Cómo ser un Padre Sabio: Día 5 – Mateo 6:33 – Jul 13

Celebremos las cosas correctas

Hemos discutido la importancia de enseñar a nuestros hijos a tomar decisiones sabias en cuanto a la compañía adecuada y la necesidad de educarlos en el camino de la humildad y el respeto. 

Rasgo número tres: Celebra las cosas más altas

El rey Salomón dice que el padre de un niño justo tiene una gran alegría y un hombre que engendra un hijo sabio se regocija en él. ¿Por qué se regocija el padre? Porque están caminando con Dios. ¿De qué te estás regocijando? ¿Porque tu hijo jugó un partido con éxito? No, la alegría debe ser sobre carácter. Hijos, lo mejor que sus padres quieren para ustedes es que amen a Cristo; queremos que ames a Dios. Padres, ¡festejen eso!

Deje que sus hijos sepan cuán contentos están cuando aman a Dios, porque están sintonizados con lo que sienten que nos complacerá, y quieren complacernos. Si una niña siente que mamá se enorgullece de ella porque es bonita, si tiene la ropa adecuada, si todo es perfecto para ella, va por ese camino. Sin embargo, si pueden darse cuenta de que lo que complace nuestro corazón es que tienen una relación con Cristo, entonces se centrarán en eso.

Por lo tanto, aliéntalos cuando sean amables. Anímalos cuando veas la piedad en ellos. Estimúlalos a orar y ora con ellos, no solo por ellos. Discute sobre la obra de Dios en el hogar. Cuando llegues a su mesa, diles: «No creerán lo que Dios hizo hoy» o «Déjenme contarles acerca de un versículo que leí hoy». Haga de eso un punto de conversación. ¿Lees el capítulo dos de Lucas en casa cuando es Navidad? O simplemente dependes de tu pastor para leerlo. ¿Hablas de la Pascua en casa? ¿Haces algún tipo de pequeños proyectos para hablar sobre el significado de la Pascua con tus hijos? Si haces búsqueda de huevos, ¿hablas sobre el huevo vacío que representa la tumba que Jesús dejó vacía?

Josué lo expresa así: «En cuanto a mí y mi casa, serviremos al Señor». Jesús dijo: «Busca primero su reino y su justicia y todas estas cosas serán añadidas», para que puedas estar en muchos equipos diferentes y en muchas actividades. Sin embargo, cuando algo comienza a alterar el tiempo de tu familia, debes tener mucho cuidado. No debes registrarte para nada que tenga agendado un domingo por la mañana, porque esto te saca de la iglesia. No le muestres a tus hijos que solo caminas con Dios cuando no hay nada más que hacer. Celebra las cosas más altas.

¿Tus hijos realmente saben que el Señor es más importante que cualquier otra cosa en tu familia?

Amén

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACIÓN DIARIA