Cuando se siente abrumado: Día 1 – 1 Reyes 19:4-6 – Mar 27

«…Y él se fue por el desierto un día de camino, y vino y se sentó debajo de un enebro; y deseando morirse, dijo: Basta ya, oh Jehová, quítame la vida, pues no soy yo mejor que mis padres. Y echándose debajo del enebro, se quedó dormido; y he aquí luego un ángel le tocó, y le dijo: Levántate, come. Entonces él miró, y he aquí a su cabecera una torta cocida sobre las ascuas, y una vasija de agua; y comió y bebió, y volvió a dormirse»

El Poder de quedarse a cero

Quizás se encuentre en una situación muy estresante en estos momentos, y siente que ya no puede más. Quiero que sepa que no está solo. De hecho, algunos de los grandes hombres y mujeres de Dios han atravesado por lo que usted está atravesando ahora mismo.

Uno de esos individuos es el profeta Elías a quien mencioné en el devocional anterior. Después de una gran victoria espiritual sobre los profetas de Baal, lo encontramos huyendo, incluso considerando si valía la pena vivir. 

Retomemos la historia en 1 Reyes 19:4–6:
«Luego de caminar todo un día por el desierto, fue a sentarse debajo de un enebro. Entonces se deseó la muerte y dijo: “Basta ya, Jehová, quítame la vida, pues no soy yo mejor que mis padres”. Y echándose debajo del enebro, se quedó dormido; pero un ángel lo tocó, y le dijo: “Levántate y come”. Miró y vio a su cabecera una torta cocida sobre las ascuas y una vasija de agua; comió, bebió y volvió a dormirse».

Elías se había quedado “a cero”, sin energías. Había dado su mayor esfuerzo y su tanque estaba vacío. 

Quizás ahora mismo eso le esté pasando a usted, está al borde de darse por vencido. Quizás piensa: “Ya no puedo más. Es demasiado. Estoy frito. Tengo demasiadas presiones, demasiadas molestias. Ya no puedo navegar en esta tormenta. Se me han acabado las fuerzas”.

 Bien, ¿se dio cuenta de que cuando Elías estaba al final de sus fuerzas fue cuando Dios intervino? Quedarse sin fuerzas, estar a cero, no es tan malo como solemos pensar.

Si tan solo busca a Dios, Él está preparado para recibirle en su momento de necesidad. 

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACIÓN DIARIA