugerir que cuando conectamos con la idea de momentos “kairos” en nuestra mente, y empezamos a pedir que Dios traiga esos momentos a las vidas de los demás, podemos ser llenos espiritualmente más que nunca. 

¿Cómo sería si una generación dejara de enfocarse en si misma y empezara a escuchar el latir del corazón de Dios en cuanto a los demás?

¿Cómo sería si tomáramos un momento para filtrar nuestros maravillosos sueños y empezáramos a preguntarle a Dios para quien verdaderamente estos sueños fueron creados para bendecir?

¿Cómo sería si empezáramos a pedirle a Dios que nos mostrara un destello de cómo Él realmente ve a los que nos rodean?

¿Qué tal si empezáramos a pensar más en dejar un legado de aliento y crecimiento en nuestro camino más que simplemente engordarnos a nosotros mismos?

¿Te atreves a pedirle a Dios que te dé Su corazón para con los demás?

Citas Bíblicas para estudiar:

Marcos 12:31
Juan 15:13
Proverbios 18:21

Amén

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACIÓN DIARIA