Compartiendo mi Fe: Día 4 – Efesios 5:8 – Ago 10

Compartir la fe con mi familia es gratificante

Muchas veces, puede ser difícil compartir nuestra fe con familiares o amigos porque nos han conocido toda nuestra vida. Sin embargo, testificarles a nuestros seres queridos puede ser muy efectivo. Como ellos nos han conocido a lo largo de nuestras vidas, pueden ver el cambio que Cristo ha logrado en nosotros en primera persona. Para ellos, estos cambios son inconfundibles.

Cuando un familiar ve a una persona de la familia que usualmente era egoísta preocupándose y sirviendo a otros, va a reconocer la diferencia. Cuando tus seres queridos ven que antes te enfocabas demasiado en las cosas materiales y, ahora, estas donando tu dinero a obras benéficas, ellos se darán cuenta del cambio. Si no te gustaba la Iglesia o la Palabra de Dios, pero ahora lees la Biblia diariamente, tu familia será la primera en saber que algo especial ha pasado contigo. El poder transformador de Dios en tu vida será obvio para tus familiares y amigos. 

Testificarles a nuestros familiares puede resultar muy difícil al principio. Sin embargo, pueden transformarse en nuestros testigos más efectivos. Los miembros de nuestras familias y nuestros amigos pueden ser los primeros en reconocer los cambios que Cristo ha hecho en nuestras vidas. En otras palabras, date tiempo, mantente enfocado y deja que tu luz brille. Con el tiempo, tu casa entera brillará. Tus acciones hablarán tan o más fuerte que tus palabras acerca de Cristo. Cuando tus seres queridos vean tu transformación, vendrán ellos mismos a preguntarte como lo has logrado. Y ese será el momento perfecto para compartir tu fe en la gracia salvadora de Jesús. 

Jesús es la luz del mundo. Cuando nos acercamos a Él, nuestras vidas son iluminadas y transformadas a través de su gloria. Esta transformación es evidente. Por eso, Cristo dijo que necesitamos dejar que nuestra luz brille de manera tal que otros vean nuestras buenas obras y glorifiquen a Dios. Te aseguro que si nuestros familiares ven que vivimos nuestra fe en acción diariamente, van a querer conocer al Dios que nos transformó.

Nuestras acciones nos pueden ayudar a compartir nuestra fe con nuestros seres queridos. Nuestras propias vidas pueden testificar al Dios en Quien creemos.

Citas Bíblicas para estudiar:

Mateo 5:14-16
Juan 8:12
Efesios 5:8
1 Pedro 2:12

Amén

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACIÓN DIARIA