Cultivando tu Fe: Día 3 – Mateo 7:7 – Sep 9

Conociendo la voluntad de Dios

Vivir fuera de la voluntad de Dios nos pone en peligro; vivir en Su voluntad nos vuelve peligrosos. —Erwin McManus

Parte de crecer en Cristo es aprender que tenemos una parte que desempeñar. Sí, es el increíble poder de Dios el que nos transforma, pero nosotros participamos en el proceso transformativo. Aunque Dios podría intervenir en nuestras vidas de modo que no tuviéramos que hacer nada, no lo hace así: somos libres para tomar nuestras propias decisiones.

Con frecuencia mostramos impaciencia en nuestras vidas y queremos obtener el resultado más rápido de lo que es razonable. Queremos estar en nuestra mejor forma apenas después de haber ido al gimnasio una semana. Queremos ascender en la escala profesional después de haber estado en un puesto por un mes. Queremos tener amistades de toda la vida poco después de habernos hecho amigos. Estos deseos solo se cumplen después de que nos hemos esforzado. Después de que hemos sido constantes en el gimnasio, trabajado duro en nuestro empleo e invertido en nuestras amistades, entonces obtenemos resultados.

Encontramos un ejemplo semejante en la Biblia en Romanos 12:2”No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta”.

Suena increíble, ¿cierto? Nos encantaría ser capaces de discernir Su voluntad mientras vivamos en la tierra. Y este versículo nos dice que realmente podemos hacerlo. Sin embargo, tenemos que tomar la decisión de no amoldarnos al patrón de este mundo, sino, en su lugar, ser transformados interiormente primero.

A nosotros, que creemos que podemos “comprobar” cuáles son los planes de Dios y luego vivir nuestras vidas del modo que queramos, nos parece un poco que está al revés, ¿no? Si estamos viviendo por nosotros mismos y no permitiendo que Dios nos transforme, ¿Cómo es posible saber cuáles son los planes de Dios? Esto no significa que tomamos decisiones perfectas en nuestra búsqueda de seguir a Jesús. Lo que significa es que estamos buscando a Jesús. Mientras lo hacemos, Jeremías 29:13 dice que lo encontraremos. Y cuando lo encontremos, empezaremos a ver Sus propósitos y planes puestos delante de nosotros.

Seamos claros: no hacemos nada para ganar nuestra salvación. Jesús pagó por ella de una vez por todas al morir en la cruz. Sin embargo, cuando se trata de cultivar nuestra fe, nos toca una parte.

En los próximos tres días de este plan, revisaremos otros pasajes de la Biblia en los que participamos primero antes de cosechar los beneficios espirituales enlistados.

Reflexiona

¿Sientes que te has “amoldado” a los patrones del mundo? ¿En qué áreas de tu vida ves esto? Pídele a Dios que te muestre en qué has elegido seguir los caminos del mundo en lugar de buscar a Dios.

Citas Bíblicas para estudiar:

Jeremías 29:13
Mateo 7:7
Romanos 12:1-2

Amén

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACIÓN DIARIA