Enséñame a Orar: Día 4 – Deuteronomio 6:12 – Nov 3

Obstáculos en la comunicación: Negligencia

La oración no es un acto como fertilizar el césped, que es por cierto útil para el césped, pero no es absolutamente necesario. La oración es uno de los signos vitales de su alma, muestra si su fe tiene pulso.

Así como los niños desagradecidos pueden adquirir la costumbre de limitarse a recibir, recibir y recibir de sus generosos padres, nuestra vida de oración puede sufrir de negligencia. Simplemente olvidamos la oración, la dejamos para más tarde; la vemos como una tarea espiritual, como limpiar el andén, y la dejamos para más tarde; creemos que puede esperar mientras nos ocupamos de las cosas importantes.

Moisés sabía que sus israelitas eran susceptibles a esa misma amnesia espiritual, a olvidar quiénes eran, a olvidar cómo habían podido llegar tan lejos, a olvidar a Aquel que era su vida misma. Poco antes de morir, Moisés les dijo: «cuídate de no olvidarte de Jehová, que te sacó de la tierra de Egipto, de casa de servidumbre» (Deuteronomio 6:12).

Este sería un buen momento para enviarle un mensaje a Dios, para hacerle saber lo orgulloso que usted está de ser llamado hijo suyo.

Citas Bíblicas para estudiar:

Deuteronomio 6:12

Amén

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACIÓN DIARIA