El Fruto del Espíritu: Día 4 – Santiago 3:13 – Jul 19

Paciencia, Benignidad y Bondad

Paciencia es esperar sin quejarse. — Robin Meadows

Paciencia es exhibir calma en medio de las situaciones estresantes. Es mostrar empatía hacia otros cuando no están haciendo las cosas a nivel de nuestro estándar. La paciencia es producida cuando apoyamos el crecimiento en otro mientras están en su propio viaje de vida. Es no disgustarse fácilmente cuando ocurre un retraso que no importará en 10 años, mucho menos en 10 días. La gente paciente no se molesta o agita fácilmente, tampoco muestran intolerancia.

Benignidad es ser genuinamente amable con cualquiera y con todos. Asume que la todas las personas merecen amabilidad sin importar las diferencias, los puntos de vista o las culturas. La amabilidad celebra a otros y sirve cuando hay una necesidad. Cuida por el bienestar de otros y muestra compasión cuando se necesita. Ayuda a otros y muestra cortesía y benevolencia a cualquiera. La gente amable no muestra hostilidad, indisposición o envidia hacia otros.

Bondad es desear verdaderamente ayudar a otros. No se acerca o alimenta el pecado. La bondad hace lo correcto y reta a los demás a hacer lo mismo, aun cuando la conversación es incómoda. Es decente, moral, honorable, virtuosa y llena de integridad. La gente bondadosa no solo hace lo correcto, hacen las cosas correcta.

Reflexiona

  • ¿Hay algo acerca de las descripciones de paciencia, benignidad o bondad que te rete?

Citas Bíblicas para estudiar:

Salmos 37:7
Proverbios 11:17
Santiago 3:13

Amén

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACIÓN DIARIA