Dirección Divina: Día 4 – Filipenses 3:13-1 – Feb 24

Vaya

¿Siente que algo nuevo está sucediendo en su vida? ¿Quiere algo diferente? Aunque no lo sienta ahora, siempre es una buena idea mantener el corazón preparado para el cambio porque es una garantía.

Hemos hablado sobre comenzardetenerse y permanecer. Algunas veces la mejor decisión que puede tomar para encontrar la dirección de Dios es ir.

A menudo somos llamados a mantenernos firmes cuando aumenta la presión, pero muchas veces debemos arriesgarnos. ¿Se siente inquieto donde está? Dios puede haber sembrado en usted un deseo divino para servirle de una manera sorprendente. Tal vez lo ha inspirado con un grupo específico de personas, una idea, un problema o un lugar. Tal vez lo está llamando a irse. Haga caso a esa corazonada y vea hacia dónde lo lleva, reciba con los brazos abiertos la aventura. La mejor manera de dar un paso de fe es correr con ventaja.

Hay una gran historia en el Antiguo Testamento sobre Abram y Sarai (llamados después Abraham y Sara) que ilustra el «irse» de manera perfecta. En Génesis 12 Dios habló a Abraham. En esa época, Abram estaba viviendo en un pueblo llamado Harán, pero él era de una ciudad llamada Ur de los caldeos. En Ur, el pueblo natal de Abram, las personas adoraban a Nannar, dios falso de la luna.

Lo relevante es que el único y verdadero Dios eligió revelarse a Abram. Dios le dio a Abram una orden muy simple y directa: aléjate de todo lo que hayas conocido. «Deja tu tierra, tus parientes y la casa de tu padre, y vete a la tierra que te mostraré» (Génesis 12:1 NVI 1984, hago énfasis en: Deja y vete).

Para avanzar hacia su destino, puede que deba alejarse de su seguridad.

Para ir a otro lugar, debe dejar aquel en el que está. Debe dejar lo conocido, lo cómodo, lo predecible, lo fácil. Para avanzar hacia su destino, puede que deba alejarse de su seguridad.

¿Quién sabe hacia dónde pueda llevar Dios su historia si se lo permite? Un día, en algunos años, mirará hacia atrás en su vida y verá la historia completa. ¿Cómo va a ser? «Sentí como si Dios me llamara, pero me asusté, así que no hice nada» o ¿tendrá una aventura llena de fe para contar? La diferencia radica en que vaya o no cuando Dios le diga: «Vaya».

Pregúntese: 

¿Qué me está pidiendo Dios que deje? ¿Hacia dónde me está pidiendo ir?

Citas Bíblicas para estudiar:

Génesis 12:1-4
Marcos 16:15
Santiago 4:17
Salmos 32:8
Filipenses 3:13-14

Amén

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACIÓN DIARIA