De la mano de Jesús: Día 7 – 1 Pedro 2 – Mar 17

¿Necesitas un milagro?

Isaías 53: 4-5: “Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido. Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.”

Isaías profetizó la obra salvadora de Jesús en la Cruz aproximadamente 700 años antes de su venida y fue muy explícito al incluir la obra de sanidad y libertad dentro de la obra salvadora de Jesús por nuestros pecados. Isaías dijo: “Ciertamente”, no dijo “tal vez” o “me parece” o “si es Su voluntad”, nada de eso, por el contrario con total certeza y audacia profetizó que el Mesías al morir como nuestro sustituto en la Cruz, no sólo perdonaría nuestros pecados sino que también sanaría nuestras enfermedades y dolores. Venía todo dentro del mismo paquete. La sanidad y libertad venían dentro del mismo regalo de la Salvación. 

Luego, uno de los discípulos de Jesús señaló que los milagros que Él hacía eran en directo cumplimiento de ésta profecía de Isaías. Mateo 8:17: “para que se cumpliese lo dicho por el profeta Isaías, cuando dijo: El mismo tomó nuestras enfermedades, y llevó nuestras dolencias.”

Años más tarde, cuando ya Jesús había resucitado, Pedro escribe en su carta confirmando que la sanidad y el perdón de nuestros pecados venían dentro del mismo regalo de la Salvación. 1 Pedro 2:24: “quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados.”

Me parece muy interesante hacer un paralelismo entre Isaías y Pedro. Uno es antes de la Cruz y el otro después de la Cruz. Isaías dice “por su llaga FUIMOS nosotros curados” Y Pedro dice “por cuya herida FUISTEIS sanados.” Si notamos el tiempo verbal Pedro nos habla de una obra consumada, terminada, completa. 

Tan cierto como que Jesús murió en la cruz por nuestros pecados, de la misma manera murió en la cruz por nuestras enfermedades y dolencias. Todas las bendiciones del Cielo para el ser humano vienen en un solo paquete: JESÚS! En Jesús encontramos todo lo que necesitamos: Salvación, Sanidad y Libertad! De la misma forma que al encender un fuego no se puede separar la luz del calor, de la misma manera tampoco se puede separar la Salvación de la Sanidad dentro del Evangelio, viene todo en el mismo paquete. Luz y calor son intrínsecamente inseparables en el fuego, de la misma manera la Salvación y la Sanidad son intrínsecamente inseparables en el Evangelio. Jesús saldó la deuda de pecado que teníamos con Dios y a cambio nos ofrece Salvación, que incluye Sanidad y Liberación. 

Cuando obedecemos el mandato de Jesús de orar por los enfermos y oprimidos por el diablo (Marcos 16:17-18) cosas comienzan a suceder y eso no se debe a nosotros, o a nuestra santidad, sino exclusivamente a Su fidelidad a su Palabra. Los milagros, sanidades y liberaciones son la prueba de que Jesús es quien dijo ser y que Él es fiel a Su Palabra.

Por eso, quiero invitarte a orar juntos, unir mi fe a la tuya en oración y pedirle a Dios que sane toda enfermedad y opresión en tu vida en el Nombre de Jesús. No es tan importante las palabras que uses sino que ores con fe de todo corazón a Aquel que murió por amor a ti! Aparta unos momentos en oración para pedir a Dios por tu sanidad. Pide confiadamente porque Él tiene cuidado de nosotros:

Señor Jesús, vengo a ti en éste día

para pedirte un milagro en mi cuerpo 

gracias porque moriste en la Cruz por mis pecados 

y llevaste todas mis enfermedades y dolencias 

te ruego Dios que esa obra consumada en la Cruz 

se haga realidad completa en mi vida y en mi cuerpo

sáname de__________________________

en el Nombre de Jesús te lo ruego Dios. Amén

Continúa por unos momentos más con tus propias palabras pidiéndole tu milagro a Jesús, Él llegará justo a tu lado, te tocará y podrás sentir su abrazo de amor que te rodea y te levanta. Oro que recibas sanidad ahora en el Nombre de Jesús!

Citas Bíblicas para estudiar:

Isaías 53:4-5
Mateo 8:17
1 Pedro 2:24
Marcos 16:17-18

Amén

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACIÓN DIARIA