Dra. Mariana Sotillo

CIRUGÍA PEDIATRA CENTRO CLÍNICO SAN ANTONIO CARE CIUDAD GUAYANA - ESTADO BOLÍVAR

Dra. Mariana Sotillo

CIRUGÍA PEDIÁTRICA
CENTRO CLÍNICO SAN ANTONIO CARE
CIUDAD GUAYANA – ESTADO BOLÍVAR


🕕 Horario de trabajo:

Lunes a Viernes:
🕘 9:00 am – 🕛 12:00 pm

🏥 Dirección:

CENTRO CLÍNICO SAN ANTONIO CARE
C. C. Babilonia, Mezz 2
☎ Teléfono: 0416-6879796


Instagram:

@pediasurg_sotillo


🔬 Especialidades:

  • Cirugía Pediátrica
  • Hernias Umbilicales
  • Hernias Inguinales
  • Fimosis
  • Frenillo Sublingual
  • Apendicitis
  • Traumatismos
  • Malformaciones Congénitas en Recién Nacidos:
    • Gastrosquisis
    • Onfalocele
    • Atresia Intestinal
    • Ano Imperforado

ANQUILOGLOSIA:
¿Qué es y por qué ocurre?

El frenillo sublingual es una fina membrana fibromucosa que se encuentra bajo la lengua y que la une a la cavidad oral. En ocasiones el frenillo es demasiado corto e impide la correcta salida de la lengua; a esta situación se la conoce como anquiloglosia. Su importancia radica en que puede dificultar el inicio de la lactancia materna. Sin embargo, con un tratamiento adecuado precoz se soluciona rápidamente y se puede conseguir una lactancia exitosa.

¿Qué es la Anquiloglosia y por qué ocurre?

Imagen relacionada

El comúnmente llamado frenillo es una membrana situada bajo la lengua, en su parte medial, que une ésta al suelo de la boca. Del frenillo depende que el movimiento de la lengua sea adecuado, y esto tiene gran importancia para que la succión en la lactancia materna sea correcta. Hasta un 15% de los recién nacidos pueden tener un frenillo lingual corto o anquiloglosia.

Existen distintos tipos de anquiloglosia, en función de si el frenillo es más membranoso o fibroso, o si se sitúa en una parte más anterior o más posterior, o si hay una fusión parcial o total con el suelo de la boca (aunque este caso es muy raro). Incluso se han descrito casos en los que aparece en varios miembros de una misma familia, lo que podría sugerir un origen genético. También se asocia a otros síndromes, como el paladar hendido o el síndrome de Fraser.

Para que la lactancia materna sea efectiva la lengua tiene que realizar cuatro movimientos. Si el frenillo es demasiado corto, éstos pueden verse afectados:

  • Extensión: sacar la lengua hasta cubrir la encía inferior, manteniéndola en esta postura mientras dura la toma.
  • Elevación: alzar la lengua en dirección al paladar para comprimir la aerola mamaria y exprimir-ordeñar el pecho.
  • Lateralización: poder mover la lengua a ambos lados de la boca.
  • Peristaltismo: movimiento coordinado ondulante que permite la correcta deglución de la leche.

¿Qué problemas puede producir la Anquiloglosia?

Si el bebé tiene el frenillo corto, al tratar de extender la lengua ésta no podrá salir, o incluso la punta irá hacia abajo, dificultando la lactancia. Tampoco podrá elevarla correctamente para exprimir bien el pecho, e incluso el movimiento de deglución puede verse dificultado, facilitando los atragantamientos.

La Dra. Mariana Sotillo puede asistirle en el caso de que haya anquiloglosia, ya que la lactancia materna se dificulta mucho, haciendo que las tomas sean muy largas y poco efectivas.

El bebé tratará de compensar el frenillo corto de varias formas:

  • Utilizando la mandíbula para exprimir la areola, lo que se traduce en una especie de mordisco o masticamiento del pezón.
  • Usando los labios para extraer la leche.
  • Haciendo movimientos de succión ineficaces, en los que no se consigue un adecuado ordeño de la mama.

Las consecuencias para la madre pueden ser varias:

  • Grietas en el pezón: es la complicación más habitual, debido a la posición inadecuada para amamantar y al mordisco del pezón al que nos referíamos anteriormente. Las grietas son muy dolorosas y pueden desanimar incluso a las madres más motivadas. Es una de las causas más frecuentes de abandono de la lactancia.
  • Mastitis: la succión continua del bebé aumenta la producción de leche, pero al no ser la extracción efectiva, se impide el circuito de drenaje, pudiendo dar lugar a acumulación de leche en las glándulas mamarias.

Las consecuencias para el bebé son:

Las consecuencias de la succión ineficaz en el bebé tendrán como primera manifestación un fallo en la ganancia de peso. Son niños que hacen tomas muy largas, y sin embargo no suben de peso, causando mucha frustración a la madre. Estarán irritables y con llanto frecuente, porque nunca quedan saciados. Si la mama produce más leche por el estímulo de succión, los bebes tomarán más leche de inicio de la lactada, que es más rica en lactosa y menos rica en grasa. El exceso de lactosa puede dar lugar a digestiones más pesadas, con deposiciones verdosas y explosivas, muy distintas a las deposiciones habituales de leche materna, causando incluso dermatitis del pañal. También se asocia con mayor frecuencia de regurgitaciones y reflujo gastroesofágico.

Tratamiento de la Anquiloglosia

Tradicionalmente la anquiloglosia (o frenillo sublingual corto) se detectaba nada más nacer el niño (es algo muy fácil de comprobar), y las mismas matronas se encargaban de cortar la membrana para facilitar la salida de la lengua. Sin embargo, desde finales del siglo XIX y con la introducción masiva de las fórmulas para la lactancia artificial, se fue abandonando esta práctica. Cuando había problemas con la lactancia materna, se pasaba directamente a alimentación artificial.

Afortunadamente esta situación ha cambiado y en los últimos años asistimos a un esperanzador aumento de los índices de lactancia materna, que es la mejor alimentación posible para el bebé, y con ello vuelve a surgir el interés en el tratamiento de la anquiloglosia.

La intervención que soluciona rápidamente la anquiloglosia es la frenulectomía o frenotomía, es decir, cortar la membrana para facilitar la salida de la lengua. Se trata de una intervención muy sencilla y sin complicaciones. El frenillo es una membrana muy poco vascularizada y sin inervación, por lo que si el corte se realiza por un profesional con experiencia, el bebé apenas sangra y no le duele, aunque también se puede aplicar anestesia local. En la gran mayoría de ocasiones, inmediatamente después de realizar el corte el bebé ya puede mamar de forma normal.

Soluciones alternativas a la Frenulectomía

Hay que recordar que no todos los frenillos cortos causan problemas; si un bebé gana peso de forma adecuada y la madre no tiene problemas al amamantarlo, ni dolor, podría adoptarse una postura expectante y no realizar ninguna otra intervención.

En cualquier caso, la Dra. Mariana Sotillo ofrece la frenulectomía como la mejor opción, ya que es una intervención sencilla y bien tolerada, que facilita la lactancia materna y también previene las consecuencia de la anquiloglosia a largo plazo, como problemas dentarios y en el desarrollo del lenguaje.


En Guía, Salud y Vida, te invitamos a revisar nuestros artículos de interés:

DIRECTORIO MÉDICOSALUDBELLEZAFITNESSBEBE Y MAMÁMENTE SANA

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES:

@guiasaludyvida
FACEBOOK
@guiasaludyvida1
TWITTER
@guiasaludyvida
INSTAGRAM