Ejercicios de CORE para tratar la Lumbalgia

Los ejercicios de core se han popularizado como una opción terapéutica en caso de lumbalgia. Si bien hay algunos estudios que respaldan sus efectos contra el alivio de esta dolencia, aún no hay evidencias sólidas para considerarlos una opción de primera elección.

Para empezar, cabe destacar que, tan solo en España, casi el 50 % de los adultos mayores de 20 años padecen o padecerán dolor lumbar. Es tan común que se estima que 9 de cada 10 personas a nivel mundial tendrán al menos un episodio de esta dolencia en la vida.

Ahora bien, entre las múltiples formas de abordarlo, una de las más conocidas es la práctica de ejercicio. A menudo, el médico aconseja sesiones de fisioterapia y actividad física moderada para contribuir al alivio del dolor. Asimismo, hay quienes sugieren que los ejercicios del core son los más efectivos. ¿ Qué tan cierto es esto? En el siguiente espacio lo detallamos.

¿Qué es el core?

El core es un grupo de músculos que funcionan como un corset para el cuerpo. En nuestro idioma, core significa «centro» o «núcleo». En general, sus funciones incluyen las que comentamos a continuación:

  • Proteger las vísceras.
  • Participar en el esfuerzo de toser y estornudar.
  • Intervenir en la micción y defecación.
  • Participar en el parto.
  • Ayudar a mover la columna vertebral.

Por ahora, no hay un total acuerdo sobre qué músculos constituyen el core. Sin embargo, la mayoría de profesionales coinciden en que abarcan los siguientes:

  • El diafragma.
  • Los abdominales.
  • Los oblicuos.
  • Los glúteos.
  • Los paravertebrales.
  • El suelo pélvico.

Asimismo, algunos sugieren que también incluyen al cuadrado lumbar y algunos músculos cervicales.

El ejercicios de core y el dolor lumbar

Antes se pensaba que la debilidad del core causaba inestabilidad de tronco. La consecuencia de esta inestabilidad teóricamente era el dolor lumbar. Por eso, la solución lógica era hacer ejercicios de core para resolver la lumbalgia.

Siguiendo la creencia anterior, el fortalecimiento del core podría mejorar la estabilidad del tronco y, por tanto, reducir la lumbalgia. Pero… ¿es esto cierto?

Varios estudios, algunos recopilados en una revisión de Journal of Exercise Rehabilitation, probaron dicha teoría y descubrieron que no es tan sencillo, por los siguientes motivos:

  • Hay personas con el core débil o con la columna inestable y no tienen dolor lumbar.
  • Hay personas que siguen con dolor lumbar a pesar de que fortalecieron su core.
  • Mejorar la función de los abdominales no se asocia con la disminución del dolor lumbar.

Esto quiere decir que no podemos atribuirle la mejora de los síntomas al fortalecimiento del core, o al menos no solo a eso. Si fuera cierto, todas las personas con lumbalgia mejorarían con este tipo de ejercicios y, de igual forma, todos los pacientes con debilitamiento de este grupo muscular tendrían dolor lumbar.

¿Y qué pasa con aquellos que han mejorado la lumbalgia con estos ejercicios?

Para muchos expertos, hacer ejercicios de core ayuda al dolor de espalda porque significa hacer ejercicio en general, no porque la zona esté débil. De hecho, esta forma de ejercicio ha mostrado efectos similares a otras actividades deportivas para la lumbalgia a largo plazo.

Lo anterior puede deberse a varios factores, como por ejemplo:

  • La lumbalgia disminuye de forma natural luego de unas semanas, con o sin ejercicio físico.
  • Hacer ejercicios de core es de por sí un ejercicio, lo cual brinda los beneficios de cualquier otra actividad física.
  • Al hacer cualquier ejercicio, las personas son más conscientes de lo que hacen. Por eso, se empiezan a evitar movimientos que empeoran los síntomas.

Actividad física para la lumbalgia

Llegados a este punto, está claro que el ejercicio puede ser un buen coadyuvante contra la lumbalgia, aunque muchas veces no da resultado por sí solo. El fortalecimiento del core, en particular, no parece ser tan potente como algunos lo describen. Pese a esto, no quiere decir que sea malo trabajarlo.

Su práctica dentro del plan de entrenamiento tiene beneficios, pero no son la única opción. De hecho, lo ideal es consultar con el fisioterapeuta para elegir las mejores opciones según la severidad del dolor lumbar o su origen.

Ejercicios de core: ¿sí o no?

Para quienes los disfrutan, ¡claro que sí! Sin embargo, el mito de que estos ejercicios mejoran la lumbalgia debe derrumbarse. Esto alimenta la creencia de que el dolor lumbar es un problema de debilidad e inestabilidad, cuando ahora sabemos que no es así.

En cuanto al mejor tratamiento para la lumbalgia, ninguno en sí mismo es la solución absoluta. Debe haber una combinación de abordajes para asegurar una mejora permanente. Así las cosas, puede incluir opciones como:

  • Hacer más ejercicio y evitar el reposo absoluto.
  • Manejo del estrés.
  • Alimentarse de manera apropiada. 
  • Dormir bien.

El dolor lumbar es un fenómeno complejo, muy distinto en dos personas con los mismos síntomas. Por eso, requiere de un abordaje individualizado.

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

DEPORTES – EJERCICIOS – FITNESS – SALUD – SALUD DE LA A-Z