Enseñanzas de Jesús: Día 1 – Mateo 5:12 – Oct 25

Su propia autoridad

El Sermón de la Montaña se considera una de las primeras y más destacadas colecciones de enseñanzas de Jesús. Incluye el Padre Nuestro, las Bienaventuranzas y una serie de dichos y parábolas que nos son familiares.

Pero la parte más esencial del Sermón no es lo que dice. Mateo señala que la primera reacción a este conjunto de enseñanzas fue el asombro de que Jesús dijera estas cosas con autoridad. ¿Por qué se sorprendieron los oyentes de Jesús ante esta afirmación?

Siempre que los escribas enseñaban, apelaban a la más alta autoridad para fundamentar la verdad de lo que decían. Los rabinos a menudo proporcionaban largas genealogías (listas de sus maestros anteriores) para apoyar lo que enseñaban. Apelaban a otros. En cambio, a lo largo de este sermón, Jesús apeló a la más alta autoridad que jamás haya existido: él mismo. Él era Dios hecho carne, la divinidad en forma humana. Cada vez que dijo: «Pero yo os digo…», fue un trueno teológico. Y, sin embargo, ¡lo dijo catorce veces!

Jesús entró en escena como un tipo de Moisés. Él era un Segundo Moisés al igual que un Segundo Adán (1 Corintios 15:47). Estaba enseñando en una montaña; Moisés recibió las tablas en el Monte Sinaí. Pero Moisés era un intermediario entre Dios y los humanos; Jesús era tanto un intermediario humano como Dios mismo. En lugar de escribir en tablas de piedra, él escribe su Palabra en nuestros corazones.

Mientras recorremos las enseñanzas del Sermón de la Montaña, no olvidemos la increíble afirmación que hizo Jesús sobre su autoridad. Si Jesús esperaba que sus oyentes prestaran atención a sus palabras debido a su autoridad, ¡cuánto más deberíamos prestarle atención nosotros, no sólo a este sermón, sino también en toda nuestra vida! Jesús no era sólo un mensajero; era el Autor. Se humilló a sí mismo y se convirtió en ser humano para que pudiéramos conocer lo que es verdad, y lo que es más importante, para que pudiéramos conocer a Aquel que es la Verdad.

Jesús, ayúdanos a reconocerte y obedecerte como la Autoridad suprema en nuestras vidas.

Citas Bíblicas para estudiar:

Mateo 5:12
Mateo 7:28-29
1 Corintios 15:47

Amén

Para más información, te invitamos a visitar nuestros enlaces:

MEDITACIÓN DIARIA