Dar el pecho protege contra el Cáncer de Mama

Continuamos en el mes de Sensibilización sobre el Cáncer de Mama, y es importante conocer factores atenuantes, como que la lactancia materna reduce el riesgo de Cáncer de Mama.

Varias investigaciones hablan del efecto protector de la lactancia materna sobre ésta enfermedad. Se ha demostrado que amamantar reduce el riesgo de Cáncer de Mama, el tumor más frecuente entre las mujeres.

Nuevos estudios…

Un nuevo estudio profundiza sobre el tema añadiendo que las mujeres que dan el pecho, si son diagnosticadas de un tumor de mama, tienen más probabilidades de tener el subtipo luminal A, que es menos agresivo.

Los resultados de este nuevo trabajo publicado en el Journal of the National Cancer Institute señalan que las mujeres que dan el pecho podría tener un 30% menos de riesgo global de un cáncer recurrente.

Es decir, si son diagnosticadas, lo más probable es que tengan el tipo de tumor más común de todos los cánceres de mama, que son los menos propensos a metastatizar, son tratables con terapia hormonal, y generalmente obtienen mejores resultados, reduciendo además el riesgo de que la enfermedad vuelva a aparecer.

Además de la disminución del riesgo de recurrencia del cáncer de mama, según el estudio, las mujeres que amamantaron también tenían un 28% menos de probabilidades de fallecer a causa de la enfermedad.

También se cree que durante el amamantamiento un factor de crecimiento en el cuerpo se modifica, por lo que se previene el crecimiento de las células cancerígenas del pecho.

Podemos modificar su curso…

Esto no quiere decir que si das el pecho es imposible desarrollar un cáncer de mama. Hay factores que no se pueden cambiar (hereditarios, hormonales, enre otros), pero la lactancia materna es una variable que sí podemos modificar y que además de estar dándole lo mejor al bebé, también es beneficioso para reducir el riesgo de cáncer de mama en la madre.

¿Por qué podría darse este fenómeno? ¿Por que el cáncer sería menos agresivo en las mujeres que amamantan? Según J. Bette Caan, autor principal del estudio,

«La lactancia materna puede aumentar la maduración de determinadas células (ductales) en el pecho, que los hace menos susceptibles a los carcinógenos o facilitar la excreción de sustancias cancerígenas, y dar lugar así a tumores de crecimiento más lento».

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

EMBARAZOLACTANCIA MATERNAMATERNIDAD