Enséñame a Orar: Día 13 – Lucas 11:2-3 – Nov 16

El Padrenuestro: La Cuarta Petición

Finalmente, Jesús nos invita a pedir cosas materiales. Después de reorientar las prioridades para poner a Dios en el trono de nuestra vida, de comprometernos con su plan de salvación, y prometer obediencia a su voluntad, estamos preparados para hablar de las cosas físicas. «Cuando oréis, decid: ‘El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy’» (Lucas 11:2,3).

Una costumbre muy conveniente es orar cuando nos sentamos a comer. Es totalmente apropiado que le demos el mérito a Dios por proveernos tan rica y consistentemente no sólo de pan, sino de todos los alimentos. La tierra fértil, la lluvia, las semillas y la luz del sol vienen de él. Es humillante pero acertado ver a Dios como la fuente de todo alimento que se coma.

El «pan de cada día» es también una metáfora para expresar todo lo que se necesita para tener una vida saludable y productiva. La elección que hizo Jesús de la humilde palabra pan recuerda que Dios se obliga a darle todo lo que necesita, aunque quizás no todo lo que usted quiera.

De cada día es también una alusión al maná de los israelitas, el pan milagroso que apareció todos los días mientras vivieron en el desierto después del éxodo de Egipto. El «pan de cada día» recuerda que Dios generalmente no pone frente a nosotros las provisiones con un año de anticipación; prefiere suministrarlas según las necesidades.

Citas Bíblicas para estudiar:

Lucas 11:2-3

Amén

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACIÓN DIARIA