Dios tiene la última palabra: Día 3 – Lucas 6:45 – Mar 4

Ruega a Jesús (Parte A)  

Ayer aprendimos que primero debemos oír de Jesús. Hoy tocaremos la segunda parte de esta búsqueda y es rogarle a Jesús. San Lucas 7:3 nos dice que el centurión envió a rogarle a Jesús. Quiero que prestes atención en algo que será revelador. El envió gente a rogarle a Jesús en dos oportunidades; primero envió a unos judíos y luego a unos amigos.

Esta es una forma de mostrarnos que nuestra desesperación debe ser convertida en una oración profunda y entrañable llamada ¡RUEGO!.

Hoy vamos a centrarnos en el primer ruego y mañana tocaremos estudiaremos el de sus amigos. Estos judíos van a rogarle a Jesús “… Y ellos vinieron a Jesús y le rogaron con solicitud, diciéndole: Es digno de que le concedas esto; porque ama a nuestra nación, y nos edificó una sinagoga.”(Lucas 7:4-5 RVR1960y cada una de estas palabras muestran lo que ellos creían en su corazón (Lucas 6:45 RVR1960). Ellos piden a Jesús un milagro alegando que el centurión lo merecía porque amaba a los judíos, y eso lo demostraba la sinagoga que les había construido.

Tantas son las oraciones que no encuentran la respuesta esperada y todo se debe a no saber cómo obra Dios. Sepa que Dios no nos responde conforme a nuestros méritos ni obras, sino a su Gracia y Misericordia. A veces creemos que por realizar ciertos ritos, caminatas o “sacrificios personales” podemos llegar a conseguir respuesta de parte de Dios. La confusión de habernos considerado buenos en la vida por acciones altruistas, o los grandes logros terrenales como estudios, carreras o bienes recibidos, nos han hecho creer que aun así Dios nos va a responder. Ni aun nuestros mejores años de servicio a Dios pueden lograr eso, porque no se trata de nuestros méritos sino de los de Jesucristo.

Llegamos en ocasiones a creernos dignos de que nos conceda esto. La Biblia dice “Como está escrito: No hay justo, ni aun uno;…” (Romanos 3:10 RVR1960) por lo tanto debemos comprender y aceptar que Dios responde a todos por lo que Él hizo por nosotros y no por lo que nosotros hicimos, hacemos o podremos hacer. Finalmente vemos que ese ruego no dio ningún resultado. Aun así, no olvides, Dios tiene la última palabra.

Oración: 

Señor reconozco que sólo Tú puedes hacer un milagro y nada de lo que yo pueda hacer logrará tu respuesta, son tu gracia y misericordia las que me sustentan hoy. Respóndeme conforme a los beneficios provistos por ti en la cruz. Amén.

Citas Bíblicas para estudiar:

Lucas 1:1-10
Lucas 6:45
Romanos 3:10

Amén

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACIÓN DIARIA