OTROS ARTÍCULOS

Rut: Una gran historia de amor: Día 8 – Salmos 63:7 – Abr 1

Personas confiables – Parte 3

Booz simplemente quería ser generoso con Rut y no quitarle nada. Booz respondió a la pregunta de Rut alabando públicamente su carácter, su fe en Dios y la fidelidad que demostró hacia su suegra. Booz también oró por ella, a pesar de que acababa de conocerla, pidió que Dios la recompensara y protegiera. La oración de Booz es una de las muchas que aparecen en el libro; en cada una de estas plegarias pidió por alguien más; todas sus peticiones son respondidas al final del libro (1:8-9; 2:12, 20; 3:10; 4:1-12, 14).

Hay dos cosas muy curiosas en la oración que Booz hace por Rut. En primer lugar, no solo oró para que la fidelidad de Rut fuera recompensada por Dios, sino que también respondió a su propia oración. En esto, Booz es como Jesús, que oró para que los pecadores fueran perdonados mientras colgaba de la cruz y luego murió para responder a su propia oración y permitir el perdón.

En segundo lugar, Booz era aparentemente un lector frecuente de los Salmos, porque incluyó un tema común de este libro de la Biblia como parte de su oración por Rut. En esencia, Booz se refirió a Rut como un pajarillo encantador, pero vulnerable al que Dios protegía bajo sus alas. Esta imagen verbal es un recordatorio reconfortante de que Dios no utiliza sus alas proverbiales para huir de nosotros, sino que nos cubre para que tengamos seguridad (Salmos 17:8), refugio (Salmos 36:7; 57:1; 61:4; 91:4) y alegría (Salmos 63:7).

En el ejemplo de Booz, vemos nueve aspectos de las personas confiables:

  • Las personas confiables entienden el corazón del Padre de Dios.
  • Las personas confiables se preocupan por nuestra seguridad.
  • Las personas confiables nos presentan a otras personas confiables.
  • Las personas confiables establecen buenos límites.
  • Las personas confiables son generosas.
  • Las personas confiables alientan nuestro carácter.
  • Las personas confiables oran para que prosperemos.
  • Las personas confiables proporcionan consuelo y amabilidad.
  • Las personas confiables nos señalan a Dios como nuestro lugar seguro.

En conclusión, vemos que, aunque Rut era una moabita despreciada que había adorado a un dios falso (Deuteronomio 7:1-4; 1 Reyes 11:1-2) llamado Quemos (Números 21:29; 1 Reyes 11:7), Dios la salvó y la bendijo. Dios hizo esto a través de Su mano proveedora invisible que se hizo visible a través de la mano de Booz, un hombre honorable que caminaba junto a Dios. Del mismo modo, para Dios todos somos moabitas, marginados, idólatras e indignos de gracia o favor. Pero, al igual como Booz vino a su campo para hablar con Rut y cuidar de ella, Jesús nuestro gran Booz, vino a la Tierra para darnos gracia y acogernos bajo su ala proverbial.

PARA LOS HOMBRES: Booz tiene el corazón de Dios el Padre para Rut y Noemí. ¿De qué forma puedes recibir este tipo de corazón y nutrirte de relaciones confiables y vivificantes para tratar de la misma manera a las mujeres que hay en tu vida?

PARA MUJERES: Booz presenta una imagen humana del corazón del Padre por sus hijas. ¿Te resulta fácil o difícil creer que Dios tiene el mismo amor y cuidado por ti? ¿Te resulta fácil o difícil creer que existen hombres como Booz que son confiables para las mujeres en sus vidas? ¿Por qué?

Citas Bíblicas para estudiar:

Rut 1
Rut 2
Rut 3
Rut 4
Salmos 17:8
Salmos 36:7
Salmos 57:1
Salmos 64:1
Salmos 91:4
Salmos 63:7
Deuteronomio 7:1-4
1 Reyes 11:1-2
Números 21:29
1 Reyes 11:7

Amén

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACIÓN DIARIA

En Guía, Salud y Vida, te invitamos a revisar nuestros artículos de interés:

DIRECTORIO MÉDICO – SALUD – BELLEZA – FITNESS – BEBE Y MAMÁ

La Resurreción: Día 3 – Juan 17:1 – Mar 27

Todo por la fama de Dios

1 Después de decir todo esto, Jesús levantó los ojos al cielo y exclamó: — Padre, ha llegado la hora. Glorifica a tu Hijo para que también tu Hijo te glorifique a ti. 2 Le has otorgado potestad sobre toda la humanidad para que dé vida eterna a todos los que tú le confiaste.  3 Y en esto consiste la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado. 4 Yo te he glorificado en la tierra habiendo llevado a cabo la obra que me encomendaste. 5 Ahora pues, Padre, glorifícame junto a ti con aquella gloria que tuve contigo antes de que el mundo existiera.

Vivimos en una sociedad donde se valora de forma especial alcanzar la gloria y ser famoso. Incluso hemos creado nuestras propias “estrellas” de la fama, a las que admiramos, incluso tratamos de emular en algún momento.            

En el sermón del Monte Jesús enseñó a los discípulos la manera de orar y los motivos por los cuales orar, es decir, lo que ellos debían desear para sí mismos (Mat. 6:5–15). 

En la primera sección de este capítulo 17 del evangelio de Juan, Jesús expresa su más profundo deseo para sí mismo (vv. 1–5) esencialmente, el cumplimiento de la voluntad del Padre.

El tema principal de esta parte de la oración es la gloria.

El término gloria significa opinión, lo que yo pienso y lo que otros piensan de mí. Generalmente se usa para hablar de la buena fama de alguien. Hace referencia a la reputación, honra, y también al esplendor.

Para Jesús, la gloria de Dios es que la humanidad le conozca, “que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado”, y en la cruz reconocemos la gloria de Jesús y de Dios.

Hoy somos nosotros quienes hablamos de la gloria de Dios, somos la muestra de su fama y el buen nombre de Dios.

¿Qué nos motiva en la vida, nuestra fama o la fama de Dios y de Jesús?

Si vivimos separados de Él, posiblemente nuestra fama sea lo importante, si vivimos unidos a Él, su fama, su buen nombre será exaltado.

Oración:

Jesús que tu fama sea lo primero. Señor necesitamos dejar a un lado nuestras prioridades personales y mirar a tu Reino. Ayúdanos a proclamarte en nuestro entorno.

Citas Bíblicas para estudiar:

Mateo 6:5-15
Juan 17

Amén

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACIÓN DIARIA

En Guía, Salud y Vida, te invitamos a revisar nuestros artículos de interés:

DIRECTORIO MÉDICO – SALUD – BELLEZA – FITNESS – BEBE Y MAMÁ

La Resurreción: Día 2 – Juan 16:33 – Mar 26

Al lado del vencedor

A ninguno nos gustan las despedidas, de manera especial cuando se trata de nuestros seres queridos, los más íntimos, a quienes hemos abierto nuestro corazón, con quienes hemos vivido momentos alegres y otros no tanto.

El discurso de despedida de Jesús (Juan 13—16), culmina con el capítulo 17 que constituye el “mensaje” final, un tipo de testamento, un “adiós”. Luego viene su arresto y ya no habrá otra oportunidad de comunión con los discípulos hasta después de la resurrección 

Es relevante de forma especial la idea final del capitulo 16.

Juan 16:32–33 (RVR2020)

32 Se acerca el momento, mejor dicho, ha llegado ya, en que os dispersaréis cada uno por su lado y me dejaréis solo. Mas no estoy solo, porque el Padre está conmigo. 33 Os he dicho estas cosas para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción, pero confiad: yo he vencido al mundo.

¡Estas son las palabras de alguien que se sabe Vencedor! Por esto pudo decirles “separados de mí nada podéis hacer”.

En definitiva, los que dependen de Jesús están con el Vencedor.

Jesús consciente de su misión, del propósito de su corta vida, indica que la hora viene, y que esto trae consecuencias para aquel pequeño grupo de amigos, ellos van a ser dispersados o esparcidos, como la semilla que esparce el sembrador durante el período de la siembra. 

Si aquel grupo de amigos entendieron las palabras de Jesús, sin duda alguna tuvieron que ser dominados por cierto temor y gran incertidumbre: Toda su vida buscando lo que ahora tenían (tenían un Rabbí, no uno cualquiera, era Jesús, y estaban viviendo con él, en comunidad) y ahora les dice que van a ser esparcidos cada uno por su lado, !y que le dejarán solo!

Pero si hace nada les enseñó que “separados de mí nada podéis hacer”. Con seguridad, más de uno pensaría: ¡Jesús no entiendo nada!

En más de una ocasión no entendemos las cosas de la vida. Pero Jesús es honesto con nosotros: 

33 Os he dicho estas cosas para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción, pero confiad: yo he vencido al mundo.

Paz en medio de la aflicción, confianza en medio de la incertidumbre, seguridad en medio de la duda, porque Jesús ha vencido al mundo. Y solo viviendo unidos a Jesús podremos disfrutar de todo ello. 

Oración:

Jesús que tu fama sea lo primero. Señor necesitamos dejar a un lado nuestras prioridades personales y mirar a tu Reino. Ayúdanos a proclamarte en nuestro entorno. Gracias Jesús, por mostrarnos a través de tu vida lo realmente importante.

Citas Bíblicas para estudiar:

Juan 13-16
Juan 17
Juan 16:32–33

Amén

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACIÓN DIARIA

En Guía, Salud y Vida, te invitamos a revisar nuestros artículos de interés:

DIRECTORIO MÉDICO – SALUD – BELLEZA – FITNESS – BEBE Y MAMÁ

La Resurreción: Día 1 – Juan 15:5 – Mar 25

Dependiendo de la vid

1 Yo soy la vid verdadera y mi Padre es el labrador. 2 Quitará todo pámpano que en mí no lleva fruto y limpiará todo aquel que lleva fruto, para que lleve más. 3 Vosotros ya estáis limpios por la palabra que os he hablado. 4 Permaneced en mí y yo en vosotros. El pámpano no puede llevar fruto por sí mismo si no permanece en la vid. Del mismo modo ocurre con vosotros si no permanecéis en mí. 5 Yo soy la vid; vosotros, los pámpanos. El que permanece en mí y yo en él lleva mucho fruto, porque separados de mí nada podéis hacer.

Puede ser un día cualquiera, todo parece transcurrir según la normalidad esperada aunque, estando con Jesús, siempre queda el factor sorpresa. Sus discípulos lo saben, no en vano llevan tres años caminando junto a Él, escuchando sus palabras asombrosas, a veces enigmáticas, y ver sus prodigios y señales.

Aquel día Jesús quiere descubrirles la dependencia que tienen de Él y les habla de la vid, el labrador y los pámpanos. Una imagen bien conocida para aquellos hombres criados en su mayoría en zonas rurales. Pero les habla de forma lapidaria: porque separados de mí nada podéis hacer.

Uno de los grandes logros que el hombre generalmente valora o aspira a tener, es la independencia. Muchos países tuvieron guerras para lograr su independencia, nuestros jóvenes aspiran a independizarse; valoramos en gran manera tener independencia económica, independencia de actuación, poder hacer (pensamos) lo que queremos.

Y Jesús, hablando a sus amigos bajo esa imagen conocida de la vid y los pámpanos les dice: separados de mí nada podéis hacer.

¡Cuántas cosas en la vida hemos intentado hacer separados de Jesús y hemos visto los resultados generalmente negativos!

Escribía el famoso reformador Martín Lutero:

“He conservado muchas cosas en mis manos, y las he perdido todas, pero todo lo que he puesto en las manos de Dios, todavía lo tengo.”

La gran sorpresa de aquel nuevo día con el Maestro fue la lección del pámpano: la libertad que supone la dependencia en Jesús. Para Pablo, años más tarde, ser libre de la Ley será convertirse en siervo de Jesús.

Por otro lado, Jesús está a punto de enfrentarse a su gran prueba de fuego donde, a los ojos del mundo, va a quedar como un perdedor. ¡Y les dice a los suyos sin mí nada podéis hacer!

El secreto de la auténtica libertad del ser humano consiste en vivir con Jesús, confiándole todo, viviendo bajo su cuidado.

Oración:

Señor, necesitamos confiar en Tí, solo en Tí. Quita de nosotros cualquier motivo de confianza que no seas Tú.

Citas Bíblicas para estudiar:

Juan 15:1-5

Amén

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACIÓN DIARIA

En Guía, Salud y Vida, te invitamos a revisar nuestros artículos de interés:

DIRECTORIO MÉDICO – SALUD – BELLEZA – FITNESS – BEBE Y MAMÁ

Rut: Una gran historia de amor: Día 7 – Jueces 6:12 – Mar 15

Personas confiables – Parte 2

El atemporal libro de Rut es más actual que nunca. Por primera vez en la historia de Estados Unidos, así como en muchas otras naciones, la mayoría de los adultos son solteros. Y cualquiera que busque pareja puede atestiguar que encontrar a una persona confiable es quizá más difícil que nunca.

¿En quién puedes confiar, sobre todo si eres una mujer soltera, pobre y recién llegada a una gran ciudad? Esa es la situación en la que se encontró Rut como nueva creyente al borde de la inanición en Belén.

Por primera vez, el héroe humano del libro de Rut, Booz, entra en escena. Su nombre significa fuerza y se elevó por encima de los anteriores hombres del libro, que habían fracasado en tantos aspectos. Ilustrativamente, su nombre también aparece en uno de los pilares del Templo de Salomón (1 Samuel 9:1; 1 Reyes 11:28; 2 Reyes 5:1; Nehemías 11:14). Esto es apropiado porque Booz era un hombre con suficiente carácter y fuerza para sostener a Rut y Noemí para que sus vidas no se desmoronaran a su alrededor.

Se nos dice que Booz era un pariente lejano de algún modo a través de la familia de Elimelec, el difunto marido de Noemí. Además, se hablaba de él como “un hombre poderoso”, término que se utiliza en las Escrituras para referirse a hombres ricos (2 Reyes 15:20), guerreros (Josué 6:2-3; Jueces 6:12; 2 Samuel 17:8) y con recursos (1 Samuel 9:1; 1 Reyes 11:28; 2 Reyes 5:1; Nehemías 11:14). Booz mostró continuamente un carácter tan impecable, bendiciendo a todos en la historia, que muchos lo han llamado un “tipo” de Jesucristo. El gran predicador Charles Haddon Spurgeon se refirió cariñosamente a Jesús como “nuestro glorioso Booz”. Aunque Booz no era profeta, sacerdote ni pastor, es un modelo de piedad.

El carácter de Ruth también era impecable. En lugar de tener citas, relacionarse y fornicar, esta joven soltera y arruinada adoraba, trabajaba y esperaba. Con las dos mujeres probablemente muy hambrientas y desesperadamente necesitadas de comida, Rut pidió a su suegra, Noemí, su aprobación para espigar en los campos. En esta petición, vemos que las mujeres habían tocado fondo. Rut asumió un gran riesgo, aventurándose con fe como mujer extranjera a buscar comida en un pueblo nuevo.

Observando los rasgos de carácter que se muestran en este pasaje, ¿Cómo sería hoy un hombre como Booz? ¿Cómo sería una mujer como Rut?.

Citas Bíblicas para estudiar:

Rut 2:4-9
1 Samuel 9:1
1 Reyes 11:28
2 Reyes 5:1
Nehemías 11:14
Josué 6:2-3
Jueces 6:12
2 Samuel 17:8
1 Samuel 9:1
1 Reyes 11:28
2 Reyes 5:1
Nehemías 11:14
2 Reyes 15:20

Amén

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACIÓN DIARIA

En Guía, Salud y Vida, te invitamos a revisar nuestros artículos de interés:

DIRECTORIO MÉDICO – SALUD – BELLEZA – FITNESS – BEBE Y MAMÁ

Rut: Una gran historia de amor: Día 6 – Números 6:24-26 – Mar 12

Personas confiables – Parte 1

Rut se aventuró con fe a encontrar un campo en el que pudiera espigar comida para ella y su suegra. Llegó a los campos de Booz.

La forma en que esto se dice es muy inusual y sin precedentes en toda la Escritura. Esencialmente dice que Rut tuvo “suerte” o por “casualidad“ y “coincidencia“ llegó “afortunadamente” al campo de Booz. La forma en la que se presentan estas frases es tan peculiar que ha dado lugar a muchas especulaciones sobre lo que pretendía el autor. De hecho, el autor utilizó un tono irónico para captar nuestra atención y dirigir nuestra mirada hacia la mano invisible de la providencia de Dios en los asuntos cotidianos de gente común y corriente. Rut llegó al campo de Booz no porque un ángel la guiara, ni porque una voz le hablara desde el cielo, ni por ningún otro suceso milagroso. En cambio, vemos que la mano invisible de Dios estaba obrando a través de la decisión de Rut sobre qué campo espigar.

En Hechos 17:26, Pablo dice que, en definitiva, Dios es quien determina dónde y cuándo vivimos. Si miramos por debajo del telar de nuestras vidas, a menudo vemos lo que parecen ser varios nudos de libre albedrío y elección, pero si miramos por encima del telar, como hace Dios, vemos que Él estaba tejiendo nada menos que un tapiz significativo y ordenado a partir de los extremos deshilachados de nuestras vidas. Cuando las cosas resultan bien en la vida, algunas personas atribuyen el mérito a la casualidad, las circunstancias o el azar, en lugar de la providencia de Dios. Pero la Biblia deja claro que la fortuna es un dios falso al que le gusta atribuirse el mérito de la creatividad de Dios (Isaías 65:11). Este es el gran punto que el autor de Rut está haciendo entender: Dios está involucrado en nuestras vidas y es quién dirige nuestro destino.

Además de la ironía, somos testigos de que Rut no solo estaba en el campo de Booz, sino que, por providencia, Booz también estaba allí, haciendo la ronda para examinar su negocio cuando Rut llegó. Entonces oímos las primeras palabras de Booz en la historia, y fueron una breve oración por sus empleados, para que la mano proveedora de Dios estuviera con ellos. Esta plegaria es semejante a la bendición sacerdotal de Números 6:24, sus trabajadores respondieron también con una breve oración para que Dios bendijera a su jefe.

Si miras hacia atrás, ¿a quién ha traído Dios a tu vida que ha resultado ser de mucha bendición?.

Citas Bíblicas para estudiar:

Hechos 17:26
Isaías 65:11
Números 6:24
Rut 2:1-3

Amén

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACIÓN DIARIA

En Guía, Salud y Vida, te invitamos a revisar nuestros artículos de interés:

DIRECTORIO MÉDICO – SALUD – BELLEZA – FITNESS – BEBE Y MAMÁ

Rut: Una gran historia de amor: Día 5 – Miqueas 5:2 – Mar 11

Cambios necesarios y nuevos comienzos – Parte 5

Aunque es cierto que Noemí estaba amargada contra Dios tras la muerte de su marido y sus hijos, ella decidió abandonar Moab y volver a casa, al pueblo y a la presencia de Dios. Una de sus nueras, Orfa, regresó a su pueblo y religión en Moab ante la insistencia de Noemí, pero la otra nuera de Noemí, Rut, estaba decidida a dejar su pueblo y su religión para adorar al Dios de Noemí y vivir con el pueblo de Dios. Dejando todo lo que había conocido por lo completamente desconocido, Rut es un ejemplo de fe increíble.

Después de dejar Moab, Rut y Noemí recorrieron unos 80 kilómetros hasta Belén, un lugar lleno de significado, ya que allí nacería Jesús, como se había prometido (Miqueas 5:2). Allí, Rut pasó su tiempo en lo que hoy sería como un banco de alimentos, tratando de conseguir sustento suficiente para mantener a Noemí y a sí misma con vida. Para empeorar las cosas, como era moabita, probablemente se enfrentó a un intenso racismo y probablemente, como ya no era virgen fue maltratada y abusada por los hombres. Sin embargo, Rut brilla como una de las mujeres más piadosas, leales, humildes y ejemplares de toda la historia.

En esta escena, el corazón de Noemí es revelado a medida que su visión de Dios y sus emociones se desbordan. A pesar de que el mal liderazgo y las decisiones insensatas de su difunto marido son responsables de gran parte de la devastación de su vida, ella confiesa con acierto que ni siquiera los días más oscuros de su vida fueron vividos sin la providencia de Dios. En efecto, todo viene de la mano de la providencia de Dios o es permitido y sucede a través de esa misma providencia, lo cual es un gran misterio con el que todos luchamos en diferentes ocasiones. En esto, podemos identificarnos con el dolor de Noemí, que no obtiene respuesta de Dios a sus preguntas, pero sigue buscando Su presencia y Su pueblo como un acto de fe en medio de su dolor.

Cuando llegaron, las mujeres del pueblo, que no habían visto a Noemí en muchos años, estaban conmocionadas y curiosas por saber cómo le había ido. Noemí les informó de que, aunque su nombre significaba “agradable” o “dulce”, la mano providencial de Dios había hecho que su vida fuera dura y su estado de ánimo Mara, o “amargo”. Muchos han criticado la amargura de Noemí, y desde la comodidad de la distancia critican su estado emocional. Pero, si somos honestos, debemos confesar que en diversas épocas de nuestra vida podemos simpatizar con el estado emocional de Noemí. Se casó con un necio que la llevó a Moab, donde no tenía familia, amigos ni comunidad. No había asistido a un servicio de adoración con el pueblo de Dios ni había recibido mucha enseñanza bíblica en una década. Su esposo murió, sus hijos se casaron con mujeres impías, y luego sus hijos también murieron, dejándola sin un solo nieto. Noemí había pasado de ser una mujer próspera a ser una anciana devastada, arruinada y amargada, sin posibilidades de volver a casarse, de tener hijos o de trabajar para siquiera llevar comida a su mesa: una imagen de desesperación y pérdida que rivaliza con la de Job. No obstante, Noemí es digna de admiración por su brutal honestidad.

A diferencia de muchas personas cuya religiosidad no les permite aceptar la realidad, Noemí habló franca y sinceramente sobre su corazón. Además, lo hizo públicamente con la esperanza de ser ayudada y sanada por el jésed del pueblo y de la presencia de Dios. En Noemí, vemos que, aunque es probable que cada uno de nosotros llegue a un lugar de amargura debido a nuestro quebrantamiento, Dios nos invita a ser sinceros con Él y con los demás si queremos tener alguna esperanza de que nuestras vidas sean sanadas para que nuestro futuro tenga la esperanza de no repetir nuestro pasado.

Noemí sentía amargura contra Dios cuando su marido Elimelec era el principal responsable real de su situación. ¿Estás amargado contra Dios por algo que hizo otra persona? ¿En tu pasado o en tu presente? ¿Cómo podrías sanar de ese dolor como lo hizo Noemí?.

Citas Bíblicas para estudiar:

Miqueas 5:2
Rut 1:19-20

Amén

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACIÓN DIARIA

En Guía, Salud y Vida, te invitamos a revisar nuestros artículos de interés:

DIRECTORIO MÉDICO – SALUD – BELLEZA – FITNESS – BEBE Y MAMÁ