viernes, marzo 1, 2024

Compartir tu fe: Día 7 – Salmos 90:12 – Jul 4

Punto esencial 6: Una agenda equilibrada

¿Habla usted con Dios en cuanto a sus planes? ¿O se lanza cada día a una rutina casi frenética? ¿Se apresura de un lugar a otro y de una tarea a otra, pensando que con todo ese ajetreo está realizando un trabajo real o estableciendo relaciones reales?.

La verdad es que una agenda equilibrada está estructurada de acuerdo con el propósito que Dios ha establecido para su vida.

Al mirar al Señor Jesús como nuestro ejemplo, Él controlaba su agenda conforme al plan del Padre. No se regía por su propia agenda.

Además, Cristo enfocó su agenda de tres maneras que son muy relevantes para nosotros hoy:

1. El Señor Jesús nunca trató de justificar su agenda o poner excusas por cualquier aspecto de ella. No decía, como mucha gente lo hace hoy en día: «Solo necesitaba un escape», o «Por favor perdóname, pero no tengo tiempo para…». El Señor Jesús vivió toda su vida sin depender de la aprobación de otras personas. Solo buscó agradar a su Padre Celestial y hacer lo que Él le dijo que hiciera (Juan 5.19).

2. Él nunca se apresuró ni se puso nervioso cuando se trataba de su agenda. No corría de un lugar a otro. De hecho, por propósitos que eran un misterio para sus seguidores cercanos, el Señor Jesús por voluntad propia esperó en Jericó incluso después de recibir la noticia de que Lázaro estaba muy enfermo (Juan 11:6). Sabemos, en retrospectiva, que lo hizo con el maravilloso propósito de resucitar a Lázaro de entre los muertos (Juan 11:43-44). Pero en ese momento, los discípulos sin duda no entendieron su aparente actitud relajada ante la situación.

3. El Señor Jesús no encontró que su agenda fuera estresante. Hacía lo que era importante y dejaba pasar lo que no lo era.

Si usted, al igual que yo, siente a veces que su agenda se ha desequilibrado por completo, tómese un tiempo para recuperar el control, reflexionando y evaluando cómo y dónde ha estado empleando su tiempo. Comience por hacerse las siguientes preguntas:

• ¿Qué estoy haciendo?

• ¿Cuál de estas cosas es del todo vital para que yo cumpla mi potencial y propósito, haciendo lo que Dios me creó para ser y hacer?

• ¿Qué necesito hacer en realidad?, ¿Qué debo dejar que otros hagan, y qué no es necesario hacer en absoluto?

Algunas respuestas a estas preguntas pueden ser difíciles. Y es posible que tenga que tomar decisiones difíciles sobre su tiempo, trabajo y relaciones actuales. Pero, sin duda, hay cambios que puede hacer que minimizarán el estrés, agilizarán su día y le ayudarán a aprovechar al máximo cada hora que se le conceda. Pídale al Padre que le revele estos cambios. Una vez que esté consciente de ellos, actúe conforme a lo que Dios le pida. Después, ore con frecuencia y regularidad para que el Señor le ayude a mantenerse flexible y a ser sabio en la forma en la que emplea su vida (Salmos 90.12).

Citas Bíblicas para estudiar:

Juan 5:19
Juan 11:6
Juan 11:43-44
Salmos 90:12

Amén

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACIÓN DIARIA

En Guía, Salud y Vida, te invitamos a revisar nuestros artículos de interés:

DIRECTORIO MÉDICO – SALUD – BELLEZA – FITNESS – BEBE Y MAMÁ – MENTE SANA

REVISTA DIGITAL:

EL DIRECTORIO MÉDICO #1 DEL ESTADO BOLÍVAR:

ACCEDE A LA VERSIÓN DIGITAL

DESCARGA LA APP:

Accede al Directorio Médico más completo.

Agenda tu cita con el especialista con tan solo un click.

Accede a las Meditaciones Diarias y a todo el contenido que a diario ofrecemos.

Redes Sociales:

Acerca de:

© GUÍA SALUD Y VIDA - MADE WITH AND ☕  BALGROG CREATIVE AGENCY 🧠 | © 2022