¿Cómo tratar con los que aspiran a destruir tus sueños? – Génesis 50:20 – Feb 3

«Vosotros pensasteis mal contra mí, mas Dios lo encaminó a bien, para hacer lo que vemos hoy, para mantener en vida a mucho pueblo»

¿Recuerdas la historia de José? Sus desalmados hermanos fingen su muerte y lo venden a unos traficantes de esclavos. Las cosas van de mal en peor, por lo que José termina confinado en un calabozo egipcio. Trece años más tarde, en el ascenso más sorprendente al poder político de todos los tiempos, José se convierte en el hombre de confianza del Faraón. Entonces es cuando sus hermanos acuden en busca de comida. Pero en vez de vengarse de ellos, José les dice: «Es verdad que ustedes pensaron hacerme mal, pero Dios transformó ese mal en bien para lograr lo que hoy estamos viendo: salvar la vida de mucha gente».

Déjame hacer una ingeniería a la inversa.

¿Recuerdas por qué los hermanos de José lo vendieron como esclavo? La respuesta corta es Génesis 37:8: «Lo odiaron aún más por los sueños que él les contaba». Así que, por burla, llamaron a José «el soñador» (v. 19).

Sin duda, tus sueños inspirarán a muchas personas. Pero también provocarán a la oposición. Causarán una gran variedad de reacciones, incluidos los celos y la ira. Algunas personas incluso pueden querer matarte por ellos. ¿Por qué? Porque alteras lo establecido.

Todo soñador tiene que lidiar con los detractores, yo he tenido más de la cuota que me corresponde. Así que permíteme que te diga lo que he aprendido sobre cómo lidiar con la crítica. Antes que nada, no dejes que una flecha de crítica te atraviese el corazón, a menos que pase primero por el filtro de la Escritura. En segundo lugar, debes aceptar el hecho de que puedes complacer a todas las personas algunas veces y a algunas personas todo el tiempo; pero no puedes complacerlas a todas todo el tiempo.

Seguro que vas a ofender a alguien. Tienes que decidir a quién. ¿Mi consejo? 

Ofende a los fariseos, aquellos que se muestran indiferentes y que te menosprecian mientras se alejan del Espíritu de Dios. Jesús jugó ese papel ofensivo de manera deliberada y con regularidad.

Tu sueño va a inquietar algunos gallineros, pero no juegues el papel de gallo. Opera con un audaz espíritu de humildad, consciente de que Dios va delante de ti.

Convierte el daño que otros te harían en el tipo de bien que solo Él puede lograr.

Además, recuerda esto: Un halago de un necio es realmente un insulto y un insulto de un necio es realmente un halago. Asegúrate de considerar la fuente. Y nunca abandones tu sueño.¿Qué tipo de crítica u oposición has estado recibiendo? ¿Cómo debes responder?.

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACIÓN DIARIA