CHEMSEX: Conoce cómo ésta y otras drogas afectan tu sexualidad

Chemsex, Marihuana y sexualidad… El consumo de drogas asociado a las relaciones sexuales va unido para muchas personas. La curiosidad, la evasión, la búsqueda de sensaciones más intensas, divertirse un rato o simplemente romper tabúes y vergüenzas pueden ser los motivos que muchas personas manifiestan a la hora del consumo de diversas sustancias asociada al sexo. Y en muchas ocasiones con efectos devastadores sobre la salud y ocasionando lo contrario de lo que se busca.

DROGAS IDEALIZADAS

Desde tiempos inmemoriales se han utilizado sustancias para intentar mejorar, facilitar ó enriquecer la experiencia del sexo. Quizás sea ahora, en pleno siglo XXI, donde tengamos un acceso más fácil a todas estas drogas. También vivimos un tiempo donde más personas carecen de información sobre sus efectos y, entre la gente más joven, de la madurez necesaria para decidir sobre su consumo. Mi trabajo como Psicólogo especializado en Psicología Clínica y Sexología me ha puesto, con frecuencia, en la posición de ayudar a muchas personas en el complicado camino de deshabituarse de estas sustancias. Como profesional de la salud he sido testigo de los estragos causados y de la confusión con respecto a su efecto en la sexualidad y las relaciones sexuales.

Muchas personas idealizan las drogas y esperan encontrar en ellas soluciones a problemas o conflictos personales que no saben solucionar de otras maneras. El mundo real se puede volver muy duro e insoportable y el consumo de drogas puede ser una muleta en la que apoyarse. Si nos referimos al sexo pueden ser un un potenciador o un desinhibidor para hacer algunas cosas que se vuelven más difíciles sin recurrir a ellas. Desde luego, las drogas no son afrodisíacos ni tienen este efecto en tu organismo. Si no te atreves a ligar ó a conocer personas para mantener relaciones sexuales, la sexualidad con drogas no es una buena idea para lograrlo. No van a suplir una carencia personal pero pueden complicarte todavía más la vida.

Es más, si una persona, sin drogas, no se siente capaz de vivir su sexualidad con naturalidad, tiene un problema que puede solucionar acudiendo a terapia psicológica o terapia sexual.

LAS DROGAS SON TÓXICOS

Las drogas tienen tres características principales:
1) Alteran tu cuerpo y la percepción de la realidad.
2) Son sustancias adictivas, es decir, necesitas cada vez consumir más cantidad, elevar la dosis, para obtener los mismos efectos.
3) Son tóxicas, agreden tu organismo y tienen efectos secundarios sobre tu salud.

Por lo general el consumo de drogas puede producir tres efectos diferentes en función de la sustancia consumida. Algunas como la marihuana y el alcohol tiene efectos relajantes. El LSD tiene efectos alucinógenos. La cocaína, morfinas y los cócteles de drogas asociadas al chemsex tienen efectos estimulantes.

Algo básico es saber qué se consume y qué efectos tiene en tu cuerpo. Así como las maneras en que actúa sobre tu organismo a corto y largo plazo. Muchas personas sienten que “controlan” a la hora de consumir drogas porque sólo lo hacen los fines de semana o cuando se van de fiesta. Si son honestas consigo mismas reconocerán que, cada vez, las necesitan con más asiduidad y en una cantidad mayor. En general se produce una falsa sensación de control sobre su consumo. Si tomas cualquier sustancia deberías saber qué es, qué efectos produce en tu organismo y en qué dosis o límites pueden utilizarla. Incluso los fármacos prescritos por la medicina pueden ser veneno administradas de forma o dosis incorrecta.

SEXUALIDAD Y MARIHUANA

Una pregunta muy común es: “¿Es verdad que fumar un poco de marihuana relaja tanto el cuerpo que permite una relación sexual más placentera?”.

La marihuana no mejora la experiencia de las relaciones sexuales aunque cambia la percepción de tu cuerpo. Los cannabinoides producen un efecto relajante tanto en tu cerebro como en todo tu cuerpo. La relajación puede disminuir la angustia frente a las relaciones sexuales y hay personas que lo utilizan por esta causa. Hay personas que buscan estos efectos como una manera de calmarse sin darse cuenta que pueden también interferir la experiencia sensorial.

Dicho en otras palabras, puede dificultar la respuesta sexual en diversas maneras. En el hombre ralentizar la erección o provocar una dificultad en la misma. En las mujeres es causa de una disminución de la lubricación vaginal normal. Como consecuencia puedes empezar a sentir dolor durante el coito o imposibilitarlo por completo.

Sobre todo a largo plazo, la marihuana afecta la erección masculina de forma clara y también a los niveles de deseo sexual inhibiéndolos.

CHEMSEX (SEXO QUÍMICO)

Chemsex puede traducirse por “Sexo químico” y hace referencia al consumo de una mezcla de diversas sustancias (cocaína, metanfetaminas, éxtasis líquido y otros estimulantes como el popper o incluso viagra) con el objeto de poder estar horas o incluso días manteniendo relaciones sexuales. Comenzó asociándose a fiestas de fin de semana en el ambiente gay pero ya se ha extendido a la población general. Suele darse en el entorno de macroconciertos donde colocarse sirve para estar bailando varios días seguidos sin parar.

El Chemsex provoca una experiencia artificial que puede extenderse durante 24 a 48 horas donde se practica sexo sin descanso. Se inhibe la percepción de cansancio y, si no se come y no se beben líquidos durante este tiempo puede llevar a una deshidratación grave.

Por otra parte se trata de un nuevo tipo de adicción al sexo directamente relacionado con un incremento de las infecciones sexuales (ETS) y de la propagación del SIDA. La probabilidad de mantener prácticas sexuales de riesgo se dispara cuando se mantiene sexo en grupo ó anónimo en condiciones de muy bajo control sobre tu comportamiento. Generan desinhibición, “subidón” y descontrol sobre lo que sucede. Un indicador de que algo no va bien es cuando te das cuenta, después de consumirlo, que has mantenido prácticas sexuales que no querías y, sobre todo, que has pasado los límites que te habías propuesto. También pueden darse con frecuencia lapsus de memoria.

Por otra parte se trata de un potenciador artificial de tu respuesta sexual. Muchos hombres logran mantener la erección durante horas y después el sexo “normal” les parece aburrido, inferior y pierde atractivo. Por no mencionar las resacas posteriores que te obligan a estar prácticamente encerrado en casa los días posteriores a la “fiesta”.

¿POR QUÉ ENGANCHAN LAS DROGAS?

Todo consumo de droga afecta de forma tóxica al cerebro y crea adicción. La tolerancia significa que necesitas cada vez más y con más frecuencia. La base del “enganche” a las drogas se explica porque, a su vez, inhiben la secreción normal de las sustancias endorfinas de tu cerebro haciéndote dependiente de las sustancias externas.

Un problema con las drogas ilegales es que están fuera del control sanitario y, por lo común, hay una cantidad de principio activo que se desconoce. Se han detectado, por ejemplo, partidas de Viagra vendidas Online con dosis muy por encima de la cantidad normal. Esto se conoce como sobredosis y sus efectos sobre el organismo pueden ser graves. El priapismo o erección permanente puede ser un efecto de la ingesta excesiva de viagra, sobre todo en hombres sanos que no las necesitan. Deberías acudir al centro hospitalario más próximo si tienes una erección bloquedada y no puedes recuperar el estado de flacidez normal.

En conclusión podemos decir que las drogas no son necesarias para el sexo en una persona sana. Alteran tu estado corporal y mental y pueden llevarte a una falsa sensación de control donde mantener prácticas sexuales inseguras y poner en riesgo tu salud. Por favor, si consumes cualquier sustancia, asegúrate de saber qué es y cómo afecta a tu organismo. Y si sientes que te está controlando a tí y dependes de ella acude a un centro especializado en desintoxicación para lograr abandonarla.

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

SALUD – SALUD DE LA A-Z – SALUD SEXUAL