El Perdón Renueva: Día 5 – Lucas 6:37 – Sep 7

¿Qué te impide pedir perdón?

Muchas personas consideran que ellas no tienen por qué pedir perdón, pues con el tiempo las cosas se arreglan y todo sigue igual. Pero no entienden que esta actitud solamente está reflejando orgullo, que no les permite reconocer que han actuado mal, que han fallado, porque piensan que siempre tienen la razón y que actúan bien, sin equivocaciones. 

Hay quienes esperan que el enojo se pase o que la otra persona se olvide de lo que pasó; les falta valor para reconocer su culpa y pedir perdón. Esta actitud causa mayor daño aun, porque la persona afectada va acumulando el dolor y llegará el momento en el que esa semilla dé sus frutos. Los hijos de Dios estamos llamados a ser valientes, a reconocer nuestros errores y pedir perdón.

En otras ocasiones, sentimos vergüenza de pedir perdón o creemos que eso es para débiles; muchas veces preferimos perder nuestro hogar, amistades, trabajo, etc. por no pedir perdón. Pensamos estar equivocados por pedir perdón, pero eso no es para débiles. Pedir perdón es de valientes, porque reconoces tu falla, te arrepientes y eres consciente de las consecuencias: estás haciéndote cargo de lo que sucedió.

Pedir perdón, así como reconocer que actuó mal, debe caracterizar al hijo de Dios, pues el hijo de Dios es humilde para reconocer cuando se equivoca y amoroso, cuando le piden perdón, para perdonar. Algunos piensan que ser humilde es decir: «No soy quien para perdonarte, que te perdone Dios», cuando en realidad es una máscara para ocultar la falta de perdón. ¿Cuántas veces has repetido esa frase? Si lo has hecho, sabes entonces que tienes resentimiento guardado que debe salir. Es el momento de perdonar y pedir perdón, no podemos pretender seguir si tenemos sentimientos negativos y recuerdos dolorosos. 

Es bueno recordar que perdonar y pedir perdón renueva tu relación con Dios, con tu cónyuge, con tus hijos y con todos con quienes compartes en tu vida; renueva tu vida, te fortalece, te cambia el ánimo y te muestra un nuevo camino. Que el perdón se constituya en tu característica principal, así como Dios lo diseñó.

Vamos a perdonar para reconstruir y liberarnos de todo lo que nos mantenía atados a rencores, resentimientos y el dolor.

Reflexionemos

¿Es el perdón esa característica de Cristo que se expresa en ti cada día?

Citas Bíblicas para estudiar:

Colosenses 3:13
Lucas 6:37

Amén

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACIÓN DIARIA