DEPORTE: Conoce los beneficios de practicar Karate

Es un error creer que es demasiado tarde para aprender algo nuevo. Para una mente saludable y para la autoestima, es recomendable explorar la propia capacidad de aprendizaje y dejarse sorprender por los nuevos caminos que hay por explorar en cuanto a hobbies, recreación y actividad. ¿Qué beneficios tiene el karate para la vida actual? En un mundo tan lleno de estímulos, aprender a estar presentes y conscientes de nuestras emociones y pensamientos es un reto. Estas son habilidades muy deseables en la actualidad para mantener la paz y rendir con eficiencia y de forma saludable.

 ¿Qué beneficios tiene el karate para la vida actual? 

En un mundo tan lleno de estímulos, aprender a estar presentes y conscientes de nuestras emociones y pensamientos es un reto. Estas son habilidades muy deseables en la actualidad para mantener la paz y rendir con eficiencia y de forma saludable.

La práctica de estas disciplinas puede ayudarnos a vivir ciertas emociones que quizá nos cueste expresar, como la ira o el enfado

¿Cuáles son los beneficios del karate para los niños? ¿Para los adolescentes? ¿Y para los adultos? 

Cada niño es diferente y se beneficia de manera diferente. Algunos niños aprenden a concentrarse mejor, otros a controlar su cuerpo para no hacerse daño ellos mismos, y todos pueden aprender a manejar la frustración de formas adecuadas si encuentran instructores con las cualidades para propiciarlo. Al final ellos se divierten montones porque la práctica gira alrededor del juego donde no se dan cuenta que están aprendiendo todas estas cosas de nombres tan raros para ellos.

En cuanto a la adolescencia, los retos no son menores. Es una etapa en la que la vida social es de suma importancia y el Dojo es el lugar idóneo para encontrar amigos con valores que aportan positivamente; es un espacio donde el respeto es primordial, por lo que cada uno puede expresar su personalidad con libertad entendiendo los límites adecuados para hacerlo.

“Son un camino de autoconocimiento; puedes sentir y actuar en lugar de reaccionar”

Cuando somos adultos, podemos agobiarnos con las responsabilidades y hacer de lado nuestro bienestar, autoestima y diversión porque creemos que hay cosas más importantes. Lo cierto es que para poder rendir en todo aquello que es tan importante, es necesario primero cuidarnos desde el interior. La práctica de karate nos brinda un espacio que combina meditación, actividad física y la posibilidad de socializar y salir de la rutina.

¿Por qué practicar Karate?

El Karate como Arte Marcial permite al que lo practica no sólo un correcto desarrollo físico, sino también, sin tener en cuenta la edad o el sexo del practicante, un mejor conocimiento de sí mismo, profundizando en el interior, activando valores que hoy día están algo modificados en sus orígenes.

El compañerismo, la solidaridad y sobre todo sentir el sacrificio y el esfuerzo en nuestros entrenamientos diarios nos acercarán un poco más a conocernos  interiormente.

El Karate puede ser practicado a cualquier edad y por personas de ambos sexos. Siendo la finalidad más importante conseguir un perfecto equilibrio entre el cuerpo y la mente.
Todos somos iguales en un «TATAMI», el afán de superación y la autoestima empieza por entender y aceptar nuestros propios errores y comenzar a superarlos en el día a día y sin reparar esfuerzo.

El Karate, dependiendo de la edad del practicante sobre todo, puede ser entendido como deporte, como defensa personal, como educación física, incluso como educador psíquico, pero sobre todo y en su total desarrollo se convierte en «DO» o camino de vida.

Muchos son los Beneficios que médicos y psicólogos han atribuido a la práctica de las Artes Marciales, pero a veces una información errónea hace pensar a las personas que no conocen directamente la profundidad del Karate que es un deporte violento, en el que lo más importante es humillar al adversario venciéndolo; pues bien, al igual que cualquier otro deporte, lo más importante es la superación interior del individuo en su lucha interna contra si mismo.

Desarrollar las voluntades, la constancia, el deseo de superación personal, la humildad para aceptar nuestras propias limitaciones y una gran capacidad de superación física, así como una excelente flexibilidad articular, además de muscular, que nos permite estar más activos y despiertos. La canalización de la agresividad por medio del esfuerzo nos permite liberar tensiones acumuladas y nos predispone por medio de la relajación al comienzo de una aptitud ante lo que nos rodea.

*Dojo: lugar donde se practican artes marciales.

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

RELACIONES – SALUD – SALUD DE LA A-Z – SALUD SEXUAL