Dirección Divina: Día 2 – Hebreos 12:1-2 – Feb 22

Deténgase

Una de las mejores decisiones que puede tomar cuando sienta el impulso o enfrente un dilema de alto riesgo es la decisión de detenerse. Haga una pausa. Ore por dirección. Consúltelo con la almohada. Obtenga algo de sabiduría santa de las personas en quienes confía e imagínese los posibles resultados. Luego, pregúntese: «¿Esto es algo que debería detener del todo?

La mayoría de las personas tenemos buenas intenciones o, al menos, algún tipo de justificación para las cosas que hacemos e, incluso, algunos parecemos sorprendernos cuando nos encontramos muy lejos de la dirección en que queremos ir. Los grandes cambios de la vida (tanto los negativos como los positivos) rara vez suceden sin una serie de decisiones apiladas una encima de la otra como dominoes interminables.

¿Ve cómo el hecho de detenerse puede ser una de las cosas más productivas que podemos hacer? Cuando se detiene a hacer un balance de dónde se encuentra y adónde quiere ir, entonces, puede decidir cómo moverse hacia su destino.

¿Qué puede detener con el fin de moverse más cerca de la dirección divina de Dios?

¿Está haciendo algo que lo está llevando hacia una dirección a la cual no quiere ir (o a la cual Dios no quiere que vaya)? ¿Qué necesita para detenerse del todo? ¿Una adicción a las redes sociales, al licor, a la pornografía, a la aprobación o al trabajo? ¿Una relación nociva? ¿Una actitud de juicio? ¿Qué puede detener con el fin de moverse más cerca de la dirección divina de Dios? Trate cada elección como si fuera el próximo trampolín hacia su destino.

Cuando un comportamiento o una relación nos lleva a una dirección que sabemos que nos está alejando de la historia que queremos contar, debemos hacer una pausa, no solo para considerar las consecuencias, sino también para elegir detenernos de viajar en la dirección equivocada. Probablemente haya escuchado la palabra «arrepentirse». Una de sus definiciones literales es volverse. Cuando nos arrepentimos, nos detenemos de ir en una dirección y volvemos a Dios y Su camino para nosotros.

En este sentido, detenerse significa en realidad caminar hacia una nueva dirección. Podría necesitar caminar hacia la responsabilidad, el perdón, los amigos correctos o un nuevo lugar para vivir.

Pregúntese:

1. Si tomo la decisión que estoy considerando, ¿adónde me llevaría?

2. ¿Qué puedo detener con el fin de moverme más cerca de la dirección divina de Dios?

Citas Bíblicas para estudiar:

Hebreos 12:1-2
Hechos 3:19-20
Proverbios 28:13
Juan 8:3-11

Amén

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACIÓN DIARIA