El Fruto del Espíritu: Día 1- Gálatas 5:17-23 – Jul 14

El Fruto de Nueve Partes

El desarrollo del carácter de Cristo alimentado por el Espíritu es liberador, porque nos acerca a ser las personas que fuimos diseñadas a ser, la gente con corazones renovados que nuestro Espíritu quiere que seamos. – Tim Keller

El Fruto del Espíritu es descrito en Gálatas 5amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre y templanza. Estas cualidades hacen el Fruto. No hay nueve frutos—es un Fruto de nueve partes. El Fruto es como una naranja, y dentro de la naranja hay numerosas lonchas. Así que, imagina que casa loncha de la naranja es un aspecto del Fruto del Espíritu.

La palabra original en griego de «Fruto»en Gálatas 5 es karpos, y una de sus deficiones es «un resultado de algo». Cuando el fruto del Espíritu es mostrado en nuestras visas, es un signo, o resultado, de que estamos siendo guiados por el Espíritu de Dios. Así como las ramas de una vid está conectada al árbol para que pueda llevar uvas, el Fruto del Espíritu es evidencia de estar conectados a Cristo.

¿Por qué fue el Fruto del Espíritu mencionado? Por los cinco versos que le preceden. Mencionan actos pecaminosos incluyendo sexualidad inmoral, impureza, idolatría, odios, celos, ataques de ira, ambición egoísta, y borrachera. Ya ves, tenemos esta cosa llamada la carne, y son todos nuestros deseos humanos. Nuestra carne quiere cosas que impiden al Santo Espíritu de Dios guiarnos completamente. De hecho, Gálatas 5:17 dice, «Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne». Es decir: puedes ser guiado por la carne o puedes ser guiado por el Espíritu de Dios, pero no puedes ser guiado por ambos—están en conflicto constante.

Probablemente la parte más hermosa del pasaje en verso 23 es que se nos dice que «contra ellas no hay ley». De hecho, sería acertado decir que podemos exhibir el Fruto sin límites o restricciones. No podemos nunca mostrar demasiado amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre y templanza. Ahora, esa es la meta por la que nos esforzamos!

Con cada día de este Plan, revisaremos en detalle las nueve partes del Fruto, diferenciándolas de los dones espirituales, y aprenderemos cómo vivir plenamente en el Espíritu. A medida que comprendemos más, reconoceremos cómo el Fruto es manifestado en nuestras vidas y en la vida de otros también.

Reflexiona

  • ¿Sientes la guerra entre tu carne y el Espíritu? ¿En qué áreas la sientes más?

Citas Bíblicas para estudiar:

Gálatas 5:17-23

Amén

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACIÓN DIARIA