El Amor que gana Batallas: Día 4 – Efesios 4:29 – ene 16

Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes.

Día 4: Atacar al problema y no a la persona

Todos tenemos en nuestras manos la opción de decidir qué vamos a hacer: ¿Apagaremos el incendio o lo vamos a alentar? Mejor es la apacible respuesta que las palabras irónicas. Si lo que dices es ofensivo recibirás una respuesta defensiva. Entonces no solo es importante qué digo, sino cómo lo digo. Hay que renunciar a las palabras sarcásticas, ofensivas, a las palabras que destruyen, y debemos de buscar cómo edificar la relación.

En algún momento tendremos que hablar porque no nos entendemos, es importante de cómo lo vamos a hacer. La Biblia dice que “la blanda respuesta, quita la ira”, por lo que es muy importante la manera, el cómo, las palabras que vamos a usar. Si vamos a apagar un incendio, no lo podemos hacer con nafta, sino con agua. Es fundamental atacar el problema, pero no a la persona. Por lo que si tenemos que solucionar algo, dile lo que te molestó, que esperas para la próxima oportunidad y esto te ayudará muchísimo.

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACIÓN DIARIA