Dr. Hector Araguayan

GINECOLOGÍA Y OBSTETRICIA CLÍNICA CHILEMEX CIUDAD GUAYANA - ESTADO BOLÍVAR

Dr. Hector Araguayan

GINECOLOGÍAOBSTETRICIA
CLÍNICA CHILEMEX
CIUDAD GUAYANA – ESTADO BOLÍVAR


🕛 Horario de Trabajo:

Lunes a Viernes: 🕑 2:00 pm – 🕓 5:00 pm

🏥 Dirección:

Clínica Chilemex
Torre II, Planta Baja, Consultorio #12
☎ Teléfono: 0416-6862446








🔬 Especialidades:

  • Ginecología y Obstetricia
  • Cirugía del Piso Pélvico
  • Laparoscopia
  • Uro-Ginecología
  • Ecografía Integral
  • Histerectomía Vaginal
  • Incontinencia Urinaria de Esfuerzo
  • Cura de Prolapso

HISTERECTOMÍA VAGINAL Y PROLAPSO UTERINO

¿Qué es una Histerectomía?

Se denomina histerectomía total a la extirpación quirúrgica completa del útero, es decir cuerpo y cuello uterinos.

Si se conserva el cuello uterino o cérvix, quitando solamente el cuerpo, entonces hablamos de una histerectomía subtotal o supracervical.

La intervención está indicada en diversas dolencias, como tumores uterinos, cáncer de cuello de útero o displasia cervical severa, cáncer de ovario, endometriosis, sangrado vaginal severo y prolongado, prolapso uterino, entre otros.

En la actualidad, la mayoría de las histerectomías se realizan por vía laparoscópica. Esto conlleva grandes ventajas en cuanto a reducción de complicaciones y recuperación de la paciente.

Se trata de una cirugía que se practica bajo anestesia general y que puede abordarse por varias vías.

En concreto, la vía abdominal se emplea generalmente para úteros que presentan tumores de gran tamaño o de naturaleza maligna.

Por su parte, a través de la vía vaginal se interviene, en la mayoría de los casos, de tumores, ya sean benignos o malignos, y en el prolapso uterino.

La vía laparoscópica se suele emplear para extirpar los ganglios linfáticos en los casos de cáncer de cuerpo o cuello uterino.

¿Cómo se realiza?

Se trata de una cirugía que se practica bajo anestesia general y que puede abordarse por varias vías.

En concreto, la vía abdominal se emplea generalmente para úteros que presentan tumores de gran tamaño o de naturaleza maligna.

Por su parte, a través de la vía vaginal se interviene, en la mayoría de los casos, de tumores, ya sean benignos o malignos, y en el prolapso uterino.

La vía laparoscópica se suele emplear para extirpar los ganglios linfáticos en los casos de cáncer de cuerpo o cuello uterino.

La histerectomía requiere un periodo de hospitalización posterior de menos de 5 días, tiempo que se reduce a 2 ó 3 días si la intervención se ha realizado por vía vaginal o laparoscópica. Si todo transcurre con normalidad, el tiempo de recuperación es de aproximadamente 1 mes.

Con este tipo de cirugía, no tendrá una incisión en el abdomen. Debido a que la incisión está dentro de la vagina, el tiempo de cicatrización es más breve que el de la cirugía abdominal. También la recuperación puede ser menos dolorosa. Cada vez es más frecuente que se realice la histerectomía vaginal guiada por laparoscopia. 

¿Cómo es la recuperación?

Como consecuencia de la extracción del útero, la paciente queda totalmente incapacitada para lograr un embarazo. Igualmente, ya no volverá a tener la menstruación al faltar el órgano que la produce. De cualquier modo, la respuesta sexual no tiene por qué modificarse,  pero hay casos en que sí se modifica por una mala información.

Si se extirpan los ovarios en una mujer post-menopáusica, lo habitual es que no haga falta realizar tratamiento con terapia hormonal sustitutiva si con anterioridad a la intervención no la precisaba. Además, si se operó de un tumor hormonodependiente (cáncer de cuerpo de útero), la hormonoterapia estará contraindicada.

En caso de que se conserven los ovarios, no se produce ningún trastorno hormonal ni metabólico.

El Dr. Hector Araguayan realizará los exámenes y evaluaciones pertinentes para ofrecer un diagnóstico certero y así, elaborar el abordaje necesario para su caso.

PROLAPSO UTERINO

El prolapso uterino afecta a millones de mujeres y causa un importante deterioro de la calidad de vida. Aparece por un fallo de las estructuras que sujetan los órganos pélvicos. Cuando los músculos, ligamentos o fascias fallan se produce en un descenso de uno o más órganos de la cavidad pélvica (útero, vejiga, vagina, uretra o el recto) hacia el exterior.  Cuanto antes se detecte más sencillo es de tratar, con solo un cambio en los hábitos de vida y con ejercicios.

Dependiendo de los órganos afectados, existen varios tipos de prolapso uterino y pueden ser:

  • Es el más frecuente. Se produce cuando la vejiga cae en la cara anterior de la pared vaginal.
  • El recto cae a la cara posterior vaginal.
  • Prolapso uterino. El útero desciende, asomando primero el cuello y luego el cuerpo uterino.
  • Las asas intestinales descienden por el hueco entre el recto y la parte posterior de la vagina.
  • Prolapso de cúpula vaginal. Suele ocurrir en mujeres a las que han extirpado el útero. La vagina, que es un saco ciego, se da la vuelta como un calcetín.

Todo esto puede provocar muchos problemas a las mujeres que lo sufren. Los síntomas más comunes del prolapso uterino son: dolores en el bajo vientre y en la zona sacrolumbar, incontinencia urinaria, estreñimiento, sensación de tener un bulto en los genitales, molestias al caminar o al realizar ejercicio, dolor en las relaciones sexuales, nauseas, etc.

Es importante conocer los síntomas para una detección precoz y no tener que recurrir a la cirugía. Aunque normalmente el 70% de los prolapsos son leves y pueden curarse con un tratamiento conservador.

Grados del prolapso uterino

Existen los siguientes cuatro grados de prolapso uterino a tratar:

  • Leve o Grado 1: hay un ligero descenso en el interior de la vagina.
  • Moderado o Grado 2: el descenso alcanza la entrada de la vagina.
  • Grave o Grado 3: cuando sobrepasa la entrada de la vagina. La mujer puede notar o tocar el bulto al caminar o al realizar esfuerzos.
  • Total o Grado 4: el órgano está completamente fuera.

Los dos primeros se pueden tratar y revertir con ejercicios de suelo pélvico y con un cambio en los hábitos. Por ejemplo, hay que llevar una dieta equilibrada, eliminar el tabaco, limitar el sobreesfuerzo físico y realizar ejercicios que no agraven el prolapso existente.

En los grados 3 y 4 se hace necesaria la cirugía para extirpar el órgano o para reconstruir las estructuras que sirven de sostén.

El prolapso del suelo pélvico, a pesar de afectar a muchas mujeres, es una enfermedad desconocida. Por ello es importante informarse y conocer los síntomas. Y sobre todo prevenir.

El Dr. Hector Araguayan le espera en consulta para brindarle el mejor abordaje y tratamiento para su afección, no permita que ésta continúe afectándo su ritmo normal de vida.

En Guía, Salud y Vida, te invitamos a revisar nuestros artículos de interés:

DIRECTORIO MÉDICOSALUDBELLEZAFITNESSBEBE Y MAMÁMENTE SANA

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES:

@guiasaludyvida
FACEBOOK
@guiasaludyvida1
TWITTER
@guiasaludyvida
INSTAGRAM