Consejos para disminuir la sal en tu dieta

¿Te han diagnosticado hipertensión y te han recomendado reducir el contenido en sodio de tu dieta? Aquí te damos 3 consejos para llevar dicha tarea a cabo.

Para muchas personas, disminuir el consumo de sodio es una tarea ineludible, ya que su salud cardiovascular depende de ello. Este mineral es uno de los más abundantes en el organismo y cumple funciones tan importantes como garantizar la transmisión del impulso nervioso.

Sin embargo, su ingesta de manera abundante se asocia con un mal pronóstico en aquellos individuos que padecen hipertensión. Por ello, te vamos a aportar una serie de recomendaciones para reducirlo en la dieta. Si las pones en práctica, podrás comprobar cómo mejoras tu estado de salud a mediano y a largo plazo.

No obstante, estos consejos deben de ser tomados por quien presenta problemas con el manejo de este mineral. En el caso de los deportistas o de personas que están expuestas a un nivel de sudoración alto, las indicaciones podrían ser distintas.

¿Cómo disminuir el consumo de sal?

A continuación, expondremos técnicas dietéticas que te servirán para reducir la presencia de sodio en la dieta. Recuerda que si tienes dudas acerca de la necesidad de restringir el aporte de este mineral, la mejor opción es siempre consultar con un especialista, quien será capaz de ayudarte a plantear una dieta óptima.

1. Cuidado con los alimentos en conserva

Los encurtidos o los alimentos en conserva suponen una buena opción para disponer de productos que están fuera de temporada o para aumentar la vida útil de los mismos. Resultan una manera atractiva y cómoda de consumir determinados vegetales durante todo el año.

Las legumbres en conserva, por ejemplo, entran dentro de lo catalogado como procesados saludables. Su ingesta regular garantiza un adecuado aporte de fibra, lo que se relaciona de manera directa con una mejor salud intestinal. Así lo afirma una investigación publicada en la revista International Journal of Clinical Practicedonde se las defiende a la hora de reducir los problemas de tránsito en los adultos mayores.

Sin embargo, los encurtidos suelen contener altas dosis de sodio, lo que podría resultar perjudicial para determinadas personas. Los expertos vinculan el aporte dietético de este mineral con un incremento de la tensión sanguínea, aunque los últimos artículos científicos muestran cierta discordancia al respecto. De todos modos, hasta que se certifique lo contrario, la prescripción médica es reducir la sal en hipertensos.

2. Reduce el consumo de sodio a través de las salsas

Las salsas suelen contener altas cantidades de sal. A la hora de disminuir el consumo de sodio, es beneficioso retirar este tipo de alimentos de la dieta habitual.

Aunque lo peor de dichos productos no es el contenido en minerales de los mismos, sino su excesivo aporte calórico. En algunos casos, la presencia de lípidos de tipo trans en su composición es otro factor negativo. Estas grasas se vinculan con un mayor riesgo de desarrollar enfermedades de tipo inflamatorio crónico, según un artículo publicado en la revista BMJ.

En el caso de plantearse consumir alguna salsa, lo mejor es elaborarla de manera casera. De este modo, conoceremos los ingredientes que la componen y podremos elegir su procedencia.

En caso de comprar las de tipo industrial, es esencial fijarse en el etiquetado y evitar aquellas que contienen altas cantidades de sodio, de lípidos de tipo trans y de aditivos. Es bueno asesorarse al respecto y corroborar las tablas nutricionales que acompañan a los envases.

3. Aléjate de la comida rápida

Las industrias de comida rápida a menudo le añaden grandes cantidades de sal a los alimentos para mejorar su palatabilidad. Por este motivo, el contenido en sodio de los mismos es elevado.

Además, los platos procedentes de cadenas de comida rápida contienen aditivos químicos que pueden resultar perjudiciales para la salud. Estos alimentos tienden a ser fritos o rebozados, lo que reduce todavía más su calidad nutricional.

A la hora de plantear una dieta equilibrada y saludable, es esencial garantizar la presencia de alimentos frescos en la dieta. Al mismo tiempo, es recomendable disminuir el consumo de procesados, con el objetivo de evitar el aporte de sustancias que puedan resultar perjudiciales para el sistema cardiovascular.

Como parte de la estrategia para el abordaje de la hipertensión arterial, los nutricionistas suelen recomendar la reducción drástica de la comida rápida. De esta manera, se aseguran que el paciente no tenga acceso directo a alimentos que complican el balance de líquidos interno, llevando al aumento de las cifras tensionales.

Disminuir el consumo de sodio puede ser necesario en algunos casos

Si padeces de hipertensión arterial, es probable que el especialista te recomiende disminuir el consumo de sodio en tu dieta para evitar complicaciones derivadas de la progresión de esta patología. Para cumplir dicha pauta, es importante que tengas en cuenta los consejos que te hemos aportado en este artículo.

Recuerda que la base de una dieta saludable es la variedad y, sobre todo, la predominancia de los productos frescos y de los vegetales. Procura combinar una buena alimentación con la práctica de ejercicio físico de forma regular para promocionar un correcto estado de salud.

Por último, si eres deportista y entrenas al aire libre, consulta con un profesional de la nutrición antes de decidir la reducción del consumo de sodio dietético. De lo contrario, podrías poner en riesgo el equilibrio electrolítico y, con ello, el rendimiento deportivo.

Para más información, te invitamos a visitar nuestras secciones:

ALIMENTACIÓN – ALIMENTACIÓN SALUDABLE – EJERCICIOS – FITNESS  – SALUD