Dra. Daniella Rengel

MEDICINA INTERNA - DIABETOLOGÍA CLÍNICA PUERTO ORDAZ CIUDAD GUAYANA - ESTADO BOLÍVAR

Dra. Daniella Rengel

MEDICINA INTERNADIABETOLOGÍA
CLÍNICA PUERTO ORDAZ
CIUDAD GUAYANA – ESTADO BOLÍVAR


🕕 Horario de trabajo:

CLÍNICA PUERTO ORDAZ
Lunes a Viernes:
🕛 PREVIA CITA

🚨 EMERGENCIAS
CENTRO CLÍNICO FAMILIA
CENTRO MÉDICO ORINOKIA



🏥 Dirección:

Clínica Puerto Ordaz
Centro Médico Profesional Puerto Ordaz
Torre II , Piso 3, Consultorio #3-14
Puerto Ordaz – Estado Bolívar
☎ Teléfono: 0426-2565449/0414-8223097


Instagram:

@dra.daniellarengel


🔬 Especialidades:

  • Médico Internista y Diabetología en Atención Primaria
  • Manejo y Prevención de Diabetes y sus Complicaciones
  • Atención de las Enfermedades del Adulto:
    • Hipertension Arterial.
    • Dislipidemia
    • Infecciosas

LA DIABETES:
Doctor, ¿A qué me enfrento?

La diabetes es una enfermedad en la que el organismo no puede producir ni responder adecuadamente a la hormona insulina. El organismo necesita insulina para convertir la glucosa («azúcar en sangre») en energía. La diabetes no permite que el organismo utilice adecuadamente la energía de los alimentos consumidos. Cuando no se produce esta transferencia de energía, las células se dañan. Como las células no pueden asimilar la glucosa, aumenta la cantidad de glucosa en la sangre. Cuando la sangre contiene demasiada glucosa, se dice que hay «hiperglucemia» (es decir, un nivel alto de azúcar en sangre) o diabetes.

Existen dos tipos principales de diabetes: tipo 1 y tipo 2.

  • Diabetes tipo 1. Este tipo de diabetes, que antes se conocía como diabetes juvenil, constituye el 5% de todos los casos de diabetes. Aunque puede presentarse a cualquier edad, la diabetes tipo 1 generalmente aparece en la infancia o la adolescencia. Se debe al daño de las células del páncreas que producen insulina. Las personas que tienen diabetes tipo 1 no producen insulina para controlar la concentración de azúcar en sangre o la producen en muy poca cantidad, lo que significa que deben tomar insulina para vivir.
  • Diabetes tipo 2. Este es el tipo más común de diabetes. Por lo general se diagnostica en personas de más de 20 años, pero cada vez hay más casos en niños y jóvenes. Las personas que tienen diabetes tipo 2 pueden producir insulina pero esta no es suficiente o el organismo no la usa adecuadamente. La concentración de azúcar en la sangre generalmente puede controlarse con dieta y ejercicio. Cuando la diabetes tipo 2 es leve, puede pasar desapercibida durante muchos años. Sin embargo, si la enfermedad no se trata durante mucho tiempo, puede dar lugar a problemas médicos graves tales como enfermedades del corazón y de los vasos sanguíneos.

Otro tipo de diabetes denominada «gravídica» o «gestacional» afecta a aproximadamente el 9% de las mujeres embarazadas y causa concentraciones anormalmente elevadas de azúcar en la sangre durante el embarazo. Este tipo de diabetes puede ser peligrosa para el feto y debe controlarse durante todo el embarazo. Aunque los valores de azúcar en la sangre normalmente vuelven a la normalidad después del parto, se ha observado en estudios que las mujeres que han tenido diabetes gestacional tienen más probabilidades de presentar diabetes tipo 2 entre 10 y 20 años después.

¿Quién puede padecer diabetes?

Aunque cualquiera puede padecer diabetes, los estudios demuestran que existe una predisposición hereditaria (la enfermedad se transmite de generación en generación). Y como ciertas grasas del organismo inhiben la interacción insulina-glucosa, los obesos corren un mayor riesgo de diabetes. El daño pancreático causado por la hemocromatosis (acumulación de hierro en el organismo) también puede causar diabetes. El consumo excesivo de azúcar no puede causar diabetes.

La Dra. Daniella Rengel indica que debido a factores genéticos, los descendientes de amerindios, esquimales, afroamericanos e hispanos tienen un mayor riesgo de padecer diabetes.

Actualmente, 86 millones de estadounidenses tienen prediabetes. La prediabetes es un fenómeno en el que los niveles de azúcar en sangre son más elevados de lo normal pero no lo suficientemente elevados como para considerarse diabetes propiamente dicha. La Asociación Americana de Diabetes ahora recomienda que los obesos mayores de 45 años de edad se realicen un análisis de detección de prediabetes. Los obesos menores de 45 años de edad deben realizarse el análisis si presentan otros factores de riesgo de diabetes. La mayoría de los prediabéticos evolucionan a diabetes tipo 2 en un espacio de 10 años.

¿Cuáles son los riesgos?

La diabetes disminuye la capacidad del organismo para combatir infecciones y cicatrizar heridas, por lo cual las infecciones duran más tiempo y las heridas tardan en sanar. Los diabéticos tienen más probabilidades de tener problemas con los pies, enfermedades del corazón y los riñones y un tipo de enfermedad de las encías (enfermedad periodontal) que puede ocasionar pérdida dental. La diabetes también puede producir ceguera.

Una encuesta realizada en nombre de la Asociación Americana de Diabetes determinó que un 68 % de los diabéticos no sabían que corrían un alto riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y ataques cerebrales. Incluso cuando se controlan los niveles de azúcar en sangre, la diabetes aumenta el riesgo de sufrir una enfermedad del corazón y un ataque cerebral. Parte del motivo es que la diabetes afecta a los niveles de colesterol y triglicéridos. En general, los diabéticos también sufren de presión arterial alta y obesidad, lo cual aumenta el riesgo aún más.

¿Qué debo hacer si padezco Diabetes?

Algunos aspectos del tratamiento para los distintos tipos de diabetes se comparten y otros varían. Es importante que todos los días ingieras tus alimentos en un horario establecido, con ello se evitan variaciones en los niveles de azúcar en sangre, ya sean demasiado altos o demasiado bajos. El ejercicio es importante para controlar los rangos de glucosa y quemar el exceso de calorías y grasa, manteniendo así un peso saludable.

En el caso de la diabetes tipo 1, debido a que su aparición  puede ser súbita y con síntomas graves. En un principio se requiere de un estricto control sobre los niveles de azúcar en sangre y un chequeo médico semanal, hasta que se lograr tener bajo control las concentraciones de glucosa y que la enfermedad se vuelva estable.

En cualquier tipo de diabetes, las visitas regulares al médico son fundamentales para poder mantener vigilancia sobre cualquier complicación relacionada con la enfermedad que pueda surgir. Sin embargo, la persona más importante en el tratamiento eres tú mismo.

Pasos básicos para el cuidado de diabetes tipo 1 por parte del paciente:

  • Reconocer y saber cómo manejar niveles bajos (hipoglucemia) y altos (hiperglucemia) de azúcar en sangre.
  • Revisarse las concentraciones de glucosa en sangre, en casa y anotar los resultados; estos te indicarán qué tan bien estás manejando tu diabetes.
  • Llevar una dieta planeada, diseñada específicamente para controlar el padecimiento.
  • Saber cual es la manera correctade administrar la insulina.
  • Saber cómo controlar la glucosa en la sangre y las cetonas en orina.
  • Ajustar el consumo de insulina y la dieta dependiendo de la actividad física y cuando se está enfermo de algún otro padecimiento.
  • Adquisición y manejo de suministros para diabéticos.

En el caso de diabetes la medicación básica es la insulina, que permite que la glucosa ingrese correctamente en las células. El paciente con diabetes tipo 1 debe administrarse diariamente insulina, la cual se administra vía inyección subcutánea. Existen distintos tipos de insulina, las cuales varían en la velocidad en que hacen efecto y su duración, el médico es el encargado de seleccionar cuál es la mejor para cada paciente y las horas en las que debe administrarse.

Para pacientes con diabetes tipo 2 los cuidados son muy similares y prácticamente deben convertirse en hábitos.

En este caso, los medicamentos para mantener controlados los niveles de glucemia se administran vía oral o inyectada; pueden ser de una gran variedad y administrarse solos o combinados, según determine el médico.

En algunos casos, cuando pacientes con diabetes tipo 2, bajan su peso y aumentan su actividad física, manteniendo normales sus niveles de glucemia, pueden requerir de dosis menores de medicamento. Esto debido a que con una dieta saludable y en su peso ideal, el organismo puede controlar por sí solo los niveles de azúcar sanguínea.

Cuidado de los pies

Debido a los daños que provoca la diabetes en los vasos sanguíneos y en los nervios, las pequeñas llagas y heridas en la piel pueden convertirse en ulceraciones más profundas. Esto afecta especialmente los pies, y para prevenir complicaciones graves (amputaciones) es recomendable seguir los siguientes pasos:

  • Dejar de fumar.
  • Mantener controlada la concentración de azúcar en sangre.
  • Realizar al menos dos veces al año exámenes médicos en los pies y detectar daño en los nervios.
  • Cuida diariamente tus pies y observa en qué estado se encuentran.
  • Pon especial atención en utilizar el tipo correcto de zapatos.

La Dra. Daniella Rengel podrá prescribir medicamentos u otros tratamientos para reducir sus probabilidades de desarrollar enfermedad ocular, enfermedad renal y otras afecciones que son más comunes en personas con diabetes.

Algunos estudios señalan que mantener factores como el azúcar y el peso controlados demoran o previenen (según el tipo de diabetes que se padece) que aparezcan problemas en los ojos, los riñones, sistema nervioso y corazón.

En caso de la diabetes gestacional, que se desarrolla en mujeres embarazadas, generalmente desaparece cuando nace el bebé, pero aumenta el riesgo de desarrollar diabetes más adelante. Para evitar cualquier complicación cuando se presenta se debes seguir el plan de alimentación y ejercitarte, examinar tu nivel de glucosa y tomar tus medicamentos.

Recuerda que los siguientes síntomas requieren de atención médica:

  • Malestar en el pecho.
  • Pérdida de conocimiento.
  • Convulsiones.
  • Dificultad al respirar.

La Dra. Daniella Rengel le espera en su consulta para ayudarle y asesorarle en todo lo que tiene que ver con esta enfermedad y realizarle los análisis correspondientes. Recuerde que es muy importante que los diabéticos se realicen chequeos periódicos, controlen su peso y colesterol, sigan un programa de ejercicio físico, reduzcan la presión arterial si es elevada y no fumen. Si sabe que es diabético, debe estar bajo el cuidado de un médico. Si cree que pueda tener diabetes pero no está seguro, no dude en solicitar una cita médica.


En Guía, Salud y Vida, te invitamos a revisar nuestros artículos de interés:

DIRECTORIO MÉDICOSALUDBELLEZAFITNESSBEBE Y MAMÁMENTE SANA

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES:

@guiasaludyvida
FACEBOOK
@guiasaludyvida1
TWITTER
@guiasaludyvida
INSTAGRAM