Enséñame a Orar: Día 30 – Filipenses 1:3-5 – Dic 9

Héroes de la oración: Pablo

Pablo es para mí un héroe de la oración porque es un ejemplo constante de cómo un buen guía espiritual demuestra el aprecio por las personas a las que sirve. Si lee sus epístolas, podrá ver la frecuencia con que alaba a los creyentes de esos lugares y la forma como pide las bendiciones de Dios para ellos.

Un ejemplo de eso pueden ser los cristianos de la ciudad macedonia de Filipo: «Doy gracias a mi Dios siempre que me acuerdo de vosotros. Siempre en todas mis oraciones ruego con gozo por todos vosotros por vuestra comunión en el evangelio» (Filipenses 1:3-5). Lo que hace tan valiosa la oración es que no depende de la distancia, la edad, la riqueza, ni la fortaleza física. La comunicación era muy lenta en aquellos días, Pablo estaba separado de la mayoría de sus conversos la mayor parte del tiempo.

Pero a través de la oración estaba cerca de ellos y cerca del Señor. Ese vínculo de gozosa oración era un anticipo de la vida en el cielo, que vendrá pronto, cuando ya no habrá ninguna separación. Pablo les pidió a sus lectores que oraran por él, y no sólo como una táctica para llamar la atención, sino porque realmente necesitaba la ayuda espiritual.

¿Es usted un líder espiritual? ¿Quiere hacer una pausa ahora mismo y orar por las personas a las que sirve? ¿Conoce misioneros que sirvan en tierras lejanas? ¿Quiere hacer una pausa ahora mismo y orar por ellos?

Citas Bíblicas para estudiar:

Filipenses 1:3-5

Amén

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACIÓN DIARIA