Enséñame a Orar: Día 19 – Lucas 18:7 – Nov 24

Características de la oración poderosa: Persistente

A los padres no les gusta que sus hijos les rueguen ni que su cónyuge los acose. Si a usted le piden algo y la respuesta es no, no quiere volver a escuchar sobre eso una y otra vez, ¿no sería lógico suponer, entonces, que Dios se irrita cuando le pedimos algo más de una vez?

¿Lógico? Sí. Pero en realidad, la verdad es todo lo contrario; él no ve la repetición de las oraciones como ruegos molestos ni como acoso. «También les refirió Jesús una parábola sobre la necesidad de orar siempre y no desmayar. . . . ‘¿Y acaso Dios no hará justicia a sus escogidos, que claman a él día y noche? ¿Se tardará en responderles?’» (Lucas 18:1,7).

En esa pequeña historia de Jesús, una viuda acosó por justicia a un juez hasta que él se la concedió. En lugar de criticar a la mujer por tanta persistencia, Jesús la alabó e invitó a todos los creyentes a ser como ella.

Cuando parece que nuestra primera oración no fue concedida, no sabemos con seguridad si Dios está diciendo no permanentemente, o si su respuesta es «quizás», o si la respuesta es «más tarde». Lo que sí sabemos es que el Padre no sólo tolera sino que acoge e incluso alaba las oraciones persistentes.

¡Ore y no desmaye!.

Citas Bíblicas para estudiar:

Lucas 18:1
Lucas 18:7

Amén

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACIÓN DIARIA