Enséñame a Orar: Día 8 – Santiago 5:16 – Nov 9

Obstáculos en la comunicación: Sólo hablar

Quizás yo oraría más si no pareciera tan ineficaz. Cuando estoy orando, debe parecer que hablo conmigo mismo, murmurándole cosas imposibles a nadie. Todo el mundo anhela una señal, poder y control, ¿no es así? ¿No hubiera sido mucho mejor si al llegar a ser cristiano, hubiera recibido una espada de luz?, ¿O de relámpagos azules?, ¿O un millón de dólares en lingotes de oro? En cambio, Dios simplemente me invita a hablar con él.

Hablar es poco efectivo, ¿verdad? Tal vez sea así, pero no cuando usted se dirige a su Padre Celestial en el nombre de Jesús. Ya sea que pronuncie su mensaje en voz alta, lo cante, lo susurre, o sólo lo piense, Dios lo escucha y le garantiza que procesará su petición.

Lo que puede parecer una pequeña persona emitiendo simplemente débiles sonidos, se convierte en algo poderoso. El apóstol Santiago tiene una manera sencilla, contundente y directa de ayudarnos a entender los caminos de Dios, dice: «La oración eficaz del justo puede mucho» (Santiago 5:16).

¿Lo capta? Cada vez que usted ora, pone algo en movimiento. Cada vez que usted ora, algo cambia en el universo. Usted nunca ha desperdiciado una oración en su vida, ninguna oración cae a la tierra sin haber sido escuchada y sin respuesta.

Su oración lo hace poderoso y efectivo para la obra de Dios y para sus necesidades.

Citas Bíblicas para estudiar:

Santiago 5:16

Amén

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACIÓN DIARIA