sábado, septiembre 24, 2022

Dra. María Mederico


MÉTODOS BLW Y BLISS:
¿De qué hablamos?

La alimentación complementaria se considera un proceso por el cual se ofrecen al lactante alimentos sólidos o líquidos distintos de la leche materna o de una fórmula infantil como complemento y no como sustitución de esta. En los últimos años las recomendaciones han cambiado numerosas veces, siendo notablemente diferentes de los consejos recibidos por la generación anterior

Cuando el bebé comienza con la alimentación complementaria puede ser que tengamos dudas entre elegir la introducción de alimentos triturados, que se basa en los purés de verduras y las papillas de frutas o el llamado (BLW), que parece haberse puesto de moda en los últimos años, aunque hay familias que expresan sus miedos ante un posible atragantamiento o carencias nutricionales del bebé. Para mitigar todas los posibles inconvenientes en el 2015 nació una versión modificada del método denominado (BLISS) promovido por algunos pediatras. A continuación hablaremos sobre las características y diferencias de cada método.

El Método Baby Led Weaning (BLW)

La alimentación complementaria autorregulada o alimentación complementaria a demanda, es una manera de incorporar los sólidos en la alimentación de tu bebé sin pasar por la fase de purés y papillas, siendo tu bebé quien se alimenta por sí mismo usando las manos. Es un método de alimentación enfocado en la  introducción de alimentos sanos, donde se anima al bebé desde el principio a alimentarse en función de lo que le apetezca probar (lo que le llame más la atención). Es un método que favorece los alimentos integrales y los trozos grandes y ya existe evidencia sólida en la comunidad científica que asocia el BLW con beneficios tales como un menor riesgo de obesidad, un mejor desarrollo motor, una mejor aceptación de una variedad de alimentos y una mejora en la dieta del bebé. Además del hecho de que existe una relación muy importante entre BLW y el mantenimiento de la lactancia materna prolongada.

Sin embargo, la OMS y otras entidades de salud de diferentes países, no recomiendan BLW como un enfoque para introducir la alimentación complementaria. Una de las razones de esto es la falta de estudios concluyentes sobre el método en general, aunque ya existen algunos datos importantes que han concluido en que el método debe investigarse todavía más.

Otro de los factores por lo que algunos pediatras no recomendaban el BLW era por el mayor riesgo a la asfixia y se cuestiona el consumo de energía del niño, sugieren que BLW puede aumentar el riesgo de retraso del crecimiento, porque los bebés que siguen el método BLW pueden no ser capaces de alimentarse lo suficiente como para satisfacer sus demandas de energía para el crecimiento.  Además, la densidad energética de los alimentos que se ofrecen también pueden ser bajos (por ejemplo, los bebés con BLW pueden terminar obteniendo solo frutas y verduras porque estos son los alimentos más fáciles de preparar en trozos).

El Método Bliss como evolución del BLW

Con un estudio en Dunedin, Nueva Zelanda que reclutó a 200 familias primerizas.  Interviniendo con nueve visitas (incluyendo una prenatal) por 12 meses y dio seguimiento por dos años) se dio a conocer la mejor forma de llevar el método de forma modificada.

Ante los riesgos que supone el método BLW, los expertos parece que ven más factible o recomendable el método de alimentación BLISS que es un anagrama de Baby-Led Introduction to SolidS.

Se trata del mismo método con la misma esencia: permitir que el niño coma con sus manos, aprenda y disfrute de los alimentos y las texturas, sin la intervención de un adulto que le dé de comer.

Sin embargo, procura introducir alimentos con más calorías, evita aquellos susceptibles de atragantamientos y potencia aquellos con mayor cantidad de hierro hemo. El hierro hemo es aquel fácilmente absorbible por nuestro organismo, como es el de la carne. El hierro de las lentejas se absorbe peor y, por lo tanto, es hierro no hemo. ¿Y por qué es importante introducir hierro? Porque cuando un bebé es amamantado con lactancia materna, sus reservas de hierro están al límite al cumplir los 6 meses. Es por ello que se procura que su organismo tenga un buen nivel de hierro. El problema es que la mayoría de los alimentos infantiles con hierro, como los cereales fortificados, están pensados para introducirlos con cuchara

En este método los alimentos que ofrezcas en trozo tienen que tener un tamaño y textura adecuada para evitar atragantamientos y siempre con supervisión de un adulto. 

Para tener una alimentación complementaria balanceada deberás cumplir cuatro puntos en cada comida:

  1. Siempre tiene que haber un aporte adecuado de energía que obtendremos de los hidratos de carbono y las grasas.
  2. Siempre tiene que haber un alimento rico en hierro que provenga de proteína animal o vegetal.
  3. Siempre tiene que haber una verdura y una fruta.
  4. Proporcionar alimentos preparados para adaptarse a la etapa de desarrollo del bebé para reducir el riesgo de asfixia y evitar los alimentos enumerados como de alto riesgo de asfixia.

¿Cómo seguir el Método Bliss?

  • Ofrecer la comida de tal manera que el bebé pueda manipularla sin ayuda por sí mismo.
  • Ofrece alimentos con alto contenido en hierro en cada comida.
  • Presenta alimentos altamente energéticos cada vez.
  • Procura que la textura de los alimentos evite el atragantamiento del bebé.
  • Evita distracciones durante la comida como, por ejemplo, la televisión o el celular. Del mismo modo, la persona que cuida al bebé debe estar atenta en todo momento a sus sensaciones de hambre y a responder a sus demandas.
  • Incluye siempre a tu bebé en las comidas familiares como un miembro más a la mesa.
  • Ofrécele una gran variedad de comida.
  • Evita la comida rápida o la comida con mucha sal o azúcar.
  • Cuando el bebé esté enfermo, procura alimentarlo frecuentemente con leche.
  • Asegúrate de que el bebé podrá aplastar la comida que le presentas con la lengua contra el paladar.
  • Evita los alimentos que formen bola o miga, así como los que se rompen en trozos grandes o redondos.
  • Infórmate sobre cómo actuar en caso de atragantamiento.
  • Evita aburrir a tu bebé llevándole la comida a la boca. Deja que sea él o ella quienes hacen ese trabajo. Es difícil resistir la tentación de darle la comida para que coma un poco más. Pero los bebés saben perfectamente qué cantidad necesitan en cada momento.
  • Jamás dejes a tu bebé solo con la comida.

¿Qué ventajas ofrece el Bliss?

  • Estos métodos de alimentación favorecen el mantenimiento de la lactancia materna.
  • Se favorece la alimentación perceptiva y basada en las señales de hambre y saciedad del niño.
  • Estos métodos favorecen la preferencia por la comida sanay variada a medio y largo plazo, fomentando hábitos saludables desde la primera infancia.
  • La comida se convierte en un momento de satisfacción y disfrute familiar
  • Aporta grandes beneficios al desarrollo psicomotor del niño, ya que el bebé aprende por sí mismo cómo coger los alimentos con sus manos, perfeccionando la técnica del agarre.
  • Desarrollo del gusto: al estar en contacto con alimentos diferentes con diferentes texturas, tu bebé desarrollará el gusto por diferentes sabores y aprenderá a masticar de forma temprana.

Algunas recomendaciones para empezar

El método BLISS insiste especialmente en las siguientes recomendaciones:

  • Conocer las señales de atragantamiento y saber cómo proceder al respecto.
  • Conocer los alimentos con alto riesgo de atragantamiento, como frutos secos enteros, palomitas de maíz, uvas enteras, salchichas, vegetales y frutas duros y no ofrecérselos nunca al bebé.
  • Ofrecer diariamente comidas ricas en hierro, como carne cocida en tiras o picada en forma de hamburguesas, bolas o palitos, yema de huevo, tortas de lentejas o judías blancas cocidas, palitos de tofu, hummus así como alimentos energéticos.
  • Ofrecer la comida presentada de tal forma que al bebé le resulte fácil cogerla con las manos y llevársela a la boca, optando siempre por texturas muy blandas. De hecho, se recomienda que el adulto pruebe antes la comida y compruebe si puede deshacerla con la lengua.
  • Integrar al bebé en las comidas familiares y no dejarle jamás comiendo solo.
  • Prestar atención a las señales de hambre del bebé, y atenderlas en la mayor brevedad posible.
  • Mientras esté comiendo, debe evitarse cualquier elemento de distracción para el bebé, como pantallas, juguetes…
  • Cuando el bebé esté enfermo, ofrecer alimentos blandos y muy fáciles de manipular e ingerir.

Muchos pediatras recomiendan para que los padres se sientan más seguros combinar los métodos, tanto el tradicional de papillas y purés durante el mes 6 y 7 y realizar una transición más segura entre los meses 8 y 9 para lograr llevar a cabo con éxito el método BLISS, siempre es importante recordar que la forma en que decidas iniciar la alimentación complementaria deber ser guía y llevada de la mano de tu pediatra.

Si quieres probar cualquiera de ambos métodos pero aún no se siente segura, le recomendamos consultar con la Dra. María Mederico quien le brindará la mayor información y seguridad para iniciar el proceso de alimentación complementaria de manera segura. Recuerde que es importante tomar esta decisión junto a su pediatra, salir de dudas de lo que es mejor para su pequeño/a.


En Guía, Salud y Vida, te invitamos a revisar nuestros artículos de interés:

DIRECTORIO MÉDICOSALUDBELLEZAFITNESSBEBE Y MAMÁMENTE SANA

REVISTA DIGITAL:

EL DIRECTORIO MÉDICO #1 DEL ESTADO BOLÍVAR:

ACCEDE A LA VERSIÓN DIGITAL

DESCARGA LA APP:

Accede al Directorio Médico más completo.

Agenda tu cita con el especialista con tan solo un click.

Accede a las Meditaciones Diarias y a todo el contenido que a diario ofrecemos.

Redes Sociales:

Acerca de:

© GUÍA SALUD Y VIDA - MADE WITH AND ☕  BALGROG CREATIVE AGENCY 🧠 | © 2022