viernes, diciembre 9, 2022

Él nos entiende: Día 3 – Juan 1:46 – Abr 27

#3 Él nos entiende

Todas las personas que conoces tienen una historia de vida fascinante. Pregúntales al respecto. ¿Dónde creciste? ¿Quién te influenció más? ¿Qué factores influyeron en tu camino? ¿Qué es importante para ti? ¿Qué amas?

Jesús creció en el norte de Israel. Su gente era gente normal, que vivía en su mayoría vidas insignificantes. De hecho, nadie esperaba mucho de la ciudad natal de Jesús.

Nazareth se percibía como un restaurante y una parada de camiones en aquel primer siglo, en una colina justo al norte de una ruta comercial por la que transitaba una caravana interminable de carretas chirriantes a través del Medio Oriente. Un destacamento militar acampaba cerca. Jesús creció entre un puñado de personas de varios lugares del mundo antiguo. En un día ordinario, hablaba arameo con acento galileo y hebreo en la sinagoga. Aprendió griego de unos vecinos y comerciantes. Su cultura le exigía aprender los tres idiomas para poder comunicarse con todo tipo de personas.

Realmente, nadie esperaba mucho de Jesús tampoco. Durante la mayor parte de su vida, trabajó como obrero, trabajando con piedra y madera. Ganaba el salario de un día honesto, y vivía al día.

Es por eso que cuando Jesús comenzó a enseñar a las multitudes y querían coronarlo rey y llamarlo Mesías, las personas que conocían a Jesús de toda la vida, no podían creerlo. ¿No es ese el hijo de José y María? ¿No creció aquí mismo?

Sus vecinos probablemente se preguntaban por qué Jesús no sentó cabeza, se casó con una buena chica y abrió una tienda en Nazaret. Incluso los doce estudiantes que se unieron al rabino Jesús pensaron que él era solo otro maestro de Galilea. Nunca se autopromocionó. Probablemente tenía el rostro y rasgos físicos de la familia de su mamá. Comió y durmió, rió y se preguntó, sangró y lloró, como cualquiera de nosotros. Su cuerpo y apariencia no tenían nada especial, no se destacaba de ninguna manera. Si mirabas debajo del dobladillo de su abrigo, no brillaba por dentro.

Como nosotros, Jesús vivió un día a la vez. Sabía que su vida tenía un propósito más allá de lo ordinario y es ahí donde fue malinterpretado. Sí, era más que un buen maestro con ideas radicales. Fue subestimado y marginado en varias ocasiones (y él aprecia el hecho de que tú también lo seas).

Si miras más de cerca, podrás ver que Jesús era todo lo que decían que era y mucho más. Algo bueno salió de Nazaret, imagínate.

Siguiente: Es vulnerable como nosotros

Citas Bíblicas para estudiar:

Juan 1:46

Amén

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACIÓN DIARIA

REVISTA DIGITAL:

EL DIRECTORIO MÉDICO #1 DEL ESTADO BOLÍVAR:

ACCEDE A LA VERSIÓN DIGITAL

DESCARGA LA APP:

Accede al Directorio Médico más completo.

Agenda tu cita con el especialista con tan solo un click.

Accede a las Meditaciones Diarias y a todo el contenido que a diario ofrecemos.

Redes Sociales:

Acerca de:

© GUÍA SALUD Y VIDA - MADE WITH AND ☕  BALGROG CREATIVE AGENCY 🧠 | © 2022