OTROS ARTÍCULOS

La Diabetes y la vista

La diabetes es una enfermedad que, por desgracia, puede tener repercusiones en todo nuestro organismo. Eso incluye el sentido de la vista, el cual se puede ver afectado notablemente debido a ella.

Se trata de una enfermedad crónica en la que nuestro cuerpo no es capaz de producir o de utilizar la insulina. La insulina es la ‘llave’ que permite que la glucosa pase de la sangre al interior de las células. Cuando esto no ocurre, la glucosa aumenta su concentración en sangre.

Según la Organización Mundial de la Salud, en el mundo hay en torno a 422 millones de diabéticos. De hecho, se cree que, en el año 2030, la diabetes será la séptima causa de mortalidad.

La incidencia sigue aumentando debido a nuestro estilo inadecuado de vida. La dieta y el sedentarismo juegan un papel muy importante en el desarrollo de esta patología, aunque también influyen otros factores, como la genética.

Se estima que en torno a un 15 % de los diabéticos tipo 1 y casi un 40 % de los tipo 2 sufren retinopatía diabética. Es una complicación que se produce en los ojos y que conlleva una pérdida progresiva de la visión. En este artículo te explicamos cómo influye la diabetes en la vista.

¿Cómo afecta la diabetes a la vista?

La diabetes, como ya hemos mencionado, trae consigo un aumento de los niveles de glucosa en sangre. Esto, en momentos puntuales, no tiene por qué producir ningún daño a la vista.

No obstante, cuando la diabetes no está bien controlada y la glucosa se mantiene alta mucho tiempo, se puede producir un daño en los vasos sanguíneos de todo el organismo. De hecho, esto suele ocurrir frecuentemente en personas que aún ni siquiera saben que son diabéticos y no se controlan.

Al principio, lo que sucede es que la glucosa hace que se filtre líquido en los tejidos. Es lo que se conoce como edema, que se traduce en una hinchazón de cualquier zona por acúmulo de ese líquido.

Además, la diabetes mal controlada también estimula la formación de nuevos vasos sanguíneos en el ojo. Estos vasos son débiles, por lo que tienen tendencia a romperse y a producir un sangrado. Suelen formarse en torno a la retina, lo cual es una de las causas de que la visión se altere.

También es cierto que la diabetes puede hacer que aumente la presión dentro del ojo. Todas estas situaciones (el aumento de presión, la creación de vasos débiles y el edema), acaban provocando que la vista se altere.

Las enfermedades de la vista que principalmente se relacionan con la diabetes son:

  • La retinopatía diabética.
  • Las cataratas.
  • El edema macular.

Te explicamos en qué consiste cada una de ellas.

Retinopatía diabética

La retinopatía diabética consiste en un daño de la retina, que es el tejido del ojo sensible a la luz que permite la visión. Se trata de una patología progresiva en la que, al principio, aparecen pequeñas zonas de inflamación en los vasos sanguíneos que aportan sangre a la retina.

Conforme va pasando el tiempo, estos vasos se obstruyen y se va reduciendo el flujo sanguíneo que llega a esta zona. Ante la falta de sangre oxigenada, el cuerpo hace que se creen nuevos vasos sanguíneos para poder nutrir a la retina.

El problema es que los nuevos vasos que se crean son débiles y tienen mucha tendencia a romperse. Cuando esto ocurre, la presencia de sangre en esa zona hace que la visión se altere, ya que impide que la retina esté en las condiciones necesarias.

El síntoma más típico es la visión borrosa o la visión continua de manchas. Además, la vista se va perdiendo gradualmente e, incluso, hay zonas donde se pierde completamente.

Cataratas por la diabetes

Las cataratas consisten en que el cristalino, que es esa lente transparente del ojo que permite que los rayos de luz pasen correctamente, se vuelve opaco y no deja pasar la luz. Esto se produce porque el cristalino toma el exceso de glucosa que hay en el cuerpo para transformarlo en sorbitol, una sustancia que, al acumularse en el cristalino, le genera opacidad.

Edema macular por diabetes

La mácula es la parte del ojo que nos permite ver con detalle y también es responsable de la visión central. El edema macular consiste en una acumulación de líquido en torno a la mácula por la diabetes. Debido a esto, tampoco se puede llevar a cabo el proceso de visión correctamente.

En conclusión

Son muchas las alteraciones que se producen a nivel de la vista como consecuencia de la diabetes. Por eso, es importante cuidarse y acudir al médico ante cualquier duda. Es necesario llevar un control estricto del nivel de glucosa para evitar todas estas situaciones.

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

SALUD – SALUD DE LA A-Z

Amor es Una Persona: Día 8 – Romanos 12:9 – May 4

“El amor no se deleita en la maldad, pero se regocija en la verdad.” 1 Corintios 13:6

Leemos superficialmente esta Sagrada escritura jamás considerando que nos deleitamos con la maldad. ¿Pero será que nuestros juicios contra los demás serán eso mismo—maldad? 

“El obtuvo lo que merecía.” 

“Le sirve bien…” 

“Lo tenían ganado.” 

Estas son palabras y pensamientos que el Espíritu Santo jamás inspiraría. He estado allí muchas veces—estando de acuerdo con la maldad y agregando a su poder. 

Esto es lo que he aprendido: cada persona en el mundo es completamente amada por Dios. El ama a todos de la misma manera como Me ama a mí, sin importar lo que han hecho. El pecado es pecado es pecado, incluso mis pensamientos malvados. Todo el pecado nos separa de Dios, de amor.  

1 Corintios 13:7 Nos ofrece una solución a estos pensamientos malvados: 

“El que ama es capaz de aguantarlo todo, de creerlo todo, de esperarlo todo, de soportarlo todo.”  

El amor debe ser el punto de partida de nuestros pensamientos y actitudes hacia los demás—el peor delincuente o nuestro adolescente resistente. El amor se enfoca en su corazón en lugar de su comportamiento. Esta activación de nuestro amor no debe excusar la conducta de tu prójimo; en vez, debe darnos ojos espirituales para ver a la persona detrás de su dolor. 

Nuestro amor hacia el otro es un lugar seguro de refugio que cubre actitudes malas y conducta decepcionante con una cobertura de compasión y gracia en lugar de expresar nuestras evaluaciones santurronas. La verdad, hablada sin amor, es un arma hiriente y aplastante. 

Puede que estés pensando, “Pero es que no conoces a mi esposo mentiroso, mi adolescente desafiante, o mi compañero de trabajo odioso.” 

Hasta en el rostro del conflicto con la persona más difícil, podemos tomar un respiro profundo del Espíritu de Dios el cual nos dará habilidad de creer lo mejor ellos, para verlos con Sus ojos. Amor escoge responder con gracia en lugar de reaccionar emocionalmente. ¿Porque más lo diría esta sagrada escritura, si no fuera posible? 

El amor jala al otro en gracia conforme traemos a esas personas y sus problemas a las manos vivientes y amorosas de Dios quien es la única solución a nuestras relaciones difíciles. La astilla en el ojo del otro rápidamente disminuye conforme nos encargamos de la viga en nuestro propio ojo. 

Dios nos invita a dar un paso hacia el seguro refugio de Su amor, trayendo a esas personas difíciles con nosotros.  

Sola bajo su protección podemos vivir tranquilos, pues nunca deja de cuidarnos…” Salmos 91:4

Citas Bíblicas para estudiar:

Proverbios 10:12
Proverbios 17:9
Romanos 12:9
Romanos 12:21
Efesios 5:1-2
1 Pedro 4:8
Mateo 7:3-5

Amén

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACIÓN DIARIA

En Guía, Salud y Vida, te invitamos a revisar nuestros artículos de interés:

DIRECTORIO MÉDICO – SALUD – BELLEZA – FITNESS – BEBE Y MAMÁ – MENTE SANA

Pero Dios… – Romanos 5:8 – Nov 28

0

Hay una pequeña frase en la Biblia que me entusiasma cada vez que la encuentro. Son sólo dos pequeñas palabras, pero se encuentran a lo largo de la Biblia y probablemente es una de frases de dos palabras más poderosas en ella. Es simplemente esto: Pero Dios . . .

Mientras revisamos la Biblia, leemos de manera constante reportes desastrosos de las cosas terribles que el diablo ha planeado para el pueblo de Dios. Entonces vamos a esta pequeña frase, Pero Dios . . ., y la próxima cosa que leemos es una victoria. En la escritura de arriba, se menciona el hecho de que todos somos pecadores, una condición que merece castigo y muerte.

La frase Pero Dios . . . interrumpe el proceso El amor de Dios entra en la situación y cambia todo.

Mientras que éramos pecadores, Cristo murió por nosotros, y al hacer eso, probó Su amor por nosotros. Él probó que Su amor interrumpe la devastación del pecado. Cuando Dios me llamó al ministerio, la gente me decía: «Joyce, en el grupo de nosotros hemos estado hablando y sentimos que no hay manera en la que alguna vez vayas a ser capaz de hacer lo que dices que Dios te ha dicho que vas a hacer. No sentimos que tu personalidad sea la adecuada para este tipo de trabajo.» Aún recuerdo lo mal que me sentí cuando ellos me dijeron esas cosas.

Estaba lastimada y desmotivada… pero Dios me había llamado, y me había capacitado.

Dios vio valor en lo que otros pensaban que no era ni siquiera utilizable. Él me ayudó y hará lo mismo por usted.

Del libro «New Day, New You» de Joyce Meyer.

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACIÓN DIARIA

Atrévete a pedir: Día 7 – Oseas 2:14 – May 10

El gemido del desierto

Oseas y Gomer. Una historia de amor que baila entre dos historias; la narración humana de Oseas y su esposa infiel, Gomer, y su contraparte profética entre Dios y su pueblo infiel, Israel.

El versículo más famoso en esta historia se encuentra en el oxímoron misterioso de Dios “seduciendo” Israel al desierto.

La palabra “seducir” significa atraer o tentar y hay una connotación romántica que se encuentra en esta palabra. ¿Por qué es que Dios nos persigue hasta el desierto? ¿No es cierto que el desierto es un lugar de muerte, sequía, y calor insoportable?

En el desierto no hay pretextos, ni excusas. Somos confrontados con la realidad de nuestras vidas desenmascaradas y desnudas. Hasta incluso, a veces puede chocarnos al ver la farsa que ha sido nuestra realidad. No hay sonidos que compiten, ni distracciones y somos forzados a lidiar con lo que sea que vemos dentro de nosotros mismos.

El tiempo en el desierto es un tiempo necesario de afilamiento agudo, un tiempo de preparación para el tiempo que se aproxima a nuestras vidas.

¡Las promesas que vienen a aquellos que son seducidos al desierto son abundantes y verdaderamente maravillosos! Hay una promesa de productividad (Oseas 2:15) donde seremos renovados y restaurados.

Tal vez es tiempo de dejar de temer los tiempos en el desierto y empezar a aprovecharlos como unos de los privilegios más grandes y saber que los tenemos que pasar porque Dios tiene más para nosotros. Él tiene cosas nuevas cuando estamos dispuestos a pasar por el tiempo de preparación que es necesario para la etapa que sigue.

¿Te atreves a pedir por tiempos en el desierto?

Citas Bíblicas para estudiar:

Oseas 2:14-15

Amén

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACIÓN DIARIA

Perdona lo que no puedes olvidar: Día 4 – Efesios 4:26 – Ene 23

Acerca de mi ira 

Incluso cuando preparamos nuestros corazones por adelantado como discutimos ayer, habrá momentos en los que llegaremos al final del día y no podremos deshacernos de lo heridos que estamos. 

En el pasado, esto es cuando yo recurría y, desafortunadamente, abusaba de Efesios 4:26-27. Era tan conveniente sacar ese pasaje cuando alguien quería ir a la cama y yo todavía quería hablar de lo que estaba causando el conflicto.

«¡Oh, no! Ahora no has de decirme que el tiempo de hablar se acabó. Tenemos que seguir hablando porque la Biblia claramente dice: “No permitan que el enojo les dure hasta la puesta del sol”».

Pero recientemente noté las palabras: «que el enojo les dure». Entonces, esto no significa que hay que resolver todos los problemas relacionales antes de las 9:00 p.m. Se refiere a mi ira, y no a nuestra frustración.

Es como si el escritor de Efesios, Pablo, dijera: «Tienes que lidiar con tu enojo. No te acuestes en tu cama ni dejes que te consuman los pensamientos. Si lo haces, saldrá de tu boca y revelará quién o qué te está dominando».

Cuando busqué por primera vez la palabra «enojo» en la Biblia, me encontré en Génesis 4:2-8 donde encontramos el primer conflicto relacional en las Escrituras en la historia de Caín y Abel.

Conozco la historia de estos dos hermanos desde hace años, pero me he perdido un detalle muy importante. Entre que Caín se enojó porque Dios no aceptó su ofrenda y mató a su hermano, el Señor vino y habló con él. «Entonces el Señor le dijo: «¿Por qué estás tan enojado? ¿Por qué andas cabizbajo? Si hicieras lo bueno, podrías andar con la frente en alto. Pero, si haces lo malo, el pecado te acecha, como una fiera lista para atraparte. No obstante, tú puedes dominarlo.» (Génesis 4:6-7).

Y de repente no es tanto una historia sobre Caín y Abel; Dios me está hablando. Me está mostrando que lo que dejo que consuma mi mente, sale por mi boca, revelando la verdadera fuente de lo que está impulsando mis decisiones.

Aquí es donde vemos esto en la historia de Caín y Abel:

  1. Mente: Caín se negó a humillarse y permitió que este enojo se inflame dentro de él.
  2. Boca: Caín no estaba dispuesto a dejar que el perdón saliera de sus labios.
  3. Lo que lo dominaba: El pecado que lo acechaba a la puerta dominó profundamente su corazón, a tal punto que mató a su hermano. Le permitió a sus sentimientos el derecho de dictar sus acciones, incluso después de que Dios hablara con él.

Qué poderoso recordatorio para no dejar que la ira y la frustración se desborden en mis pensamientos.

Esto es difícil cuando el dolor es muy reciente o la frustración es muy constante. ¿Pero no es Dios tan misericordioso que nos da estos versos en Efesios y vincula esta lección a algo que podemos ver todas las noches? A medida que el sol se pone, podemos recordar que es hora de hacer una pausa y dejar que Dios se ocupe de cualquier reacción fuerte o potencialmente dañina a las heridas que podrían consumirnos.

Podemos orar así: «Padre, necesito que tu perdón fluya hacia mí y a través de mí ahora mismo para que tu Espíritu pueda trabajar en mí y limpiar mi corazón». Esto no da poca importancia al asunto ni niega nuestro dolor; lo pone en las manos de Dios para que nos ayude a procesarlo mejor.

RESPONDE: 

Aunque la mayoría de la gente nunca llegaría tan lejos como lo hizo Caín, ¿Cuáles podrían ser algunos de los resultados devastadores de negarse a permitir que Dios se ocupe de nuestros sentimientos de enojo y falta de perdón? ¿Cuáles son algunas de las formas saludables en que puedes procesar las fuertes emociones que se agitan cuando estás herido?.

Citas Bíblicas para estudiar:

Efesios 4:26-27
Génesis 4:1-8

Amén

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACIÓN DIARIA

En Guía, Salud y Vida, te invitamos a revisar nuestros artículos de interés:

DIRECTORIO MÉDICO – SALUD – BELLEZA – FITNESS – BEBE Y MAMÁ – MENTE SANA

A mayor masa muscular, mayor sensibilidad a la insulina

0

La insulina es una de las hormonas más importantes en nuestro cuerpo. Su papel controlando el azúcar en sangre y su almacenamiento es increíblemente importante. Pero su producción y sensibilidad también está controlada por otros factores.

Entre ellos está la producción de músculo. ¿Por qué razón? ¿Y de qué manera? Generar músculo es tan importante como mantener un control férreo sobre lo que comemos. Al fin y al cabo, el músculo es el único tejido verdaderamente capaz de «activar nuestro metabolismo».

¿Qué relación existe entre el músculo y la insulina?

La insulina es una hormona segregada por el páncreas y encargada de movilizar azúcares en sangre, entre otras muchas cosas. Aparece como respuesta metabólica y genera, a su vez, una cascada de respuestas. La grasa, el exceso de azúcar y el sedentarismo generan una insensibilidad a esta sustancia.

Por el contrario, tener una buena sensibilidad a la hormona es mejor para nuestra salud, pues ayuda a controlar cómo responde nuestro cuerpo. Por el contrario, la insensibilización es una de las causas de la aparición de la diabetes. Por tanto, es importante mantener un control adecuado de la segregación y sensibilidad de esta hormona.

Photo 1475274110913 480c45d0e873

Por otro lado, la insulina incita a la activación y el consumo de azúcares en el músculo. Esto es importante porque el músculo es el máximo consumidor de energía del cuerpo. Además del propio consumo energético, el músculo también necesita de energía para seguir creciendo. En consecuencia, cuanto más músculo, más azúcares se consumen tanto a nivel estructural como a nivel metabólico.

En ese mismo proceso, el propio músculo promueve la acumulación de azúcar y su transformación en glucógeno muscular. Cuanto más músculo, menos acumulación de grasa, simplificando mucho el asunto, a partir del balance energético. Por otro lado, el gasto energético promueve una serie de señales metabólicas que ayudan a mantener la sensibilidad a la insulina.

¿Cómo gano músculo?

Cuando tomamos proteínas, muchos de los aminoácidos que digerimos van a parar al músculo, bien por cuestiones de reparación y mantenimiento, bien por la necesidad de generar nuevos haces. Tomar más proteína no significa generar más músculo por que sí, sino que necesitarás ciertas cantidades de este macronutriente si quieres generarlo. Y para poder hacerlo es indispensable hacer ejercicio.

Hasta donde sabemos, hace falta entre 1.2 y 1.8 gramos por kilo para permitir la hipertrofia (el sobrecrecimiento) muscular. La cantidad normal aconsejada de proteína diaria es de 1.6 por kilo, lo que significa unos 112 gramos para una persona adulta de 70 kilos, el doble de la cantidad diaria recomendada por la OMS.

diabetes

Pero, además, es importante hacer ejercicio. Si no, lo único que tendremos es un exceso de proteína que eliminaremos mediante el sistema excretor. Las proteínas se convierten en aminoácidos que formarán nuevas proteínas (como la miosina del músculo). Pero si hay un exceso de ellos, estos se convierten por la vía catabólica de los aminoácidos en amoniaco y, de ahí, a urea; que terminará en la orina.

Esto también es importante porque si tenemos un problema de ácido úrico, tomar exceso de proteínas podría tener consecuencias negativas, aunque para una persona sana no debería ser un problema. En cualquier caso, haciendo ejercicio, especialmente si es musculación, convertiremos esas proteínas en músculo, que es lo que nos interesa.

¿Qué gano teniendo con una buena sensibilidad de insulina?

La primera consecuencia, y la más importante, de tener unos buenos niveles de insulina es que nuestro cuerpo utiliza de forma más eficaz la energía, mejorando el control de azúcares y grasas disponibles en el cuerpo.

Al mantener mejores niveles energéticos, será más fácil sentirnos más vitales y con ganas de realizar más ejercicio. Los niveles de glucosa en sangre se mantendrán estables porque se almacenará de forma correcta en músculos e hígado y prevendrá de problemas en el corazón y otros de origen cardiovascular.

Photo 1482555556731 04fd7eb4d24d

También mejorará la absorción de proteínas en el tejido muscular, ya que el metabolismo promoverá la hiperplasia muscular, lo que hará que el músculo sea más potente e incluso aumente de tamaño y, en consecuencia, mejore la sensibilidad hacia la insulina en un ciclo delicado pero estable.

Por supuesto, no se almacenará tanta grasa debido a una correcta gestión energética mediada por unos niveles adecuados de insulina. El resto de hormonas dependientes de esta también mejoran su acción al existir una interacción eficiente, por lo que el metabolismo general del cuerpo se ve beneficiado de una correcta sensibilidad, y, por tanto, de una buena musculatura que ayude a regularla.

Para mas informacion, te invitamos a visitar nuestras secciones:

ALIMENTACIÓN – ALIMENTACIÓN SALUDABLE – SALUD – FITNESS

Piensa Bien, Vive Bien: Día 2 – Romanos 12:1-2 – Oct 5

La cultura del Reino

Por muchos años este pasaje me ha desafiado. Habla de darnos completamente en adoración a Dios, de entregarle nuestra vida en todos los aspectos. 

Cuando comencé a caminar con Dios, me di cuenta de que no podía edificar mi vida sobre ninguna de las culturas que conocía, fuera latina, argentina o australiana. A pesar de amarlas, ninguna de estas mentalidades era lo suficientemente amplia como para permitirme entrar a todo lo que Dios tenía para mi vida, mi familia y mi futuro. 

Fue en ese entonces cuando me di cuenta de que Jesús me había hecho heredero de una nueva cultura: la cultura del Reino. 

El Dios al cual servimos no es limitado, y es por eso que nos ha llamado a vivir una vida sin límites, conforme a su propia cultura. Pero parte del proceso para llegar a eso es la renovación de nuestra mente. 

El versículo 2 de Romanos dice “No se amolden al mundo actual”. ¿Qué significa? 

Muchos de nosotros creemos que esto se trata de nuestra forma de vestir o de nuestro corte de cabello, sin embargo, esto no tiene que ver con las apariencias. 

El versículo continúa y nos anima a que “seamos transformados” por la renovación de nuestra mente, de nuestra forma de pensar. Tu mentalidad habla más fuerte que tu exterior, grita más alto que tu apariencia. 

La palabra transformación es descrita originalmente como metamorfosis, un cambio de estado, el proceso por el cual algo se convierte en otra cosa, como un gusano en mariposa. En este caso, se trata de un proceso de madurez hacia el diseño que Dios pensó para nuestra vida. El Señor nos llama a pasar por una metamorfosis mental, para que aprendamos a pensar como ciudadanos del cielo y experimentemos todo lo que él tiene para nosotros. 

Citas Bíblicas para estudiar:

Romanos 12:1-2

Amén

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACIÓN DIARIA