Enséñame a Orar: Día 24 – Mateo 6:6 – Dic 1

Las promesas de Dios para los que oran: Veo, escucho y actúo

Tuve el privilegio de enseñar en una escuela secundaria durante dos años. ¡El aula se ve muy distinta desde el frente! Cuando era estudiante pensaba que el profesor no me podía ver encorvado en el último asiento de una esquina, durmiendo, haciendo garabatos, o haciendo otra tarea. ¡Ah! Desde el frente se ve todo!.

Los mortales pecadores a veces suponen que Dios no debe estar viendo lo que pasa en la superficie del planeta Tierra. Quizás tengan temor de que los malvados queden absueltos de asesinato; quizás tengan temor de que sus necesidades pasen inadvertidas a una deidad distante.

Al contrario. «Cuando ores, entra en tu cuarto, cierra la puerta y ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará» (Mateo 6:6). La capacidad de Dios para observar los detalles de la vida terrenal es asombrosa. La Biblia dice que Dios tiene contado cada cabello de su cabeza y que ningún gorrión puede caer del cielo sin que Dios sea consciente de ello y haya dado su permiso.

Dondequiera que usted viva, vaya donde vaya, no importa el problema que tenga, su Dios puede ver lo que está sucediendo en su vida. Si dice, canta, susurra, o piensa sus oraciones, su Dios lo oye todo. Mensajes enviados, mensajes recibidos. Siempre.

Citas Bíblicas para estudiar:

Hebreos 16:5

Amén

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACIÓN DIARIA

Amén

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACIÓN DIARIA