El verdadero descanso es dejar hacer a Dios – Salmos 23:2 – Dic 14

Jesús dice en Su Palabra: “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas” (Mateo 11:28-29).

Nuestro Dios es un Dios infinitamente generoso: Él nos da, nos perdona, y nos entrega Su vida. En la cruz, Jesús declaró: “¡Todo está cumplido!” (Juan 19:30). ¡Qué declaración! Todo lo que Jesús debía cumplir en la tierra, lo cumplió. Él llevó tus cargas, tus penas, tus pecados, tus sufrimientos, tus enfermedades. Te dio el privilegio de estar en relación con Él y con el Padre. Volvió a dar vida a tus esperanzas.

Esto es lo que declaró el rey David: “En lugares de delicados pastos me hará descansar; junto a aguas de reposo me pastoreará” (Salmos 23:2). 

El dueño de nuestro reposo es Dios. Él sabe llevarnos ahí donde nuestra alma y nuestro cuerpo pueden hallar descanso. Sí, el reposo, la verdadera felicidad para nosotros, es estar cerca de Jesús, el Buen Pastor. El verdadero descanso es dejar hacer a Dios.

Te invito a orar conmigo ahora si deseas dejar aquello que te está cargando en las manos del Señor:

“Señor Jesús, te doy las gracias por estar siempre conmigo y por cuidar de mí. Gracias por tu Presencia cada día. Aquí tienes la situación que atravieso (nombrar la situación). Te la entrego enteramente. Por mí mismo, sé que no puedo hacer nada para resolverla. Señor, confío en ti y me entrego totalmente a ti con toda confianza. Gracias por tu ayuda, tu apoyo y por obrar en mi vida hoy. En tu nombre Jesús. Amén”

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACIÓN DIARIA