Enséñame a Orar: Día 18 – Mateo 7:7-8 – Nov 23

Características de la oración poderosa: Valiente

«Soy Oz, el grande y terrible», rugió el rostro del hechicero sobre las llamas. «¿Quién eres tú, mocoso?», respondió ella, «Yo soy Dorothy, la pequeña y mansa». ¿Es así como ve sus interacciones cuando se atreve a hablar con Dios?

Dios no se limita a tolerar las «interrupciones» en su trabajo diario; no le molestan sus peticiones, las acoge con agrado; es más: las ordena. En efecto, extiende su mano y le hace saber que se inclina a decirle sí. Este es el reto que nos hace Jesús: «Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá, porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá» (Mateo 7:7,8).

Usted ya no es un extranjero o un extraño en la presencia de Dios; por la fe en Cristo, ahora usted es de la familia, pertenece a ella. Actúe como uno que pertenece, sea valiente cuando ore, reclame su identidad comprada con sangre. No está irritando a Dios con su atrevimiento, está honrando la invitación y la promesa que él le hace.

¿Qué tiene que hacer ahora? ¡Pida! ¡Busque! ¡Llame!

Citas Bíblicas para estudiar:

Mateo 7:7-8

Amén

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACIÓN DIARIA