Dios contra la Ansiedad: Día 3 – Isaías 12:2 – Abr 20

La ansiedad es impredecible. Un minuto estás bien. Y al siguiente, estás teniendo una ráfaga de debilitante caos emocional y mental. Respiras profundamente. Cierras tus ojos. Practicas las respuestas físicas que has aprendido que te calman cuando eres atacado por la ansiedad. Pero la ansiedad no sólo nos impacta físicamente. Se apodera de todo.

Es por esto que debemos asociar nuestras respuestas físicas con verdades espirituales que nos ayudan a cambiar el enfoque. Nuestra mente tiene que encontrar descanso. La Biblia nos ayuda a recalibrar y a calmar nuestros corazones.

Primero, tenemos que armarnos con la Escritura cuando estamos en el estado de ánimo correcto para que cuando el ataque llegue, estemos listos para luchar. Memoriza las Escrituras que puedes usar como armas cuando esas olas de ansiedad golpean. Esos versículos nos recuerdan la verdad sobre Dios y ponen nuestros ojos lejos de lo que nos lleva a lugares oscuros.

Isaías 12: 2 nos dice que podemos confiar en que Dios nos libra, y no tenemos miedo. ¿Qué tan poderoso es eso? No tenemos que temer. Podemos confiar en Dios. Él nos librará. Él es Señor. Está por encima de todo, y nos puede rescatar, no importa lo lejos que sentimos que hemos ido. El está aquí.

Cuando llenamos nuestras mentes con declaraciones como estas, le permitimos a Dios quitar la carga de nuestros corazones agobiados y darnos descanso. Estas declaraciones también nos dan la fuerza para luchar y ganar las batallas que llegan a nosotros.

Repite estas afirmaciones hasta que sientas que pasan las olas de ansiedad porque la verdad repetida nos libera de las mentiras de la ansiedad.

Dios desea este tipo de dependencia de nosotros. Nosotros no tenemos que esperar una batalla mental traumática para meditar en Su Palabra. Sé que cuando mi mente se enfoca en la verdad de las Escrituras, los desencadenantes que me abrumaron tienen menos poder (ver Romanos 8: 6).

Ve a Dios por medio de Su Palabra. Deja que tome tus pensamientos y sane la ansiedad que en tu alma que se asienta bajo la superficie. Entrégale a Él tu miedo. Confía en Él para liberarte.

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACIÓN DIARIA